BUSQUEDA

Disponible en iTunes y Amazon
CDs. en Panamá Gift World y Gran Morrison
CRÉDITOS

 

Próximas Presentaciones / Upcoming Concerts

Thursday
Aug282014

¨Ice Bucket Challenge"

Para los que no conocen del asunto, el joven Joseph González, de Panamá, requiere de una operación quirúrgica y fui públicamente "retado" a participar en una actividad titulada "Ice Bucket Challenge", campaña que procura apoyo para su situación.

Aunque no acostumbro anunciar públicamente las donaciones que hago, hoy debo alterar dicho comportamiento, obligado por esa nueva modalidad que llaman el reto del cubo de hielo (Ice Bucket Challenge), y que genera el comentario que aquí entrego. 

1. He depositado mi donación en la cuenta de banco que el joven Joseph ha abierto, para estos efectos. Lo he hecho con todo el respeto y simpatía, esperando que su familia continúe recibiendo el apoyo de los panameños, y deseando que encuentren también la fortaleza necesaria para superar esta prueba con éxito. Ellos están en nuestros rezos.

2. Aunque agradezco la invitación, no es mi estilo hacer este tipo de apariciones públicas. Pero tampoco deseo dar la impresión de que le hago un desaire a una dama. 

3. En realidad, desearía que en nuestro país no tuviéramos que hacer colectas para proveer a los ciudadanos de una adecuada atención médica, especialmente a los que provienen de sectores económicamente débiles. Esa es una de las razones que todavía me motivan a participar en la política, para activar los mecanismos que aceleren el proceso político que lleve a nuestro país hacia esos logros. Con la riqueza y las oportunidades que hemos tenido, ya deberíamos estar allí. Nos ha hecho falta otro tipo de políticos.

4. Y hablando de políticos, deberían contribuir a la causa de Joseph, especialmente aquellos que se enriquecieron a costa de las arcas públicas. Deben contribuir, incluso aquellos a quienes el pueblo les tiró su balde de agua fría en mayo, porque no pudieron comprar sus conciencias.

Gracias, buena suerte a Joseph y a la familia, 

Amor y Control!

Rubén Blades | New York | 27 de Agosto, 2014

Friday
Aug012014

A comment on the july 29th concert with Gustavo Dudamel and the L.A. Philharmonic Orchestra

It was an honor and a rare privilege to have had the opportunity to perform with one of the world's top Philharmonic Orchestras, led by  the great Gustavo Dudamel, considered one of today's best classical conductors.

Equally important to me was the circumstance of participating in an experiment that went beyond the musical aspect because it challenged cultural notions of conformity.

It was a tough decision to make but Gustavo and I, supported by a wonderful orchestra, decided it was worth the risk. The purported obstacles were evident. It was an evening highlighting latin music, which included in its program a segment of "Salsa" supported by a superb band that specializes  in classical themes. Gustavo and I had already presented this odd combination, afro-cuban rhythms supported

by classical strings, in a gigantic concert held at a civil airport in Caracas, Venezuela. More than 200, 000 people attended.  The presentation was based on a musical work in two parts titled "Maestra Vida", that I had written in the late 70's and recorded in the early 1980's. Many of the people who came to the show knew of the musical, its themes of life and death and family, its lyrics. It was and still is the only work of its kind that combined original salsa material with Caribbean percussion and a full classical orchestra.

That show, although completely beyond the notion of capacity, (I was told it was one of the largest gatherings of humanity ever recorded for a single concert in the history of live musical events in Latin-America), I am sure did not please everyone. Many people were disappointed because I did not play songs that have become classics, like "Decisiones", "El Cantante", or "Ligia Elena". Some people left once it became obvious to them that this was not another "Salsa'' concert.

However, the overwhelming majority of people stayed and shared a rare sight indeed: a performance were two genres that generally are markedly different in intention and atmosphere combined to produce a cultural contribution directed to all people.

The scenario in Los Angeles Hollywood Bowl, on the other hand, had different components. Commenting on the evening, the Los Angeles Times" music critic Mark Swed titled his review, "Ruben Blades gets lost in translation". The salsa star's performance with L.A. Philharmonic can't hold on to the crowd".

I do not want to sound defensive, nor do I dismiss Mr. Swed's review. But it is necessary for me to comment on some of his opinions.

He writes there was a, . . ."cross-culture disconnect at Bowl concert". But wasn't the evening precisely directed to confront and remedy such situation, which today exists in this country between latino and non latino audience? Wasn't it evident, in the context of our choice, to unite "Salsa", a genre of action and passion, with Classical music, a genre of reflection and intellect, that we were looking for something BIGGER than just pleasing a paying crowd, composed of different nationalities?

Mr. Swed writes . . .  "try as the L.A. Phil might . . . this is not really full L.A. Phil material". This is the type of comment that forces me to respond to reviewers.

The "material" for a musician who performs in an orchestra such as the L.A. Philharmonic is MUSIC. It comes in all its different colors, tempos, accents and should be played by them. Indeed, they did play, and did it well, showing their

professionalism and their love for all music. The true musician, the same as the true intellectual, will always be curious. Such characteristic,

curiosity, encompasses the true definition of a free spirit. To suggest that Afro-Cuban music is not really the kind of stuff the L.A. Philharmonic could,

or should be performing sounds dangerously close to elitism, or worse.

Someone could then proceed to affirm that Classical music should only be heard by people with an European sensitivity . Or that a Shakespeare play should and could only be performed by actors other than Latinos. On that line of thought, Jose Ferrer should have not played "Cyrano de Bergerac", (Oscar 1953, best actor) and Danilo Perez, a Panamanian, shouldn't play Jazz.

I was not my usual self on stage, that is true. I had forgotten how large the Hollywood Bowl stage is, (like the Radio City Music Hall, you need a cab to take you to the other side). I became unsure as to the protocol on how to behave when the Orchestra was playing and I wasn't singing, (usually I get off the stage when my Salsa Band is playing so that people can look at them, and not at me). The setting of the stage, more operatic than intimate, the enormity of the stage, the emotional situation itself, proved enormous to handle.

Plus, many of those in the "picnic area" in front of the stage gave me the impression that we were a part of some sort of National Geographic-type of evening. Most of them seemed to have no clue on what was going on. And probably did not.  Mr. Swed was right in pointing out that on these occasions we need translations to the words of the songs to be, either printed in the programs or projected on screens, in English and in Spanish.

Mr. Swed added that . . . "Blades . . . didn't quite know how to connect with the kind of mixed crowd, . . . ” Again, he was correct. Part of the problem was time constraints. In order to communicate with the crowd in either language, (and i had to do it in both) I'd be taking time away from a performance that only provided us with an hour to play. In my regular concerts I have two or three hours, which allows me to make that connection happen. The Bowl curfew’s weight was on me

But in this particular case, perhaps it was THE AUDIENCE the one who had to make the connection, with the material presented and the format employed to do so. All the screams I every so often heard through the busted ear-monitors i wore for most of the show, indicated a considerable amount of people, especially those in the back of the Bowl, who did not need to have the purpose of the evening spelled out, or explained. The music did motivated them, made them react and support what was happening on the stage. It was not a total "disconnect".

Finally, the review, no matter how respectful it is, suggests this show was a wasted opportunity. To me it was not. It made a valuable and crucial contribution, to bring these type of programs intending to not only integrate music from different cultural sources but to also bring its audiences together as well.

As every early experiment shows, results will be mixed. Not all will succeed at first.  "Something" . . . Mr. Swed writes. . .  "and I am not sure what, was lacking". . .

Perhaps what was lacking for some members of the audience was the musical curiosity, coupled with the understanding and solidarity needed to enjoy an event with such a laudable cultural purpose. Culture is not for the narrow minded.

Instead, perhaps Mr. Swed and others went with the type of expectations that, as any experiment will prove, are difficult to meet the first time around, especially in polarized scenarios, as those defining cultural issues in this country are becoming.

Once again, to Gustavo Dudamel, to the L.A. Philharmonic, to the Hollywood Bowl and to the 8,888 plus who attended, THANK YOU for the opportunity of a lifetime. It will always be a special gig for me.

Gracias!

LA Times Review Link 

Rubén Blades | New York | August 1st, 2014

Friday
Aug012014

REVIEW RUBEN BLADES, GUSTAVO DUDAMEL CAN´T QUITE CONNECT WITH BOWL

Mark Swed LOS ANGELES TIMES 

http://www.latimes.com/entertainment/arts/la-et-cm-dudamel-blades-bowl-review-20140731-column.html

Two years ago, on a warm July evening in Caracas, Gustavo Dudamel and his Simón Bolívar Youth Orchestra were joined by Panamanian salsa star Rubén Blades for a huge outdoor concert. Bringing together for the first time two Latin American musical icons, the event reportedly generated enough electricity to light the Venezuelan capital and drew an audience in excess of 200,000.

More than that, a cast of actors, singers and an orchestra of 140 provided the first revival in 30 years of Blades' ambitious and absurdly neglected 1980 salsa opera, "Maestra Vida."

Blades brought a kind of remote but moving wistfulness to songs of his youth that now suggest a precocious maturity.-  

Tuesday night, as part of the Americas & Americans Festival at the Hollywood Bowl, Dudamel invited Blades to join him and the Los Angeles Philharmonic for a set of numbers that included excerpts from "Maestra Vida." A little, however, got lost in the translation, or would have, had there been a translation.

The evening was a strange one. It began with a warm-up first half of two short orchestral works — Arturo Márquez's Danzón No. 4 and Emilio Kauderer's "Symphonic Tangos."

For his hourlong set after intermission, Blades was joined by both the L.A. Phil and his own six-member, all-male band of percussionists, bassist and backup singers.

The relatively sedate audience couldn't hold a candle to the Caracas crowd. The Bowl was half-full, attracting 8,888, which is not much greater than the number of listeners Dudamel and the L.A. Phil might draw on a typical Tuesday night of classical repertory.

And while there was a little lively dancing in the aisles (encouraged by both Dudamel and Blades), there were also picnickers squeezing past them to make an early exit. Without translations on the video screens for Blades' Spanish songs, too many clearly felt left out.

All of this was a shame, because Blades is a remarkable figure, and a full production of "Maestra Vida" ("Life as Teacher") — or even a concert performance like Dudamel's memorable "Cavalleria Rusticana" and "Pagliacci" Sunday night at the Bowl — could have proved revelatory. Then again, try as the L.A. Phil might — and there were hot brass solos — this is not really full L.A. Phil material.

Even Blades seemed a little out of his element this time. A lawyer, outspoken politician and, most of all, poet, he seems to have developed his engaging musical style as a vehicle for lyrics, not the other way around. At 66, his voice has become dry but is still serviceable. But he didn't quite know how to connect with the kind of mixed crowd, with the majority having "not yet" (as he put it in his brief English comments from the stage) learned Spanish.

In two parts, "Maestra Vida" explores the lives and relationships early in life and late, in the "alley of bored people," delving into the changing personal and political responsibilities. Justice and injustice have been themes in all forms that his career has taken.

"Maestra Vida" also expands the idea of salsa to include other Latin musical forms. A collaboration with trombonist Willie Colón, the opera was also full of instrumental experiments as well as formal and theatrical and poetic ones, including the first time Blades worked with strings.

Well ahead of its time, "Maestra Vida" was not a success. The two-LP set sold poorly and went out of print. It can lately be found, with some looking, on CD. Blades told the crowd Sunday he didn't know what to call the work, saying it wasn't an opera but maybe a musical. It's an opera.

In "Manuela" (expressing the world's most beautiful woman "in whom youth pulsates")and "El Nacimiento de Ramiro" (a celebration of the wonders of the birth of Manuela's son) and, especially in "Maestra Vida" (an astonishing song looking back at life written by a 30-year-old), Blades brought a kind of remote but moving wistfulness to songs of his youth that now suggest a precocious maturity. He also offered a handful of his more popular numbers, including "Plastico" (his 1978 ode to plastic people) and "Pedro Navaja" (his take on "Mack the Knife").

But there wasn't any real sense of connection, beyond obvious mutual respect, with Dudamel or the L.A. Phil. Something, and I'm not sure what, was lacking. The Bolívars would do well to put their no doubt amazing "Maestra Vida" concert out on video.

Dudamel introduced the evening by saying that he wanted to include a thousand pieces, likening the process to packing for a trip and wanting to take everything with you. But when the suitcase won't close, you have to take things out.

This time, he packed too quickly. He kept Marquez's Danzón No. 4, a slyly ingratiating score, but couldn't fit in the Mexican composer's intriguing Ravelian Danzón No. 8 and took it out of the program. Instead, Dudamel kept the four featherweight tangos by Kauderer, who is best known as a film composer. They made the suitcase lighter, but that was about all.

mark.swed@latimes.com

Copyright © 2014, Los Angeles Times
 
Monday
Jul212014

Acerca de un articulo publicado en el diario La Prensa de Panamá, sobre la posible creación de un Ministerio de Turismo

En el diario "La Prensa", del 18 de Julio del 2014, aparece un articulo de opinión con el título de “Un Ministerio de Turismo” firmado por el señor Claudio Atencio. El Sr. Atencio aparentemente trabajo en la Autoridad de Turismo bajo la administración de Salo Shamah como "promotor turístico". 

El argumento central del artículo parece ser la propuesta de creación de un Ministerio de Turismo, como ruta más conveniente hacia el desarrollo pleno de la actividad turística en nuestro país. Considero que hay algunas inexactitudes en sus planteamientos, que merecen una aclaración.

El señor Atencio afirma que ¨…Rubén Blades le cambio el nombre a la institución por Autoridad de Turismo (ATP), con el supuesto objetivo de mejorar estructura operativa y de funcionamiento. Sin embargo, no ha sido así. En la recién pasada administración se desmejoro el presupuesto de la institución".  Solamente una persona que no conoce a fondo la historia del desarrollo de la actividad turística en Panamá, puede asegurar que durante nuestra participación al frente del IPAT original y luego como administrador de la nueva Autoridad de Turismo de Panamá, no se hayan registrado alzas históricas en el número de visitantes y en los ingresos al PIB. 

El objetivo de mejorar la estructura operativa y de funcionamiento de la entidad regente del turismo no fue solamente “supuesta”, como él afirma en su nota. La estructura operativa de la institución no solo mejoró y funcionó mas eficientemente: también hizo posible mantener el crecimiento del turismo en Panamá hacia el futuro, como efectivamente continuó ocurriendo bajo la pasada administración. "En la pasada administración el presupuesto de la institución desmejoro", afirma el Sr. Atencio. Me parece que los números generales de la actividad turística continúan siendo positivos. No se que información posee el Sr. Atencio para afirmar que ese "desmejoramiento" efectivamente ocurrió y que tal supuesto hecho provoco un perjuicio a la actividad turística en Panamá. No dudo que Atencio haya “laborado durante casi 15 años en el sector turismo” y que eso le “brinda un poco de experiencia para esbozar ideas”, pero no creo que el camino más acertado para validar sus propuestas sea invalidar lo que se ha hecho antes por el turismo.

Yo no "le cambie el nombre" al IPAT Sr. Atencio. No fue un capricho, ni un acto unilateral de mi parte. Fue producto de consultas y de un análisis que buscaba entre otras cosas brindar un perfil mas serio a la institución. El cambio fue incluido dentro del marco de la creación de la primera Ley de Turismo de nuestro país y fue discutido y aprobado por nuestra Junta Directiva, integrada por gente muy responsable del sector, entre los que estaban representantes de importantes empresas que durante años han invertido y contribuido al desarrollo del turismo nacional.

El Sr. Atencio indica que "...creemos pertinente que la ATP se transforme también en Ministerio, lo que ampliaría la cobertura y atención a los visitantes y el apoyo a los empresarios y grupos de interés ligados a la actividad turística". La presente estructura, ATP, puede producir los mismos efectos que dice anhelar el Sr. Atencio, o el grupo que el parece representar, sin tener que crear un Ministerio. En nuestro país existe el mito de que los ministerios resuelven todos los problemas del sector. Eso no es cierto, Lo que resuelve los problemas es la voluntad de hacer. La Autoridad de Turismo de Panamá tenía, a mi salida, un organigrama reflejando el empleo de unas 211 personas a nivel nacional, cada funcionario y funcionaria con tareas debidamente definidas y con los perfiles necesarios establecidos para justificar sus nombramientos. Teníamos todo coordinado para el ingreso del personal de la ATP a la Carrera Administrativa y evitar así la inseguridad profesional que plantea cada cambio de gobierno, garantizando la continuidad del exitoso funcionamiento de la institución. Desafortunadamente, el gobierno que acaba de salir decidió no activar la carrera administrativa y el asunto quedó en suspenso.  

Las soluciones a las falencias del turismo nacional, que conozco perfectamente, igual que todos los actores serios del sector, en especial la carencia de recurso humano formado, no la va a resolver un ministerio. Eliminar a la ATP y crear un Ministerio de Turismo no sólo me parece un argumento débil, me parece un error colosal. Con eso solo se logrará más burocracia. Las entidades públicas deben tener la importancia y pujanza que tiene el sector pertinente en la economía y en el desarrollo humano. Lo demás es mito.

El Sr. Atencio agrega que "Un experto internacional en Turismo dijo que la palabra autoridad es sinónimo de coerción, por lo tanto no parece el término mas adecuado para el nombre de una entidad que representa la cara de la alegría y el buen trato a los visitantes..." Me hubiera gustado que mencionara el nombre del "experto" que dijo semejante disparate. "Autoridad" no es sinónimo de coerción, Sr. Atencio. La Autoridad del Canal no es un símbolo de coerción marítima. El término autoridad, del griego “auctoritas” define a un líder legítimo, a alguien que tiene prestigio por su conocimiento en determinada materia. Había que ver si el "experto" citado por el señor Atencio tiene la autoridad suficiente en el tema. Independientemente de ello, el argumento del nombre me parece totalmente impertinente (falto de pertinencia). 

El Sr. Atencio indica que “En Panamá, el talón de Aquiles es el presupuesto". No me parece cierto eso. Nuestro problema esta compuesto por diversos factores: la ausencia de infraestructura turística a nivel nacional, la necesidad de personal mejor capacitado para atender a los turistas, la falta de imaginación en cuanto a la creación de ofertas turísticas competitivas, ausencia de apoyo estatal en forma de créditos y de capacitación de negocios al pequeño y mediano empresario turístico, sobre todo en nuestro Interior. Todos estos puntos ya están contemplados en El Plan Maestro de Turismo a 20 años que dejamos establecido durante nuestro periodo al frente de la ATP. Todo lo que hay que hacer ya está definido, los argumentos esbozados y el plan de acción identificado. Lo que hace falta es la voluntad de hacer. Un Ministerio no va a resolver mágicamente las deficiencias del sector. Será la planificación turística y las ofertas y servicios del sector privado las que determinarán el éxito; un Ministerio no va a premiar con una interminable línea de compradores a negocios turísticos si estos no merecen ser visitados. Lo que si me resulta casi seguro es que dado la tradición política en Panamá, un Ministerio será utilizado para nombrar "botellas" y fomentar el clientelismo, ofreciendo puestos a cambio de apoyos políticos; un Ministerio ordenara innumerables "estudios de factibilidad" a precios exorbitantes y contratará innecesarias consultorías también a precios astronómicos. Un Ministerio creara una burrocracia asfixiante y garantizará el pago de coimas por accesos a servicios que deben ser hechos sin necesidad de sobornos. Nuestro país ha logrado avances importantes en materia turística. Ya no es solo Costa Rica el nombre mas sonado en el mercado de oferta turística. Panamá ha ido ascendiendo en la escala mundial de preferencia y continuamos aumentando como posibilidad y destino.  Aunque es claro que aun nos falta por hacer, la riqueza natural y cultural de nuestro país y la capacidad del Panameño para triunfar cuando nos disponemos a hacerlo, nos brindará mayores dividendos, y no solo materiales, en un futuro no muy lejano.                                                                  

Cierro repitiendo algo que dije cuando fui "Ministro": Panamá está condenada al éxito. Pero tenemos que prepararnos, si es que deseamos mantenerlo y convertirlo en una oportunidad para el crecimiento humano. Un Ministerio del Turismo no es la forma de producir tal posibilidad.

Rubén Blades, Ex Administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá

21 de Julio, 2014

Sunday
Jul202014

Sobre lo que esta ocurriendo en el Medio Oriente

El reciente asesinato, no cabe otro adjetivo, de cuatro niños árabes en una playa publica, a consecuencia de acciones del ejercito israelí, o por la acción de individuos que apoyan a Israel, merece la condena enérgica de todos los que respetamos el derecho a la vida de los seres humanos. Este ejemplo de la crueldad que exhibe la política de reacción indiscriminada, auspiciada por los sectores mas extremistas en el estado de Israel, no puede ser excusado o justificado bajo el argumento de que es la respuesta al extremismo de grupos armados árabes, como el de Hamas.  

Quede claro: apoyo el derecho de Israel a existir. Entiendo y comparto la genuina preocupación de Israel por defender la integridad de su pueblo y la del territorio que le ha sido asignado como Estado, sobre todo después de conocer la historia de los judíos exterminados por el odio genocida de la Alemania Nazi, actitud compartida por sus aliados árabes en el medio Oriente durante la Segunda Guerra Mundial. Pero estos argumentos no justifican la utilización de violencia indiscriminada contra la población civil árabe.

El dolor del pueblo árabe es tan legítimo como lo es el derecho de Israel a existir.

La violencia contra la población civil, árabe o israelí, es inexcusable. Esperamos que el gobierno de los Estados Unidos actúe con la misma decisión con la que ha condenado y denunciado la violencia en otros países, como Venezuela, Ucrania, y Rusia. Su alianza estratégica con Israel no debe convencerlo a guardar silencio. Al juzgar lo que es malo, debe hacerse por parejo con todos.

El ataque indiscriminado hacia la población civil árabe no puede ser excusado, ni ignorado. Por otro lado, tampoco puede ser excusada la conducta de grupos como Hamas, cuyas acciones parecieran encaminadas precisamente a provocar un escalamiento del conflicto y no el tipo de entendimiento que pudiese producir un estado común de intereses.

Lo que el momento exige es el intentar encontrar una mejor propuesta y para eso necesitamos la participación del amor, no del odio, para crear la respuesta.

Rubén Blades | 20 de Julio, 2014

Wednesday
Jun112014

Pierce Blandón 

Tuve el honor de conocer a Pierce Blandón recién comenzaba mi servicio público en Panamá, en el 2004, a través de Gilberto Toro, otro de esos panameños que hacen su trabajo de la mejor manera posible, sin recibir el verdadero apoyo que su tarea requiere.

Pierce, como Gilberto, trataba de brindar un acceso, una salida honorable y productiva a jóvenes envueltos en el mundo de las pandillas, en donde entrar es fácil pero el salir vivo no.

Su labor como la de incontables paisanos nuestros fue desarrollada casi que anónimamente, sin bombos ni platillos o aplausos, siempre luchando por el mínimo espacio desde el cual realizar el esfuerzo requerido.

Llegué a la Gerencia del IPAT acatando una solicitud hecha por nuestro presidente, Martin Torrijos. Pero cuando inicialmente me preguntó en que área de su gobierno deseaba participar, mi respuesta fue, en el Departamento de Correcciones. Sabía que un puesto allí sería de los menos disputados y me brindaría la oportunidad que rescataba la continuación de mi trabajo con reos, algo que comencé en 1973 con la llegada a Panamá del Criminólogo chileno, Marco González Berendique, fundador de la Cátedra de Criminología en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional.  

El presidente se me quedó mirando un rato, como quien ausculta a un orate, quizás preguntándose si nombrarme en cualquier cargo público sería un error. Te necesito en Turismo, Rubén. Allí serás de mayor utilidad para el país". Acepté, aunque con el temor de que su idea sería la de ubicarme en el aeropuerto de Tocumen, con una guitarra en la mano, a cantarle un pedacito de "Pedro Navaja" a los que llegaban y a los que hacían escala, ¨Hola, bienvenidos a Panamá, por la esquina del viejo barrio lo vi pasar…¨

Por suerte no fue así y pude hacer mi trabajo, a pesar de las dificultades que inicialmente provocaron miembros del sector privado y del partido en el gobierno por mi nombramiento y mi negativa a besarles el anillo.

Mi primera reunión, luego de haber sido oficialmente nombrado como Gerente del Instituto Panameño de Turismo fue con la Directora de ANAM Ligia Castro. Fui a su oficina y le dije que mi visión para el desarrollo del Turismo en Panamá no incluía la creación de Mega proyectos que comprometieran o amenazaran con la destrucción de nuestro patrimonio natural a cambio de promesas de trabajos e inversiones millonarias. Esa fue mi primera gestión oficial.

La segunda reunión, no oficial, fue la relacionada con las pandillas de Colón, en Septiembre del 2004, hace casi 10 anos.

Se produjo a consecuencia de un encuentro inicial con Gilberto Toro, el rasta sociólogo, de quien sabía tenía contactos y, más importante aún, la credibilidad necesaria para ser escuchado en los barrios mas difíciles de nuestras ciudades, especialmente en los de Colón. Le explique a Gilberto que deseaba reunirme con los jefes de pandillas de esa ciudad porque considerando el deterioro social de los sectores mas populares que sobreviven en esa ciudad, estos líderes naturales orientados por la anomia me parecían los mejor organizados, a pesar de que su actividad productiva fuese dirigida al crimen y a la zozobra ciudadana. Le comenté que mi pregunta a los pandilleros sería básica: solo quería que me dijeran si yo estaba loco, o cuerdo. Gilberto se me quedo mirando y reconocí en sus ojos la misma duda que Martín tuvo en los suyos.

Expliqué que si abandonaba mi exitosa carrera como músico, compositor y actor era para dedicar mi tiempo al servicio de mi pueblo. Que parte de ese servicio incluiría mi deseo de trabajar para la provincia de Colón y eso incluiría a la ciudad de Colón, pero que cuando mencionaba eso dentro de mis proyectos, invariablemente se me advertía que iba a perder mi tiempo. Que en Colón la gente no quiere trabajar, que son unos vagos, sinvergüenzas y no les importa nada más que sus vicios. Le dije a Gilberto que mi intención era preguntarle a los representantes de las pandillas de Colón si eso era cierto, o no. Porque de ser verdad, entonces yo si era un pendejo, un loco, por creer que podría ayudar a un sector en Colón que admite que no quiere saber de trabajo y de sacrificio, de solidaridad y al que no le interesa una oferta que ofrezca la salida de un círculo donde las esperanzas resultan inútiles porque se construyen con puro dolor. 

Gilberto respondió que tendría que consultar primero con una persona que era la mejor indicada para considerar mi solicitud:  Pierce Blandón.  

Hasta ese momento, al igual que el 99.% de Panamá, nunca había oído hablar de él. Pensé que quizás sería familia del Arnulfista, aunque nunca lo pregunte.  Gilberto hablo con Pierce, le pidió que no mencionase que era yo con quien se reunirían, para evitar el morbo y la publicidad escandalosa y le agradeció de mi parte la oportunidad y su apoyo. 

No voy a discutir los pormenores de la reunión, pero no empezó bien. Fue Pierce Blandón quien salvó la agenda con su apasionada solicitud a los pandilleros de que hablasen, que ese era el momento, que no podían dejar pasar la oportunidad de ser escuchados por alguien del gobierno, sin condiciones, sin cámaras, sin agendas politiqueras.

Quebrado el "iceberg" por su intervención, estuvimos mas de dos horas hablando, enemigos compartiendo ideas pero que resumirían su rivalidad después de terminada la reunión. Uno de los pandilleros me preguntó, directo: ¨¿Y tu que traes, Rubén? ¿Qué es lo que me ofreces para que deje de vender droga o robar?¨.  Le dije que en ese momento no tenía nada que ofrecer. Que no acostumbro a hablar sin antes saber o entender de que se trata el asunto. Que había ido a escuchar y a preguntar, para tratar de comprender como y que ofrecer como propuesta. Al final de la productiva reunión, después de los sandwiches y del café, varios de los presentes se me acercaron para pedirme un "apoyo". Me explicaron que era plata para tomar un taxi y así poder cruzar por "territorio enemigo". Pierce Blandón había logrado un "cese al fuego", una especie de armisticio, pero solo por ese momento. Su reputación como ex-pandillero, el respeto de las pandillas por su dedicación a la palabra de Dios, había logrado lo que las autoridades no han podido producir: una tregua. Pero ahora, la vida en las calles de Colón, lejos del Hotel Washington y del recién terminado dialogo, retomaba su descarnado ritmo para estos pandilleros, dependientes del "sálvese quien pueda, como pueda" urbano. Gilberto Toro, Pierce Blandón, "Rasta Nini" y yo nos estrechamos las manos y salimos del recinto, cada cual hacia su realidad, necesidades y problemas.

Recuerdo que pase mucho tiempo preocupado. Resultaba indispensable que de esa reunión se produjese algún tipo de respuesta. La credibilidad de los asistentes, principalmente la de Pierce, Gilberto y "Rasta Nini", no podía quedar en entredicho. Y una noche se me ocurrió el fundamento de lo que resultó el programa que pusimos en acción en el IPAT, con la ayuda del joven psicólogo Panameño, Claudio Fernandez Jr., (mi ahijado, hijo del compadre Claudio y de la Comadre Chelita Pino).  Concebí un programa de entrenamiento para jóvenes de "alto riesgo" que los convirtiese en "Asistentes Turísticos", guías urbanos de Turismo.

Sin alharaca fundamos el programa y contra viento y marea, lo pusimos en práctica. Inicialmente la convocatoria produjo 60 solicitudes. Luego de las evaluaciones y exámenes, (no íbamos a nombrar psicópatas a guiar turistas) 20 personas fueron seleccionadas. De ese primer grupo perdimos 15 participantes a causa de la violencia, o por caer presos. Unos cuantos se retiraron cabreados por los horarios, o quien sabe por presión en la calle, o de su realidad. Cinco terminaron el programa y creo que aún hoy continúan laborando en el área de turismo, pero ahora desde el sector privado. Cualquiera de ustedes que lean estas líneas, consulten con la exitosa empresa turística Panameña, Viajes Pesantez, y pregunten a su director cual fue su experiencia con estos jóvenes ex-pandilleros en el programa que fundase nuestra administración desde el IPAT.

En el 2009 cumplí mi periodo de 5 años en el cargo y salí sabiendo que habíamos organizado un argumento turístico a largo plazo para Panamá, con la Primera Ley de Turismo en la historia de la República, con un Plan de Trabajo para Desarrollo Turístico a 20 años, un nuevo diseño de contrato de Publicidad Turística a cinco años, con fondos de operación garantizados, una institución con nuevas oficinas y la creación de una nueva entidad, La Autoridad de Turismo de Panamá.

También dejamos un plan y los fondos necesarios para continuar el programa, para jóvenes de "alto riesgo"  y para otros aspirantes en general, lo que aumentaría el cupo para Asistentes Turísticos, de los 20 originales a 100, haciendo énfasis en garantizar además oportunidades para muchachas que también forman parte de pandillas y que igual necesitan de oportunidades. Por alguna razón, nuestro iniciativa, que había sido incluso solicitada por el Banco Mundial para plantearla como ejemplo en otros países con problemas de pandillas, fue discontinuado por el gobierno entrante. Los cinco sobrevivientes del plan piloto quedaron a cargo de su iniciativa personal, o dependiendo de la acción del sector privado.

Leer que la violencia pandillera en Panamá va en aumento y que cárceles mas grandes proveerán la respuesta adecuada me indican lo despistada que continúa la política estatal, en esta materia.  No entienden porque no les interesa entender.

Hace unos días me indico Claudio que Pierce Blandón había muerto. La noticia me dio vergüenza doble. Por no haber continuado mi contacto con él con mayor frecuencia y porque todos estos años pensé que su nombre era Pierre y no Pierce. Nunca he sido muy bueno con eso de comunicarme con amigos, o con familiares.  En mi casa todos, menos mi mamá Anoland, hemos sido así.  Pensamos en la gente pero rara vez se lo hacemos saber. Ese es un defecto que estoy tratando de corregir desde hace unos años.  Siento que lo menos que puedo hacer al conocer del deceso de Pierce Blandón es darle mis gracias otra vez, esta vez en público. Reconocer nuevamente su invariable cooperación para producir la reunión que sostuve con las pandillas en Colón, y por su continuo esfuerzo de llamar la atención sobre las necesidades de esos panameños. Decirle que me siento honrado de haberlo conocido y que no tengo forma alguna de expresar la satisfacción que me da el haber trabajado con él, aunque fuese solo por unos años. Que Dios lo tenga en la Gloria que merece por sus actos.

Entre tanto, el trabajo para rescatar a Colón de si misma continúa. Y, por la existencia de gente como Pierce Blandón, sigo creyendo que es posible.

Rubén Blades | New York | 11 de Junio, 2014

Friday
May302014

Sobre Eduardo Galeano

Recientemente el escritor uruguayo Eduardo Galeano afirmó que no podría leer nuevamente su libro "Las venas abiertas de América Latina", por su retórica gastada y por la ausencia de un criterio económico mejor informado. No se mostró arrepentido de haberlo escrito, pero indicó que esa etapa ya estaba superada. Dichas opiniones han creado un torrente de reacciones, sobre todo en el ámbito de la Izquierda latinoamericana.  

Antes que descienda sobre este asunto la pared del silencio, algo que usualmente ocurre en estas situaciones, me gustaría aplaudir la honestidad y madurez mostrada por Eduardo Galeano. Cabe aclarar a los que se consideren ofendidos por su declaración, que el no ha renunciado a su posición en la Izquierda, ni ha ido en busca de un refugio a la derecha del argumento político. Se limito a reconocer uno de los temas que un gran numero de los que simpatizamos con el argumento humano de la Izquierda hemos observado desde hace décadas, por lo general sin comentarlo públicamente, quizás para no dar una apariencia de apoyo a las posiciones del Imperialismo, y de la Derecha y así robustecerlos con nuestra auto-critica. 

La izquierda doctrinaria latinoamericana no ha podido trascender los desacreditados discursos de barricada, los apoyos incondicionales, la repetición de pensamientos invalidados por el tiempo, la incapacidad de criticar objetivamente los errores y contradicciones de los líderes y de los postulados de las llamadas revoluciones populares. El resultado de esta inercia ha producido la parálisis del justo argumento de la Izquierda y nos ha llevado a la oficial aceptación de mentiras y de contradicciones, a la condonación de flagrantes violaciones al ideal de justicia social y a la resignación intelectual de que la ideología va por encima de todo y que justifica plenamente que se ignore la razón de cualquier argumento contrario al dogma, incluso si contribuye a la creación de una mejor respuesta social.

"Las venas abiertas de América Latina" continúa identificando correctamente la génesis de muchos de los problemas políticos y económicos que hoy experimentamos en América. La admisión de Galeano no descalifica la mayoría de los comentarios correctos de su libro y su honradez tampoco crea validación general a los postulados de la derecha, ni produce la victoria, por "forfeit", del argumento imperialista. Aun así, no me sorprendería que los voceros de la izquierda dogmática -de quienes nunca he podido comprender cómo explican la dialéctica de Marx- armen la ya tradicional alharaca, en esta oportunidad en contra de Galeano. 

Recordemos la terrible debacle política sufrida por el comunismo internacional, estrepitosa caída ante la cual la masa trabajadora, ni siquiera en el “paraíso de los trabajadores” de Rusia, hizo absolutamente nada para evitar o defender. El hecho histórico de que el Marxismo-Leninismo no encontró el apoyo popular que evitara su desaparición, resulta algo extraordinario y digno de discusión en los niveles más serios de la izquierda. El único escritor que recuerdo haberse referido al hecho fue el mexicano Jorge Castañeda, en su libro, "La utopía desarmada".  Por favor, corrijan si me equivoco.

Muchos de los intelectuales de la Izquierda tradicional criolla permanecen encerrados en un dogma indefensible, colgados todavía de rituales como el culto a Fidel y disertando aun dentro de los confines de la retórica pura del '60, como si no hubiese transcurrido el tiempo y como si hubiesen aprendido nada de lo que ha ocurrido desde entonces. A pesar de las contradicciones entre su discurso y la realidad de los tiempos, siguen dedicados a culpar exclusivamente al Imperialismo, al capitalismo y a la derecha por los males del mundo, sin aceptar la parte de responsabilidad que nos corresponde a todos los seres humanos, incluyendo a los que militamos desde la Izquierda. 

Galeano, al admitir públicamente sus dudas, expone en sus revelaciones la mentira en la que insiste vivir ese fragmento de la Izquierda latinoamericana. Su autocrítica les produce estupefacción, confusión, rabia y hasta sospechas de traición.  Para ellos, lo aceptable es solo lo que se vislumbra dentro del espejismo dogmático-ideológico donde residen. Fuera del mismo, nada es real. Por eso pronunciamientos como el de Galeano, que no hacen otra cosa mas que mostrar errores históricos, o los sumen en profundo mutismo, o son resueltos ignorándolos.  

Venezuela nutre a Estados Unidos con el petróleo que le permite continuar su ritmo de acción "imperialista". En Nicaragua, Ortega se alía con lo que una vez denunció como el corrupto poder político para alterar la constitución y poder lograr la re-elección. En Cuba, a una población con uno de los mayores niveles de educación de América no se le permite el ejercicio de la libre expresión de su pensamiento crítico.

Nuestro mundo es mucho más complejo y diverso que el que justificó inicialmente la creación de los argumentos de Marx y Engels. La Izquierda debe reconocer la necesidad de evolucionar como opción, mejorada y consolidada, moderna e inclusiva, para enfrentar inteligentemente los cantos de sirena de la derecha y de sus manifestaciones más extremas e inhumanas, como los grupos xenófobos y/o neo-fascistas que cada vez adquieren mayor protagonismo popular en el escenario político y social mundial, entre otras razones, por el debilitamiento del ideario Socialista.

La autocrítica de Galeano no significa la aceptación de la Derecha y sus argumentos anti-populares, anti-solidarios y eminentemente materialistas. Su autocrítica no equivale a un abrazo con el Fascismo, como el que se dio Stalin con Hitler en el '40, para quedarse con la mitad de Polonia, algo que por entonces tampoco fue criticado por la mayoría izquierdista. Galeano no ha renunciado al contenido del argumento social justo, fundamento vital de la Izquierda. Su autocrítica es un signo de madurez. 

Creo que la forma correcta de convencer a las mayorías del mundo de la bondad de un verdadero socialismo es basando su acción y pensamiento en el ser humano y en su posibilidad espiritual y física y no envolviendo esta posibilidad con un dogma inmutable y omnímodo, abandonado por sus propios autores, que permite y justifica la esclavitud del alma y de la mente en función del triunfo de una abstracción, inalcanzable por lo inhumana. El socialismo debe trascender a la tesis de la oferta política que permuta oportunidades materiales, a quienes no necesariamente se las han ganado, a cambio de la subordinación absoluta a una teoría que demanda la muerte del sentido común y la aceptación de la irrealidad. De otra manera, la Izquierda corre el riesgo de transformarse en algo políticamente irrelevante, como le ocurrió al Marxismo-Leninismo a consecuencia de heridas auto-infligidas. 

Ojalá que los comentarios de Eduardo Galeano provoquen una discusión honesta que permita el examen crítico y objetivo del estado actual de la Izquierda en Latinoamérica y de sus posibilidades futuras en el ámbito de la administración pública. Que la polémica se convierta en la puerta de ingreso libre a una discusión internacional abierta, que sostenga y ayude a mejorar, sin artimañas o mentiras, los fundamentos de nuestra genuina preocupación social. Que las emociones del pro y del contra por lo expresado por Galeano se transformen en la síntesis de una voluntad común, creadora de propuestas sostenibles por lo sensatas, que contribuyan al desarrollo exitoso de ideas capaces de producir una sociedad más justa y más satisfactoria.

Un mundo que no requiera de héroes, en donde cada individuo contribuya, en la medida de su posibilidad, a la defensa y expansión de un espíritu universal que nos represente a todos. 

Me uno a las felicitaciones que recibe Eduardo Galeano por su honradez.

Rubén Blades | 29 de Mayo, 2014

Friday
May092014

Al que le pueda interesar

Quisiera aclarar la noticia que esta ahora por toda la web, relacionada con mi retiro de la música.
He dicho, y esta así expresado, que me retiraré de Giras de Salsa, a partir de Diciembre de 2016.

Repito: no haré mas giras de Salsa después de esa fecha, ni visitaré país alguno con mi banda para interpretar Salsa.

Después de Diciembre 2016 planeo hacer temporadas anuales en Panamá, quizás por un mes, máximo dos, específicamente para los turistas que nos visiten y deseen vernos otra vez en ese genero. La Orquesta de Roberto Delgado será la banda que me acompañará en esas ocasiones y ninguna otra banda esta autorizada para utilizar mi música, sea en "tributos", o a utilizar mi nombre o foto en sus presentaciones públicas.

Después del 2016 planeo armar un grupo pequeño, que se dedicará a explorar las posibilidades de una fusión musical que mi esposa Luba y yo hemos denominado MIXTURA. Ese es un proyecto en ciernes.

A partir del mes de Mayo del 2015, hasta Diciembre del 2016, la gira final se realizara, con la Orquesta de Roberto Delgado, de Panamá. Después de esa fecha NO haré ninguna otra gira con formato de Salsa.
Aprovecho para agradecer todo el apoyo brindado internacionalmente, durante mas de 37 años de trabajo.
Es hora de hacer otras cosas y dedicar el tiempo que me reste de vida a otras actividades, entre las cuales también estará incluida mi retorno a la vida política en mi Patria, Panamá.

Gracias por su atención.

Rubén Blades | Córdoba, Argentina | 9 de Mayo, 2015

Sunday
May042014

Gracias

Desde Argentina, los muchachos y yo enviamos nuestras felicitaciones a todo el país por la magistral demostración de civismo demostrada hoy.  El haber culminado el proceso electoral con la calma y la cordura necesaria, nos llena a todos de alegría. Queda demostrado que Panamá rechaza la violencia, física o verbal, que Panamá rechaza el odio, el insulto, las descalificaciones infundadas. Este es el tipo de ejemplo de civismo que renueva y afirma nuestra satisfacción de ser Panameños. Ahora, lo que deseamos son acciones que beneficien a todo el país, logradas con inteligencia, amor y profesionalismo. Que el nuevo gobierno cumpla sus promesas de campaña y que además enfrente rápida y decididamente el cúmulo de necesidades que enfrenta nuestra Nación, entre ellas, la de restaurar la confianza perdida en nuestra instituciones públicas. Esto se repara nombrando a las mejores personas en los cargos necesarios y evitando así la continuación del fracasado sistema del clientelismo político, ese al que nuestro pueblo le dio hoy raya en las urnas. Los que pensaron que con ataques, calumnias, publicidad y presión, se puede ganar la razón y el corazón de un pueblo como el de Panamá, se han equivocado y ahora deben estar muy confundidos.

Lo importante es que no vendimos nuestra posibilidad, ni hipotecamos nuestra capacidad nacional, a cambio de un iluso sentimiento de prosperidad que no contempló la parte espiritual, sino que pretendía ser construido a costo de nuestra decencia e institucionalidad.

Felicidades, Patria!

Rubén Blades | 4 de Mayo, 2014

Thursday
May012014

Elecciones Panamá 2014

Empiezo por decirles que este 4 de Mayo no estaremos en Panamá, ni quienes conforman la banda musical que me acompaña, ni yo, y por lo tanto no podremos ejercer el deber y derecho del voto. Estamos en una gira de trabajo en Neuquén, Argentina, y un cambio en la fecha original, sumado a la distancia entre ese lugar y Buenos Aires, nos impedirá abordar un vuelo a Panamá que nos permita arribar antes del cierre de las urnas. El sistema establecido por nuestra legislación para permitir que los panameños fuera del país podamos votar, todavía no ofrece la flexibilidad suficiente, o propicia, para realizarlo fácilmente. Nos informan que debimos habernos registrado en el mes de septiembre del 2013, yo en el Consulado de New York, para lo cual habría tenido que poseer el don de adivinación del futuro, ya que en esa fecha aún no sabíamos que estaríamos viajando, o que la fecha original de trabajo, el 2 de Mayo, seria cambiada por una cancelación de una fecha en Uruguay. Tampoco podremos votar desde acá, en nuestra sede diplomática en Buenos Aires, por esos anacronismos burrocráticos que dificultan el lógico desempeño de un servicio oficial. Nos sobran las ganas, pero desafortunadamente, las oportunidades no. 

A raíz de este hecho, consideré no emitir opinión alguna en lo referente a la próxima elección. 

Para que convertirme en el blanco de las voces alquiladas para insultar y manifestar desprecio hacia toda opinión que no favorece a determinados intereses politiqueros?; o recibir a cambio reacciones emocionales, que descalifican a la razón y a los argumentos objetivos y convierten un argumento, ofrecido de buena fe, en piñata? Sin embargo, la actual coyuntura electoral me obliga, por un asunto de principios, a dejar constancia de mi posición en torno a temas que considero críticos para el futuro de nuestras instituciones públicas y el proceso democrático panameño. Formo parte de una generación de panameños, muchos de nosotros provenientes del sector popular, que defendemos y aceptamos la responsabilidad histórica de contribuir, en la medida de lo posible, a crear una sociedad más humana, más justa e inclusiva, más solidaria, más llena de espíritu cívico. Esa responsabilidad implica mejorar lo que heredamos de nuestros padres y abuelos: esa es una responsabilidad ineludible de la especie humana. Contribuir a cumplir con esa deuda debe superar cualquier otra consideración personal. 

Aclaro que mi opinión no pretende influir en la decisión del voto hacia un candidato en especial, ni representa la opinión de Roberto Delgado, o de los miembros de su Orquesta. Busco expresar algunos puntos de vista personales en torno al momento electoral y dejar constancia de mi convicción de que la candidatura de José Domingo Arias no es conveniente para el país.

Comienzo por expresar mis pensamientos en cuanto al tema de re-elección y de la continuidad de un gobierno. La figura de la re-elección está expresamente prohibida por la Constitución, y la posibilidad de eliminar esa prohibición ha sido rechazada una y otra vez por la mayoría del pueblo panameño. Sin embargo, considero que este tema de la re-elección debe ser considerado de manera seria y desapasionada, en una discusión nacional que debe realizarse a conciencia, de forma objetiva, en un ambiente alejado de politiquerías, de intereses particulares y suspicacias que puedan enturbiar su resultado. Expreso claramente que rechazo cualquier intento de imposición de una re-elección, sea abierta o solapada, antes de que se haya realizado esa discusión nacional de manera responsable y con objetividad.  

En cuanto a la continuidad de un mismo partido en el gobierno por dos períodos consecutivos, el pueblo panameño también ha rechazado tal posibilidad históricamente. Dada la condición endeble de la institucionalidad en Panamá, al presente, considero que elegir al candidato del partido en el gobierno constituye un peligroso riesgo para la democracia panameña, y paso a enumerar las razones por las cuales afirmo mi rechazo a la candidatura de José Domingo Arias.

La democracia en nuestro país, al igual que en casi todas las naciones del mundo, es imperfecta, especialmente porque la vida democrática ha estado signada por dos características que la hacen defectuosa. Por un lado, la participación ciudadana en las decisiones del Estado es prácticamente nula; el ciudadano promedio deposita su voto cada cinco años, pero no vigilamos las actuaciones de los gobernantes sostenidamente, no exigimos una rendición de cuentas minuciosa que haga al gobierno responsable por sus actos, muchos no aportan a la solución de los problemas de la mayoría salvo quejas, o aceptan el clientelismo político como la medida de beneficio político a nivel personal, sin contribuir realmente a la lucha por el bien común. Por otro lado, nuestro sistema democrático se ha desarrollado bajo la influencia de una clase política cuyos miembros, en su gran mayoría, buscan la satisfacción de intereses particulares, sean económicos, de clase o de poder. Nuestro país ha sido acostumbrado a esta realidad, al punto de considerar normal, o inevitable, tal actitud. Esa indiferencia civil permite, alienta y sostiene la erosión de la posibilidad nacional.   

El escenario en el que transcurre el actual proceso electoral está, en mi opinión, muy contaminado por la duda y por claras señales de peligro. Toda la campaña electoral ha sido realizada en base a una inversión propagandística que llama la atención. ¿Por qué se invierte tanto dinero en la política y en publicitar las obras públicas que son la obligación de una administración responsable? ¿Cómo obviar el hecho de que el actual gobierno ha malgastado el dinero de los contribuyentes en propaganda dirigida a favorecer su pretensión de continuismo? Nuestros impuestos deben ser devueltos a la población en forma de obras que beneficien a la mayoría. Ese dinero malgastado en propaganda política a favor del gobierno no beneficia mas que a la imagen de los gobernantes y al candidato de su partido. Ese dinero debió ser invertido para aliviar necesidades urgentes de la población. Eso nos indica falta de respeto a la ley, que prohíbe tal acción, y al país, que no recibe ningún beneficio de ello. 

No existe duda que el gobierno actual ha realizado muchas obras de infraestructura, mega construcciones que de alguna manera producen beneficio a la población. Esas obras, no olvidemos, van a ser pagadas con el dinero de los contribuyentes, no con el dinero del partido en el poder. Pero existe un inmenso mar de dudas en torno a la forma en que se realizaron las contrataciones para las obras, los verdaderos costos y sobre costos alegados, la falta de transparencia y precisión en la información suministrada al publico, las dudas sobre la imparcialidad de la supervisión de los proyectos, y sobretodo, una nube de sospechas de corrupción que incluso ha traspasado las fronteras nacionales. El pueblo no tiene suficiente información sobre estos temas. Construir lo material a expensas de la espiritualidad no es correcto. El sopeteado argumento de que "roban pero hacen", no justifica que se deba volver a elegir a los que sean sospechosos de ello. Resignarse al argumento de que un país solo puede ser administrado exitosamente por "ladrones emprendedores" me resulta absurdo, además de falso. 

En otra dirección, las designaciones de funcionarios hechas por el actual gobierno, para actuar en los otros órganos del estado, sugiere que se hicieron con la intención de garantizar una subordinación dirigida a satisfacer intereses personales, no a favor de la democracia. Esa circunstancia nacional ha puesto en peligro inminente la institucionalidad del estado, a la independencia de los órganos que lo constituyen, a la separación de poderes consagrada en la Constitución. Con la continuidad del presente gobierno crearíamos un riesgo mayúsculo: la posible desaparición de la protección Constitucional que ofrece  consistencia a las garantías fundamentales del ciudadano. Esta situación nos ubicaría a todos a la merced de una justicia que no es imparcial, sirviendo a un sistema que a su vez obedece y responde solamente a los intereses del partido en el Poder y al de sus representantes y aliados. En un estado sin garantías constitucionales, todos somos vulnerables, no importa nuestra condición moral o el comportamiento correcto. Eso lo hemos vivido en Panamá no hace mucho, cuando nos fue impuesto. Recrear ese horror, ahora voluntariamente, no tiene sentido.

Por otro lado, en la opinión pública nacional existe la percepción, por la forma en que han sucedido las cosas, de que el candidato oficial no es dueño de lo que dice, piensa o hace en el terreno político. No hay nada genuino ni espontáneo en quien acepta el papel que él está cumpliendo y ese no debe ser el perfil de un presidente. Sumado a esto, la selección de la esposa del actual Presidente de la República, como candidata a la Vicepresidencia del candidato oficialista, tampoco contribuye a la percepción de independencia de éste, y por el contrario, apoya a la percepción de falta de escrúpulos de que ha hecho gala el partido en el poder, a lo largo de su período de gobierno.

La aparente compra y venta de conciencias y voluntades, mas cuando resulta liderada por un gobierno, resulta otro signo muy peligroso para una democracia. Ninguna de las razones dadas por los diputados que cambiaron de partido, justifica su traición al electorado que los escogió. Su decisión no fue sustentada por un mejor argumento ideológico, ni se produjo por un convencimiento derivado de una mejor oferta programática. 

Lo que se percibe popularmente es que entregaron sus voluntades a cambio de acceso al poder y a fondos estatales, cuando lo que debieron considerar fue trabajar para la Constitución y la democracia.  Eso incluye exigir al Ejecutivo el reparto equitativo de los fondos del erario público para sustentar obras sociales en todos los rincones del país, tal como la actual ley designa. Esta aparente compra-venta abierta sugiere al mundo que somos un país en donde todo está a la venta y todo puede ser comprado, donde ser decente equivale a ser débil y donde exigir justicia, transparencia y rendición de cuentas de parte de nuestros representantes políticos es una “babosada”. 

La infame declaración, "el que no da, no va", emitida por una figura del partido en el poder, sugiere un sello oficial de aprobación al "juega vivo" que certificaría la eliminación de la decencia y altruismo como características políticas deseables en Panamá, algo necesario en toda sociedad que se precie de civilizada. También indica el alto índice de corrupción a nivel nacional, la existencia de un sector de la población que espera algo material a cambio de no ejercer su deber cívico con la diligencia requerida. Considero que éstas y otras actitudes del gobierno actual, sean hechas a propósito, o por casualidad, o por negligencia, resultan una burla y una falta de respeto a la inteligencia de la mayoría de nuestro pueblo.

Bajo este escenario, considero muy peligroso apoyar al candidato oficial. Premiar a un gobierno con estas aparentes características, brindándole la oportunidad de mantenerse en el poder, no me parece sensato. Supongamos por un momento que una sola de las razones anteriormente expuestas fuera cierta. Darle la continuidad a este tipo de Poder le brindaría la nefasta oportunidad de continuar con la destrucción de la institucionalidad del país, la consolidación de sus intereses egoístas y particulares, a expensas de la verdadera posibilidad y necesidad de nuestro proceso político y de las mayorías del país que aun esperan justicia, consideración y respeto de parte de las autoridades que supuestamente representan a nuestra posibilidad nacional.

No vendan su voto, ni su conciencia. Actuemos por convicción, animados por el deseo de mejorar el futuro de nuestra Patria, el de nuestras familias y vecinos, el de todos. Voten por la voluntad de ayudar a construir una mejor posibilidad nacional. Demostremos a los que creen que la virtud cívica es un defecto y que nuestra voluntad esta en oferta, que nuestro país no acepta resignarse a ser humillado y despojado por los que manipulan su afecto, su esperanza y su trabajo, aprovechándolo con propósitos egoístas.  

Y al candidato que resulte ganador, sea quien sea, debemos exigirle respeto hacia la ciudadanía y hacia los principios éticos en la política, constantemente, a lo largo de su periodo de mandato. Aprendamos a ser consistentes en defendernos de quienes le hacen mal a nuestro país y a nuestro futuro.

Por Panamá, ahora y siempre.

Rubén Blades | Buenos Aires, Argentina |1º de Mayo, 2014

Tuesday
Apr292014

Pablo Pueblo Acústico

Sunday
Apr202014

Sobre la inmigración ilegal y las fronteras

La aproximación a las discusiones generadas por asuntos como el de la inmigración ilegal son generalmente emocionales y no racionales. Eso impide que las situaciones puedan ser objetivamente expuestas, analizadas y apreciadas.

Por ejemplo, el problema de la inmigración ilegal preocupa a todos los países del mundo y se produce en todas las fronteras. No está circunscrito a la frontera, por ejemplo, entre México y los Estados Unidos. En Panamá, la población se queja de los que vienen del sur "a quitarle trabajo a la gente". En Costa Rica se quejan de las personas de países vecinos que "entran ilegalmente y hacen que aumente la criminalidad" en suelo tico. Y en Ucrania, Turquía, India, Uganda, etc.

Empecemos por aceptar el hecho de que cada país tiene el derecho de producir y de aplicar leyes regulando la manera de entrar y de salir de su territorio nacional. Es una potestad soberana del Estado y es algo que cada población demanda de su respectivo gobierno. Por ejemplo, yo no puedo ingresar a México a trabajar, sin antes haber obtenido una visa de trabajo. Sin ese documento no puedo cantar, o presentarme como artista en México y esperar remuneración por mi trabajo.

Hasta donde tengo entendido, la frontera de México con Guatemala no está abierta indiscriminadamente, esto es, nadie puede entrar a vivir, o a trabajar en la tierra azteca sin visas que así lo establezcan. Entonces, si México reclama y aplica su derecho soberano y defiende sus fronteras estableciendo los requisitos requeridos para ingresar al país, ¿por qué razón espera el mundo que Estados Unidos no haga lo mismo con respecto a su territorio? Los ciudadanos de Estados Unidos reclaman lo mismo que los pueblos de Latinoamérica: protejan nuestros trabajos, garantías sociales y nuestra seguridad y exigen una inmigración regulada, para que no se afecte su calidad de vida. 

Al encarar estos temas debemos entonces, como primer paso, tratar de entender el problema, su génesis y su historia, al igual que debemos prestar atención a la posición defendida por el que discute el punto contrario al nuestro. Comprender al interlocutor nos permitirá captar mejor el argumento y mejorará el nuestro. Esta preocupación de los gringos no es exclusiva, por eso, racionalmente puedo comprenderla. Pero existen aspectos que se obvian y se niegan, por la existencia en Estados Unidos de estereotipos culturales negativos  que han sido atribuidos especialmente contra nosotros, los latinoamericanos: uno de ellos es la creencia de que todos los que emigramos lo hacemos con placer, como una primera opción personal. Eso no es cierto. Muchos hubiésemos preferido no tener que salir de nuestros países.

Atender este punto ayuda a explicar la dificultad que existe en lograr que los latinoamericanos nos asimilemos a la cultura norteamericana. Normalmente no renunciamos a nuestra cultura originaria, porque en el fondo todos esperamos algún día regresar a nuestros países de origen, a diferencia de italianos, ingleses, polacos, irlandeses y demás miembros de las etnias que, a principios del siglo 19 y durante el siglo 20, quemaron sus naves y opciones y decidieron vivir y morir en otras tierras.

El tema de la migración al Norte es complejo. Pero hay gente que simplemente defiende solo aquello que les interesa, desconociendo el interior del problema, limitando su observación a la superficie del mismo. Como indiqué antes, el tema de la inmigración posee una carga emocional pues muchos de nosotros viajamos fuera de nuestros países motivados por circunstancias que deseamos nunca hubiesen existido. Muchas de estas razones, sobre todo en Centro América, son consecuencia directa de los disparates, errores, abusos y pésimo cálculo exhibido por la política exterior de los Estados Unidos, durante la década de los setenta y ochenta que resulto en la emergencia de dictaduras militares o de gobiernos civiles corruptos. Soy un ejemplo de esas consecuencias. Mi familia se vio en la necesidad de salir de Panamá en 1973, cuando mi padre fue falsamente acusado de estar envuelto en una conspiración contra la entonces dictadura militar. La acusación fue hecha creo que en 1972 por el Teniente Coronel Manuel Antonio Noriega, un militar en la planilla de la C.I.A., hecho que en aquel entonces no era de conocimiento público. Cuando me recibí como Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá en 1974, preferí viajar a Estados Unidos a reunirme con mi familia en la Florida que permanecer en Panamá y tratar de ser abogado bajo una dictadura. La decisión fue dolorosa y me produjo mucha ansiedad. Fue una transición emocionalmente difícil, adaptarme al nuevo ambiente y ser testigo de las dificultades que enfrentaba mi familia. Salir de Panamá no fue una decisión fácil. Fue un acto obligado por la necesidad.

La presente crisis desencadenada por la llegada de niños centroamericanos sin la documentación necesaria para su ingreso legal fue precedida por el reciente escándalo de las deportaciones hechas por el gobierno de los Estados Unidos, que al presente continúan, de personas, jóvenes muchos de ellos, cuyo delito fue crecer sin documentos en un país a donde fueron llevados cuando eran apenas criaturas. Me parece que en ambos casos, es una injusticia moral castigar a un niño por el error, o por la falta cometida por sus padres. Más incomprensible es que muchos de esos niños, convertidos hoy en adolescentes o adultos, han probado su capacidad para contribuir a la sociedad de la que forman parte, y aún así continúan siendo rechazados por el gobierno de los Estados Unidos alegando que son ilegales. Un segmento de la población norteamericana tiene la percepción de que los que venimos de Latinoamérica lo hacemos con el propósito de vivir a expensas de sus impuestos.  

Desde que llegué a los Estados Unidos he dividido mi tiempo entre Nueva York y California. En esos cuarenta años NUNCA he sido abordado por mexicanos pidiéndome dinero en las calles. Tampoco se me ha aproximado un colombiano, peruano, ecuatoriano o dominicano para mendigar. Sin embargo, si me lo han solicitado blancos y afro-norteamericanos. La única vez que un mexicano se me acercó en la calle a pedirme algo fue para preguntarme si tenía un trabajo que ofrecerle. Esto nunca me ha ocurrido con blancos o afro-norteamericanos.

Nosotros no venimos al Norte a mendigar.  Venimos en busca de oportunidades y cuando las encontramos en muchos casos se producen abusos que soportamos porque necesitamos trabajar para obtener lo necesario conque cumplir con nuestras obligaciones y ayudar a nuestras familias, dentro y fuera de Estados Unidos. Ese es nuestro orgullo. Así nos criaron y así somos, la mayoría.

Los hijos de inmigrantes ilegales que hoy carecen de la documentación necesaria para permanecer en los Estados Unidos, que no son mendigos, hablan inglés, tienen trabajo, poseen aspiraciones y solicitan oportunidades para contribuir a la sociedad igual que cualquier otro hijo de norteamericano, que no poseen conexión con la tierra de sus padres por no haberla conocido, que no sabrían como integrarse a los países de origen de sus padres, si son devueltos a un lugar solo definido por la nostalgia de sus progenitores. Estas personas deben ser legalizadas. NO MERECEN SER DEPORTADOS.

Los niños que están ingresando a Estados Unidos sin documentos desde Centro América, están siendo enviados por sus padres para escapar escenarios que han sido propiciados directa o indirectamente por los errores en la aplicación de la política exterior de Estados Unidos. La guerra de los Contras, estimulada y financiada por Ronald Reagan y la Derecha de Estados Unidos, no solo trajo caos a Nicaragua: también produjo miles de muertos en El Salvador, Honduras y Guatemala y desestabilizo a toda la región. El apoyo norteamericano a los gobiernos genocidas de esos países, a las juntas militares que masacraron a incontables civiles y figuras religiosas, lo hace responsable en principio por las consecuencias actuales de los abusos de sus otrora aliados. 

La atmósfera de violencia en Centro América ha obligado a muchos padres a preferir enviar a sus hijos ilegalmente, en un viaje lleno de peligros, y de la mano de gente extraña, que hacerlos permanecer en un lugar donde no conciben la posibilidad de futuro para ellos. ¿Tiene usted idea del grado de la desesperación necesario para que una madre decida dejar partir a un pedazo de su vida bajo la incertidumbre que plantea el dejárselo encargado a un "coyote"? 

Los niños que están llegando de Centro América, aunque no sean cubanos, deben ser recibidos, tratados con decencia y su permanencia en suelo norteamericano debería ser permitida, siempre y cuando tengan parientes, o personas establecidas en territorio de Estados Unidos, dispuestas y en capacidad de encargarse de ellos.

Adicionalmente, las medidas necesarias deben identificarse, discutirse y aplicarse para enfrentar y vencer las causas que producen estos éxodos. Si las condiciones fuesen distintas, la enorme mayoría de la gente preferiría permanecer en sus países. Se requiere que nuestros pueblos adquieran la madurez política necesaria para evitar continuar siendo gobernados por la incertidumbre, la mediocridad, o el miedo. Y es también necesario que Estados Unidos se abstenga de dar su visto bueno a gobiernos anti-populares, a cambio de apoyos políticos que favorezcan a sus percibidos intereses en la zona.

Rubén Blades | 20 de Abril, 2014

Monday
Mar102014

El tiempo no espera a nadie

En innumerables ocasiones he manifestado mi voluntad de considerar nuevamente mi participación en el proceso político Panameño porque mi pasada experiencia de cinco anos de servicio al país me demostró la posibilidad de construir nuevas oportunidades para nuestros ciudadanos desde el gobierno. 

La reciente muerte de mi amigo y colega Paco de Lucía me recuerda una vez más que el tiempo no espera a nadie. Nuestro proyecto musical, del que hablamos por años, ha quedado inconcluso por creer que la oportunidad de finalizarlo era inextinguible.

Hace años que abrigo el deseo de crear un argumento político que plantee de manera objetiva, inteligente y sin odios un nuevo paradigma de Administración Pública para nuestro país, algo que adquiere hoy una especial urgencia. Expresarlo en una forma racional y clara requiere preparación y es muy temprano aún para asegurar o anunciar acciones especificas.

Mi entusiasmo por ayudar a mi país es sincero. Si se dieran las condiciones, participaría en el proceso electoral del 2019, esta vez como candidato independiente de libre postulación, con argumentos claros y con una fe a prueba de injurias.

Examinando el actual estado de la oferta política criolla considero que nuestro país necesita de la voluntad y participación de todo el que esté dispuesto a trabajar para mejorar su potencial y la calidad de vida de sus ciudadanos y habitantes de forma honesta e inteligente, con un argumento nacional que sirva para elevar al espíritu Patrio y estimular el acto cívico y solidario, ambos elementos indispensables para el desarrollo exitoso de nuestra posibilidad nacional, a lo largo y ancho de nuestra República. 

Rubén Blades | 9 de Marzo, 2014

Thursday
Feb202014

Respuesta al Presidente de Venezuela

Señor Presidente Maduro,

He tenido la oportunidad de ver un vídeo en el que se dirige a mi persona, en ocasión de una nota que he publicado en mi página de internet. No acostumbro responder comentarios, pero me siento obligado a referirme a sus palabras por el hecho concreto de que en el vídeo mencionado, usted me nombra directamente. Espero que el dicho vídeo no resulte una falsificación como las que hoy abundan en internet, y si lo fuera, confieso que es de muy buena calidad.

Con el respeto que merece su condición de Presidente, y como tal, representante de una Nación, debo iniciar esta nota agradeciendo el tono general de su comentario a mi escrito. Me complace entender en su gesto amable, que comprendió la buena intención de mis pensamientos, hechos con el corazón puesto en el pueblo venezolano.

Sin ánimo de entablar duelos epistolares, comento solamente con la intención de aclarar algunos de los temas por usted expuestos en el día de ayer, que me atañen de manera personal.

1. Los comentarios expresados por mí, en relación con la difícil situación que hoy vive Venezuela, no son derivados de las noticias de CNN, o de Univisión, o cualesquiera otra fuente noticiosa, “imperialista” o no. Nacen de cartas, comentarios y de reflexiones hechas por amigos, dentro y fuera de Venezuela, y de la lectura cuidadosa y analítica de innumerables publicaciones, tanto afectas como antagonistas a su gobierno. El carácter diverso del material que usualmente escojo para mis lecturas, tiende a nutrir amplia y objetivamente mis puntos de vista.

2. No me he sumado, consciente o inconscientemente, a ningún tipo de complot orquestado por la C.I.A., ni formo parte de ningún "Lobby Internacional" con el propósito de crear mala publicidad para gobierno alguno. Me sorprende escuchar una vez más este tipo de acusaciones, en pleno siglo XXI, cuando debíamos haber superado ese asunto de las etiquetas. Si critico a alguien que se considera de izquierda, soy de la CIA; si critico a quien se considera de derecha, entonces soy comunista; cuando critico al militarismo, soy “subversivo”.

3. Considero como una verdad, el hecho de que el extinto Presidente Chávez haya demostrado, con sus consecutivas elecciones ganadas, el desprestigio de la partidocracia tradicional en Venezuela, y el deseo de cambio expresado libremente en las urnas por la voluntad popular. Pero también es verdad que hoy Venezuela no es una Nación unida: es un país cuya población está polarizada políticamente, una sociedad sumida en contradicciones obvias, con un gobierno electo por un estrecho margen, 1.49%, que no alcanzó el 51% de los votos de alrededor de un 80% de la población votante y con un ausentismo electoral del 20.32%. Ese gobierno, sin embargo, está decidido a imponer un sistema político/económico (que no califico ni descalifico), pero que obviamente no es aceptado por la mayoría de la población. En una situación como la descrita, parece recomendable realizar una consulta nacional para que el pueblo tome su decisión. Sin ello, lo que se percibe es eso, una imposición. Creo que su gobierno, Presidente Maduro, no posee la mayoría representativa que justifique lo que le está haciendo al país. Por otro lado, la oposición, mezcla de lo que existió en el pasado político de Venezuela y de lo nuevo que hoy lucha por hacerse respetar y considerar, no está formada por cuatro gatos fascistas, como se pretende hacer ver. Es una vital cantidad de personas. En estas circunstancias, la realidad de Venezuela es hoy como sería la de una casa donde la familia esta dividida, y existen habitaciones en las que la otra mitad no puede vivir, ni transitar. La Venezuela de hoy no es la Nación que todos sus habitantes desean, es una versión de país a la que sólo parece apoyar el 50% de la población, tomando en cuenta el total de los votos emitidos en las elecciones del 2013. Esa realidad determina la necesidad de considerar una modificación del rumbo presente, en busca de un balance que permita el desarrollo del argumento nacional en sus propios términos, más realista y menos agresivo; una Venezuela en la que no sean necesarios los gritos de "Patria o Muerte", entre hermanos.

4. Como los Chavistas se auto-definen como "Socialistas", debemos asumir que comprenden de lo que hablan, y que han estudiado a quienes inicialmente convirtieron las teorías sociales de Marx y Engels, en propuestas experimentales del socialismo y el comunismo, particularmente en Rusia, tras la revolución bolchevique de 1917. Deben conocer, por ejemplo, los comentarios vertidos por Vladimir Ilich Lenin en su folleto titulado, "La Enfermedad Infantil del Izquierdismo en el Comunismo", (este título no es un artificio al estilo Borges, así lo tituló el propio Lenin y si no lo creen, pregunten a Fidel, que él debe haberlo leído). En ese escrito cita Lenin los errores que se cometen en nombre del izquierdismo, por no considerar las circunstancias objetivas a la hora de tomar decisiones, y peor aún, las consecuencias históricas que produce no reconocer y rectificar dichos errores. Allí describe cómo, en 1918, los camaradas Radek y Bujarin, máximos representantes del entonces llamado "Comunismo de Izquierda", fueron obligados a reconocer públicamente su error, al no comprender ni aceptar inicialmente que, el argumento para justificar la Paz de Brest, no constituía necesariamente un compromiso con los imperialistas, sino que obedecía a una necesidad política determinada por las condiciones objetivas del momento, algo que Lenin describió como un “do ut des”, un te doy para que me des. La metáfora que hace Lenin sobre asaltantes y asaltados aclara muy bien el argumento. ¿No es, acaso, un “do ut des” el acuerdo que tiene Venezuela con el “imperialismo” en el caso del petróleo venezolano, que suple a Estados Unidos a cambio de los dólares que necesita la economía del país? 

5. Este mismo criterio indicaría que, en las presentes circunstancias, no resulta apropiado que su gobierno imponga sus deseos, o desconozca, o pretenda ignorar la validez de los argumentos planteados por sus críticos venezolanos. No creo que es a través de la represión, la censura, o el recurso demagógico que se produce la respuesta racional a una condición objetiva inobjetable. Tal actitud solo provocaría más violencia, que generaría la posibilidad de una ingobernabilidad, un vacío político que podría ser llenado con un golpe militar, la única institución con la capacidad de organización y poder coercitivo para enfrentar el caos institucional y civil resultantes.

6. Nunca he estado, no estoy, ni estaré de acuerdo con intervenciones armadas del país que sea en los asuntos internos de nuestras naciones. Categóricamente lo digo. El mío sufrió ese mal, y no lo justifico de ninguna manera.

7. Aunque agradezco su invitación a visitar Venezuela, no considero apropiado aceptar en este momento. Tal visita podría ser considerada como un endoso a su gestión y a la posición de su gobierno. De igual forma, tampoco aceptaría una invitación en tal sentido por parte de los que lo oponen; no ahora. Y para aclarar aún más este punto, he recibido también ofrecimientos de trabajo importantes para ir a Venezuela este año, y de igual manera las he rechazado porque no me parece correcto hacerlo en las actuales circunstancias que vive el país. 

8. En cuanto al "alma venezolana", señor Presidente, y a la nobleza de su pueblo, la conozco muy bien porque la llevo dentro, sin etiquetas, junto a mi alma panameña y latinoamericana. Ese argumento no entra en esta discusión. Esa alma, además, me la encuentro dentro y fuera de ese noble país, desde mi primera visita en los años 60. Y se acrecienta con los años y se reaviva en mi amistad con César Miguel Rondón, Pedro Leon Zapata, el finado, pero aun amigo, José Ignacio Cabrujas; Jonathan Yakubowicz,  Edgar Ramirez, Budu, Oscar de León, Clarita Campins, Marilda Vera, Gustavo Dudamel, Ozzy Guillén, el gran Luis Aparicio; en mi admiración por Don Simón Díaz -cuya desaparición justamente hoy tenemos que llorar-  Aldemaro Romero, el Profesor Abreu y tantos otros magníficos expositores del talento, capacidad y nobleza del pueblo de Bolívar. Todos ellos me refuerzan la presencia de esa alma. Y quizás ninguna me resuene por dentro más representativa que la de mi querido y recordado amigo, Luis Santiago, que se nos fue joven, durante la tragedia de La Guaira del '99, y por eso será joven eternamente, igual que el inspirador ejemplo planteado por la excelencia de los jóvenes de El Sistema, el grupo de las Orquestas y el vocal, todos maravillosos ejemplos de lo que logra el trabajo, la disciplina y la esperanza de ser mejores. Sin alharacas, ni alaridos panfletarios, con la guía de maestros venezolanos, el sector popular demuestra su calidad mundial.

No necesito ir a Venezuela para encontrar a su alma, porque ella va conmigo adonde sea que yo vaya, desde hace tiempo ya. 

9. No deja de tener credibilidad la afirmación de que, bajo gobiernos de lo que se denomina izquierda, se crean más oportunidades para el sector popular. Por regla general, los gobiernos que se dicen de derecha se preocupan más por sus intereses particulares que por los del pueblo al que alegadamente representan. Pero creo que hay distintas versiones con las que tipificar el empoderamiento del que usted habla (entendiendo que "empoderar" significa el dar posibilidad de hacer y poder) al "Pablo Pueblo" que describo en mi canción. Una de ellas es creando el espacio para que su dignidad sea respetada y sus derechos también. Otra es brindando la oportunidad para desarrollar su capacidad, no solo con subsidios que lo hagan dependiente de otros, o que estimulan los peores instintos que todos poseemos. Para mí, la verdadera revolución social es la que entrega mejor calidad de vida a todos, la que satisface las necesidades de la especie humana, incluida la necesidad de ser reconocidos y de llegar al estado de auto-realización, la que entrega oportunidad sin esperar servidumbre en cambio. Eso, desafortunadamente, no ha ocurrido todavía con ninguna revolución. 

Le expreso mis opiniones, Señor Presidente, sin odio, sin agendas secretas, ironías, ni intereses subrepticios. Reitero mi agradecimiento por el tono de su conversación y por su consideración al otorgar la atención de su valioso tiempo a las palabras de este panameño de Latinoamérica. 

Termino con una especie de ruego a los bandos enfrentados en la querida Venezuela: empiecen a sumar y dejen ya de restar. Y que se detengan los insultos y la diatriba, para que los venezolanos empiecen a conversar; que el silencio es el mejor preámbulo a un diálogo razonado.

Viva Venezuela!


Atentamente,

Rubén Blades

20 de Febrero, 2014

 

Tuesday
Feb182014

Venezuela

Aún cuando no he nacido en Venezuela, siento respeto, afecto y agradecimiento hacia esa Nación y su gente. Por eso considero oportuno esbozar una opinión acerca de la situación que actualmente atraviesa el hermano país. Entiendo perfectamente que la posición por mí expresada no ha de satisfacer a algunos, pero eso no es de extrañar. Es precisamente la intransigencia, lo que define a los grupos en pugna, gobierno y oposición.

Estas dos facciones políticas han tenido, cada una en su momento, la oportunidad de servir realmente al país, pero han fallado, tal vez porque cada una ha preferido servir a sus propias agendas, fracasando en el intento de integrar al país mayoritario. Es quizás por esa razón que los argumentos que esgrimen los representantes de ambos bandos, suenan demagógicos a los oídos independientes. Ninguno de los dos posee realmente el apoyo mayoritario, de allí la parálisis. Ambos argumentos poseen un pedazo de la verdad, pero ambos se rehusan a unirlos para crear el terreno común que permita concertar una propuesta para todos los venezolanos. 

El país está tristemente polarizado y por eso hoy Venezuela duele. La aparente ausencia de una solución se debe a la falta de un liderazgo que establezca un propósito de lucha que unifique al país, en lugar de dividirlo. Si estás a favor de la oposición, eres un burgués parásito, agente de la CIA, vendido al Imperio. Si favoreces al gobierno eres un comunista, maleante, vendido a Cuba y a los Castro. Ninguna de estas definiciones habla de Venezuela y de su necesidad. Solo pintan el odio y la expectativa
personalista de quien esgrime el argumento, impidiendo la posibilidad de un diálogo inteligente y patriótico.

El gobierno ha fallado monumentalmente en la tarea de la administración publica y ha despilfarrado de manera insólita e irresponsable, un caudal económico único en la América Latina. Intenta consolidarse cambiando leyes y ajustándolas a su argumento ideológico, censurando de paso a quienes no opinan o acatan la línea que pretende imponer. Maduro, de quien se dice es heredero de a dedo y con apoyo derivado, no parece poseer la suficiente claridad, sagacidad y manejo que requiere un mandatario para dirigir un país tan complejo.

Capriles, por otro lado, no tiene el carisma ni el planteamiento programático que convenza a la enorme cantidad de escépticos e independientes, sin mencionar al sector popular que lo identifica como heredero de las políticas rapaces de los Adecos y Copeyanos de antaño, descalificándolo como opción. Esa falta de confianza en su persona, parece impedirle ganar el apoyo de otros sectores que ya no gustan del actual gobierno y sus ejecutorias. 

La necesidad de nuevos protagonistas que planteen una agenda objetiva y patriótica, no demagógica o ideológica, es vital en estos momentos. Por eso iniciativas como la de los estudiantes, la formación de grupos verdaderamente independientes, puede resultar el inicio de un movimiento que permita a la razón nacional, superar la rabia partidista y el odio de clases. 

En Panamá ocurrió algo semejante. Recuerdo que en el tiempo de la dictadura de Noriega, algunos grupos de la oposición al régimen me atacaron por no unirme a ellos. Incluso llegaron a acusarme falsamente de apoyar al dictador, e incluso de formar parte del gobierno militar. Imagino que en igual situación se encuentran muchos venezolanos que rehusan participar incondicionalmente, o se niegan a endosar las exageraciones, calumnias, frases panfletarias y demás formas con las que la politiquería tradicional pretende conquistar adeptos, tácticas que tanto gobierno como oposición, han utilizado ayer y hoy.

A estas alturas, me resulta verdaderamente incomprensible cómo ha ocurrido que un país con tanto recurso natural y humano, con tanta calidad, nobleza y talento, se encuentre hoy sumido en una situación tan precaria, sin lograr comprender que cuando se cae en un hoyo, lo primero que se tiene que hacer para intentar salir, es dejar de cavar. Por esa razón, en estos momentos confío más en las posibilidades del argumento de los estudiantes, que en los de gobierno y oposición.

Con el cariño y respeto que le tengo a ese pueblo, me atrevo a sugerirle a los muchachos que preparen sus argumentos con objetividad, que se entreguen a la tarea de convencer a sus padres y vecinos, a lo largo y ancho de Venezuela, que se organicen al margen de la división estéril creada por gobierno y oposición, y hagan esos resultados públicos. Actúen con la madurez y capacidad demostrada por los músicos de El Sistema, carajitos claros.

Ojalá que logren sentar las bases para la discusión del país que puede ser, y no el que hoy pretenden forzar dos bandos en conflicto de intereses. Que no les obliguen a escoger entre alternativas como el cáncer o el ataque al corazón. Que los estudiantes del país, desde El Guajiro hasta Cumaná, planteen su agenda de vida y se la presenten a los dos grupos que hoy se debaten en pugna por el Poder. Díganles cuál es el país que quieren, y aclaren que no aceptarán como únicas alternativas, las propuestas por los dos bandos en disputa.

No existe ninguna duda de que el Presidente Maduro, como Jefe del Estado venezolano, debe hacerse responsable por la seguridad e integridad física del Sr. Leopoldo López, y de la misma manera, de todos los que en su legítimo derecho político, participen en las protestas. Pero también es necesario que los manifestantes no desaten la violencia. Deben argumentar en forma pacífica; el que tiene la razón no necesita gritar, o pegarle al otro para validar lo que dice.

Algunos pensarán que me inmiscuyo en asuntos que como panameño no me incumben. Me permito hacerlo por el afecto y apoyo que los venezolanos me han entregado durante más de 40 años, haciendo suyas la música y letra de mis canciones. Por esa entrega, los venezolanos están condenados a mi cariño y a mi respeto.

Viva Venezuela!

Rubén Blades | 18 de Febrero, 2014

Saturday
Nov092013

Rubén Blades prevalece en caso por el concierto Siembra 

elnuevodia.com

por rosalina marrero-rodríguez

Once años después del concierto Siembra, que volvió a reunir a Willie Colón y Rubén Blades, terminó el pleito legal que los involucraba junto con el expromotor artístico Roberto Morgalo.

Aunque la demanda por cobro de dinero incoada por Colón contra Blades, en reclamo de su compensación por el histórico concierto, terminó en mayo de 2010, cuando el músico neoyorquino la retiró al lograr un acuerdo extrajudicial con Morgalo, quedaba pendiente un caso por difamación.

El expromotor artístico mantenía su demanda civil por difamación contra el intérprete de Pedro Navaja , pero el pasado mayo el juez Bruce J. McGiverin, del Tribunal Federal en San Juan, la desestimó.

Con esta resolución, concluyó la discusión en corte de este caso, prevaleciendo Blades en su argumento de que Morgalo, a través de su firma Martínez, Morgalo y Asociados Inc., incumplió al no pagarles lo que les correspondía a él y a Colón, por el evento realizado en mayo de 2003 en el estadio Hiram Bithorn.

Fue cuando Blades señaló a Morgalo por el incumplimiento en el pago del dinero que éste entonces alegó la difamación.

En su conclusión, el juez esbozó que, de acuerdo con la leyes federales, no se probó tal difamación y que Blades estableció la verdad en su testimonio.

“Blades prevaleció en todas y cada una de las acciones que se presentaron en su contra. La posición de él fue la misma desde un principio y fue demostrada en todos los procesos que se vieron en el tribunal”, apuntó la abogada del cantante, Pamela D. González.

“Esta fue la última pata de todo el camino, pero el tribunal encontró que las expresiones del señor Rubén Blades fueron justificadas y que fueron la verdad”, sostuvo.

El cantautor, por su parte, quiso agradecer a las personas y sobre todo a sus admiradores, que le manifestaron su apoyo durante este tiempo.

“Ambos (en alusión a Morgalo y a Colón) fallaron en su intento de hacerme daño, como lo demuestra la realidad de los hechos”, indicó Blades a El Nuevo Día.

La defensa del ex Misnitro de Turismo de Panamá espera la determinación de una solicitud para que Morgalo reembolse los gastos por costas judiciales.

Saturday
Jun012013

¨Un Homenaje a la Vida¨, Mayo por la Vida. Diario el Mundo, Medellín (Colombia)


An homage to life
 Un homenaje a la vida 
Autor: Giselle Tatiana Rojas Pérez 
27 de Mayo de 2013
 
Con el concierto “Maestra vida” del panameño Rubén Blades culminó la programación de “Mayo por la Vida”, una iniciativa de la Alcaldía de Medellín. 


Foto: Angela Patricia Zapata 

Blades, quien fue ministro de Turismo de Panamá, expuso a sus seguidores que la sana convivencia en las ciudades está ligada al impulso de la cultura.

 

Tres horas le bastaron a Rubén Blades para hacer cómplices a los aproximadamente 38.000 espectadores que asistieron a su presentación el sábado en la noche en el Atanasio Girardot, de sus posturas sociales de paz y de reconciliación.


Él le trajo a la ciudad un valioso mensaje de Noviolencia, motivó a sus seguidores para que no perdieran la esperanza y para que hagan respetar su vida y la de los demás. 


Por esto, el contenido social fue el principal factor del espectáculo que tuvo como invitados especiales a los maestros de la ciudad.


Medellín se comportó a la altura del máximo exponente de la salsa latina. Los asistentes al show corearon cada una de las canciones que cantó Blades y fue evidente que el público quedó complacido con el concierto.


El respeto, el amor y la sana convivencia fueron los protagonistas de los éxitos que interpretó el panameño, quien se subió a la tarima acompañado de veinte músicos.


“Hoy es necesario trabajar desde la cultura a favor de la Noviolencia”, le dijo Blades al público medellinense.


La canción “El cantante”, que el artista compuso especialmente como un homenaje al fallecido Héctor Lavoe, fue la más aplaudida por la audiencia. 


“Amor y control”, “Prohibido olvidar”, “Creo en ti”, “Buscando guayaba”, “Decisiones” y “Plástico”, fueron otras de las interpretaciones que Blades le dio a los asistentes.


“El mundo cabe en una canción” fue el acto que abrió el concierto del panameño, el cual contó con la participación de los artistas locales Canto Alegre, Piso 21, C15, Estación Caribe, Yina y Zona Prieta, entre otros.

 

 

Balance de “Maestra vida”

Juan Fernando Mosquera, director de “Mayo por la Vida”, dio un parte de confianza y de tranquilidad con el concierto, porque según relató, la gente entendió y compartió el mensaje que tenía la Administración Municipal con respecto a la Noviolencia.  


“No hubo un solo incidente qué lamentar, ni riñas, ni problemas que estuvieran en tono contrario a lo que se quería con ‘Mayo por la Vida’. La gente sabía que no íbamos a dejar vender alcohol, y de hecho los vendedores que lo estaban haciendo, fueron expulsados del Estadio”, declaró Mosquera.


Para él, esto es la confirmación de que la ciudad puede realizar grandes espectáculos con el talento local, ya que el montaje del show y la logística estuvieron a cargo de personal de la ciudad.


También, relató que el Atanasio Girardot debía ser  entregado hacia las 8:00 de la mañana de ayer, y la Administración local lo entregó en perfecto estado a las 5:30 de la mañana.

Sunday
May262013

TRIBUNAL FEDERAL DESESTIMA CASO DE DIFAMACIÓN CONTRA RUBÉN BLADES

San Juan, Puerto Rico, Lunes - 20 de Mayo de 2013 – Llega a su fín. El Tribunal de Distrito Federal en San Juan, Puerto Rico desestimó la Demanda por Difamación presentada por Roberto Morgalo contra Rubén Blades después de escuchar la evidencia en el juicio celebrado el pasado 11 de febrero de 2013.

 

Roberto Morgalo, quien era el presidente de la compañía Martínez, Morgalo & Associates, LLC, demandó a Blades por unas expresiones hechas en conferencia de prensa luego de que Willie Colón acusara a Blades de deberle dinero, cuando entonces Blades servía como Ministro de Turismo en Panamá.  Blades fue citado diciendo que los agentes artísticos de Colón y Blades habían malgastado el dinero de sus honorarios por el concierto Siembra que se llevó a cabo en Puerto Rico en el año 2003, y que le habían “robado” a ambos.  

Morgalo sostuvo que tales expresiones tuvieron el efecto de dañar su reputación.  Entre varias defensas, Blades alegó que las declaraciones eran sustancialmente ciertas.

El juez federal Bruce J. McGiverin decidió a favor de Blades, encontrando que la empresa que dirigía Morgalo en efecto recibió el dinero de los artistas y los usó para pagar deudas de la empresa sin permiso. El Tribunal, de paso también encontró que las expresiones de Blades no tuvieron impacto en la reputación de Morgalo en la industria. 

En mayo de 2007 Willie Colón demandó a Blades alegando que este le debía $ 115,000.00 por los honorarios del concierto “Siembra” de 2003.  En junio de 2008, Blades prevaleció al demostrar que fue la firma de Martínez, Morgalo & Asociados, en calidad de agentes artísticos comunes de ambos, quienes se apropiaron indebidamente del dinero y dejaron de hacer los pagos. El Tribunal ordenó a la compañía Martínez, Morgalo & Associates, LLC, pagar más de $ 133,000.00 a Blades, pero este dinero aún no ha sido pagado.

Después de tres años de litigio, en Mayo de 2010, Willie Colón retiró su caso contra Blades a una semana de iniciar el juicio en su fondo. Colón afirmó que había llegado a acuerdo extrajudicial con Roberto Morgalo en el que se daba por satisfecho. Rubén Blades nunca pagó suma alguna a Willie Colón, sino que fue Willie Colón quien tuvo que rembolsar a Blades casi $ 10,000.00 en concepto de gastos legales.

La demanda por difamación de Morgalo había sido desestimada en un principio, pero el Tribunal Apelativo en Boston ordenó que el caso fuera reinstalado para que Morgalo tuviera su día en corte.

El juicio finalmente se celebró en el pasado mes de febrero 2013 y en el  Morgalo se negó a declarar. El Tribunal falló a favor de Blades basado en la defensa de la veracidad de sus expresiones.  Con la sentencia emitida finaliza el caso que había estado consolidado con la demanda de Willie Colón.  Al presente no existen demandas ni reclamaciones pendientes contra Rubén Blades.

La licenciada Pamela González, del Bufete Roberto Corretjer Piquer, representó a Blades en todos los pleitos.


___________________________

COURT DISMISSES DEFAMATION CLAIM AGAINST BLADES

 The Federal District Court in Puerto Rico has dismissed the defamation suit filed by Robert Morgalo against Ruben Blades after hearing the evidence at trial.

Morgalo, who was the president of Martínez, Morgalo & Associates, LLC, had sued Blades over a May 2007 press conference in Panamá where Blades was quoted saying that he and Willie Colón had been “robbed” of their Siembra Concert fees in 2003.  Among several defenses asserted by Blades was that his statements were substantially true.

Magistrate Judge Bruce J. McGiverin decided in favor of Blades, finding that Morgalo’s company accepted Colón’s and Blades’ performance fees, used the money to pay the company’s debts without permission, and still has not paid the artists.  The Court also found that “the impact on Morgalo’s reputation in the industry would be the same.”

In May 2007 Willie Colon sued Blades claiming Blades owed him $115,000 from the 2003 Siembra concert in Puerto Rico.  In June of 2008, Blades prevailed in proving that it was the firm of Martínez & Morgalo, acting as joint agents, that misappropriated the funds.  The Court ordered Martínez & Morgalo to pay Blades over $133,000, but this money has not been paid to Blades. 

After three years of litigation, in May of 2010, Willie Colón dismissed his claims against Blades one week before the start of trial.  Colón claimed he had arrived at an out-of-court-settlement with Robert Morgalo. Blades never settled or paid Willie Colón any amount, but Willie Colón was ordered and paid Blades almost $10,000 in court costs. 

Morgalo’s defamation suit had been dismissed earlier, but the Court of Appeals reinstated the case finding that Morgalo should be allowed to prove his case.  Trial was finally held in February of 2013 and Morgalo refused to testify.  The Court has now dismissed the defamation claim with prejudice based on the defense of truth established by the evidence presented by Blades.   There are no current lawsuits pending against Ruben Blades.

Attorney Pamela González, of Bufete Roberto Corretjer Piquer, represented Blades in all lawsuits.


Thursday
Apr042013

Whose success?

Carta de Rubén Blades al Editor de The New York Times, publicada el 4 de abril de 2013

To de Editor:

Tom Carson’s review of Clive Davis’s “Soundtrack of My Life” (March 17) states: “As the head of Columbia Records in the 1960s, he discovered, among others, Janis Joplin.” Record executives do not discover artists: they stumble upon them. Not even Christopher Columbus would have had the chutzpah to claim he “made” America.

Undisputedly, Davis contributed to making such talents publicly known. But at whose expense? Joplin probably never received her fair share of royalty payments and may never have owned her masters; nor is it likely that her family inherited the full financial fruits of her work.

These usually go to people who can’t sing, can’t write, can’t play and yet end up millionaires, while true artists, like Rodriguez, end up broke and ripped-off.

That record executives step forward to usurp credit for artists’ success is not uncommon. More disconcerting is that their self-serving accounts are considered worthy of review in your pages.

Rubén Blades
New York, April, 2013

The writer is a Panamanian musician, actor and political activist who has won numerous Grammy Awards.

 


 

 

 


 

Saturday
Feb232013

Berklee World Strings - Buscando Guayaba