BUSQUEDA

Disponible en iTunes y Amazon
En formato CD en 
Gift WorldGran Morrison
Sanborns, Multiplaza (Ciudad de Panamá)
Papaya Music (San José, Costa Rica)
y através de Subdesarrollo Records

 

Próximas Presentaciones / Upcoming Concerts

Monday
Feb012016

Sobre la controversia de los Oscars; un comentario adicional

Me veo obligado a escribir una vez más acerca de las declaraciones hechas por el actor Will Smith, debido a las interpretaciones equivocadas que algunos medios han hecho de los comentarios expresados por mi hace algunos días. El enredo y desvío producidos al centro de mi argumento anterior, me obligan a referirme otra vez al hecho, por respeto a las personas que leen mis escritos.

1. Vale la pena aclarar que soy miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas desde 1994, creo. Algunos medios indicaron que no lo era. Lo soy y como tal, voto en los Oscars desde entonces. Además, soy miembro del Screen Actors Guild desde 1975.

2. No estoy criticando, ni atacando, a Will Smith. Es un buen actor y su planteamiento es razonable. Simplemente quise aprovechar la oportunidad creada por sus comentarios, para llamar la atención sobre otra realidad: la de otros grupos étnicos probablemente más afectados por la misma circunstancia. Will Smith es una súper estrella, no hay duda sobre eso, y también es cierto que para llegar allí tuvo la oportunidad de tener acceso a roles de calidad que le permitieron desarrollar su talento. La mayoría de actores y actrices latinos o asiáticos no tenemos esa oportunidad. 
 
3. Desde mi punto de vista, el problema no es solo producto de la discriminación racial. Es un problema de inclusión de la diversidad, en su conjunto, como es el aspecto cultural. Si el ámbito de la discusión no es ampliado, continuará pareciendo un conflicto entre actores blancos y negros norteamericanos. La exclusión deliberada de latinos, por parte de la industria del cine estadounidense, obedece a una razón cultural, no racial. Los actores latinos, reflejo de la mezcla racial latina, somos blancos, negros, asiáticos, indígenas, así como personas de todas las religiones del mundo. Somos un grupo pluricultural y pluriétnico. Si consideramos esta particularidad, vemos que un actor negro norteamericano tiene 100 veces más oportunidad de acceder a un buen rol, que la que tiene un actor negro latino. Un actor blanco norteamericano tiene 200 veces más oportunidad de acceder a un buen rol que un actor blanco latino. Esto no es producto de la discriminación racial. Culturalmente se nos excluye por considerarnos diferentes a la población norteamericana promedio, sin entender que nuestro porcentaje dentro de la población de los Estados Unidos nos convirtió en el grupo minoritario mas grande, hecho que obliga a cualquier análisis a reconocer el valor de nuestra presencia y de nuestras contribuciones al diario acontecer nacional. Nuestra cultura forma parte vital de la realidad del país, pero se considera como algo exótico.

4. Esta situación de discriminación cultural que sufrimos se ha prolongado en Estados Unidos porque los latinos tendemos a comportarnos como tribus y no como una sola fuerza cultural. Actuamos siempre como dedos y casi nunca como manos, y por eso nos abusan. No articulamos argumentos, ni actuamos unidos, como uno solo. No ejercemos ningún tipo de presión contra los que nos estereotipan, o nos atacan. No reaccionamos ni nos defendemos como una sola cultura. De hecho, en la práctica ni siquiera protestamos. 

Esa pasividad nos perjudica.

5. Por ejemplo, una forma de protesta efectiva sería el boicot económico. Si todos los latinos en los Estados Unidos y en Latino América decidiésemos, por un mes, no comprar ciertos productos en Estados Unidos, o no ir al cine, la pérdida de ingresos determinaría la existencia de un poder capaz de afectar el interés de los que asumen las decisiones, y que nos relegan a un tercer plano irrespetándonos, ignorando nuestros aportes y capacidades. La pérdida de ganancias resulta para ellos mas dolorosa y sería un recurso mas efectivo para provocar un cambio en sus actitudes que el apelar a sus sentimientos, a su moral, o a sus escrúpulos. ¿Qué es lo que nos impulsa a ayudar a enriquecer a aquellos que nos odian y/o discriminan?

6. Si la Academia decidiera aumentar el número de minorías en sus filas, no alteraría en lo absoluto la actual discriminación por la diversidad racial y cultural. La Industria seguirá negando acceso a roles importantes, a los actores y actrices latinos capaces de interpretarlos. La exclusión continuará si no se atiende el discrimen cultural.

7. Debo dejar claro que no se trata de que nos hagan regalos, que nos den privilegios o dádivas. No estamos llorando, ni pidiendo lástima. Y tampoco estamos culpando a un solo lado del problema. Lo que estamos planteando es la necesidad de el acceso a roles que permitan expandir la imagen de los latinos en forma positiva y que puedan crear oportunidad para las nominaciones a premios, algo que actores latinos, asiáticos y de otras minorías no poseen hoy. No creo que alguien deba ser premiado por ser blanco, negro, o del color que seamos. Pero debemos ser tratados sin exclusión, dándonos oportunidades sin discriminación de ningún tipo, sin considerarnos solo como seres exóticos que no forman parte de la sociedad estadounidense actual, y que por lo tanto no merecemos ser representados en forma significativa en la industria del cine.

Espero que esta aclaración ayude a que se comprenda mi posición y propósito. 

Rubén Blades | Baja California, México, 30 de enero 2016

Sunday
Jan312016

Disponible en iTunes y Amazon
En formato CD en Galería AllegroGift WorldGran Morrison y 
Sanborns, Multiplaza (Ciudad de Panamá)
Papaya Music (San José, Costa Rica)
y através de Subdesarrollo Records

El nuevo álbum de Rubén Blades 
Premio Grammy Latino 2015
Mejor Álbum de Salsa

Nominado al Grammy 2016
Best Tropical Latin Album
 

 

Escribo estas líneas con entusiasmo y satisfacción, para referirme a mi nuevo disco, SON DE PANAMÁ. El título del álbum refleja mi eterna gratitud por ser panameño y mi complacencia al declararlo públicamente, una vez más. Pero además el álbum es de factura panameña en su totalidad, al igual que lo fue "La Rosa de los Vientos”, producido en 1996. Son panameños los músicos de la excelente Orquesta del Maestro Roberto Delgado, que me acompaña en el disco, así como también toda la parte técnica de la producción. 

Pero mas allá de lo obvio, una razón sentimental se sobrepone a cualquier otro argumento. Los que hemos trabajado en este álbum creemos en nuestro país y en nuestra capacidad, tanto individual como colectiva. El producto que presentamos a la consideración mundial lleva el sello de esa confianza y es el resultado de la disciplina y la entrega profesional, elementos fundamentales para competir exitosamente y obtener el reconocimiento y el apoyo popular, nacional e internacional. Es un trabajo que acredita la calidad del músico y arreglista panameño, y por tanto latinoamericano. Me complace manifestar una vez más que la Orquesta de Roberto Delgado, como se ha demostrado en innumerables conciertos en exigentes escenarios mundiales, reúne las condiciones necesarias para enfrentar cualquier desafío. Es una satisfacción especial el poder ser acompañado por una orquesta nacional de este nivel de calidad.

Gracias!

Roberto Delgado: dirección, bajo y coros, Luis Enrique Becerra: teclados, Juan Carlos "Wichy" López: trompeta,
Francisco Delvecchio: trombón, Carlos Pérez Bidó: timbales y coros, Avencio Núñez: trombón, 
Juan Berna: piano, Marcos Barraza: congas y coros, Raúl "Toto" Rivera: bongo y campana, Alejandro Castillo: trompeta, 
Idigoras Bethancourt: trombón, Ademir Berrocal: bateria y coros, Carlos Ubarte: sax barítono

Paso a describir brevemente cada una de las piezas de este nuevo disco.

1. Las Callesuna canción dedicada al sector popular, a todos aquellos que provenimos de barrios donde nuestros padres mueren sin haber gozado de cosas tan simples como vacaciones, y donde el honor y el sacrificio aun tienen significado. Soy de allí, de los que sobrevivieron; soy el hijo de Anoland. Este tema, grabado inicialmente como parte del disco Cantares del Subdesarrollo, es presentado ahora con un excelente arreglo de Roberto Delgado.

2. Caín es un tema nuevo que describe la terrible circunstancia del primer asesinato del mundo, según la Biblia. La canción plantea el tema de cómo reparar una acción que entraña un horroroso desenlace, para lo cual arrepentirse no resulta suficiente. ¿Cómo alcanzar la redención? ¿Es acaso posible?

3. Ojos de Perro Azul formó parte del álbum titulado Agua de Luna, grabado con la agrupación Seis del Solar, de muy grata recordación. Utilizando la base del arreglo original de Oscar Hernández, el bajista y director Roberto Delgado hizo ahora una versión para banda de metales, que en mi opinión le ha dado mayor fuerza interpretativa a la canción. El tema es una interpretación personal de un cuento corto del querido amigo "Gabo", escrito con su apoyo y permiso, y es un comentario al estado actual del mundo.

4. Vino Añejo, originalmente incluido en el disco La Rosa de los Vientos, es un tema del panameño Roberto Cedeño, uno de mis "amigos históricos”, excelente compositor y miembro fundador del grupo Los Salvajes del Ritmo, allá por los años 60. Esta canción fue muy bien recibida en Venezuela y esperamos ahora que la nueva interpretación vuelva a tener la recepción favorable que recibió hace 18 años.

5. Parrhesia,
 una palabra extraña, es un vocablo griego. Según Michel Foucault la parresia es el reconocimiento de la verdad como un deber moral, aunque produzca consecuencias no deseadas a quien la diga. Es preferir la verdad a la falsedad, es optar por el riesgo que entraña decir la verdad, en lugar de escoger la seguridad que ofrece el silencio; es aceptar la crítica y la reprobación en vez de la adulación y el halago. Estados Unidos, un país complejo, posee contradicciones políticas que son públicas y conocidas. A pesar de los obvios avances en áreas que resultaban imposibles de imaginar hace apenas 55 años, -del racismo en Little Rock, Arkansas, a un Barack Obama presidente- los fundamentos de su contradicción, lo que dice versus lo que hace, aun no han sido resueltos. El resto de América es usualmente ubicado por los analistas norteamericanos en una posición de inferioridad económica, moral y política, pero tal evaluación carece de veracidad histórica por ignorar hechos y basarse en interpretaciones sofistas y acomodos fariseos, formulas que varían de acuerdo con las percibidas y fluctuantes necesidades del "interés nacional” de la sociedad estadounidense. Como ejemplo de contradicción; aceptar la dictadura comunista en China por motivos económicos mientras se ataca la dictadura Marxista-Leninista en Cuba por conveniencias de su política domestica. 

Expresar esta opinión representa un ejemplo de Parrhesia que provocara ataques de la Izquierda y de la Derecha. 

Pero los hechos son, como definió John Adams, testarudos. No pueden ser cambiados por la pasión, ni por la inclinación de nuestros deseos. Por eso continuo defendiendo a la razón, "a pesar de los pesares".

6. Me Recordarás es un bolero del cubano Frank Domínguez, que ya había interpretado antes. No he grabado muchos boleros acompañado por una banda, pero me pareció que esta es una canción que se presta para el tipo de sonido de "Big Band" característico de los arreglos de Roberto Delgado

7. Olaya es el nombre de una joven vasca de San Sebastián, que trabajo como parte de la producción en una de mis giras Europeas.  Luego del último concierto, en San Sebastián, le pregunte su nombre al despedirme y respondió, "me llamo Olaya". Había titulado la canción originalmente, SORAYA. Pero el nombre Olaya, que me sonó mas cubano que vasco, me pareció adecuado por lo exótico. Le dije, “te voy a dedicar un tema” y ella, que sospecho me creía medio loco, me obsequio una de esas sonrisas que nos dicen, "no te vas a acordar". Olaya: tarde pero aquí está!

Creo que el coro principal de esta canción es uno de los mejores que he creado y en cierta forma es mi homenaje al gran cantante y compositor cubano Francisco Fellove, a quien tuve el honor de conocer en Panamá. Fellove fue el autor del excelente tema El Jamaiquino, canción poseedora de giros cromáticos completamente innovadores para su época.  Con un estilo único, combinaba elementos de "feeling" con los modos tradicionales de la música popular cubana y desafiaba la tradicional forma de cantar. Un "fuera de serie" es el Gran Fellove. En el se inspira el coro de Olaya.

8. La Caína es otra canción grabada originalmente con Seis del Solar en 1985, que tenía un excelente arreglo para vibráfono. Esta nueva versión adquiere un “swing” especial con la trompeta de "Wichy" López. En este mismo disco hay también otra versión del tema, interpretada por otro artista.

9. Otra Canción de Amor, del magnífico canta-autor panameño, Rómulo Castro, también autor de La Rosa de los Vientos. Escuché este tema en un disco de Rómulo, originalmente grabado por el propio Roberto Delgado, y me pareció excelente. No he cantado muchos temas románticos en mi carrera pero este me pareció de los más apropiados para incluirlo en esta producción. El soneo, "camino entre estrellas siguiendo tu huella y te encuentro esperando en el balcón" o algo así, es ejemplo de lo que ese arreglo hizo que brotara de mi. ¡Un tremendo número musical! ¡Un tremendo arreglo! Y muy bailable, como todo el álbum.

10. En Esa Casa es una canción que aborda el problema de la violencia doméstica, una transgresión inaceptable que ocurre en nuestras sociedades y que se ha recrudecido  en los últimos anos. En toda Latinoamérica, los casos de violencia contra la mujer van en aumento. En Panamá se han incrementado los casos de homicidio cuyas víctimas son mujeres. Igualmente hay otros tipos de violencia contra de la mujer, como no pagarles el mismo salario que se le paga a un hombre por hacer el mismo trabajo. La violencia doméstica afecta también a los niños, el sector de la sociedad con menos protección porque no votan y no poseen representación política, ataques que en muchas casos provienen de sus propios familiares, a lo cual también se suma el abuso sexual y sicológico del menor. Y ahora en las escuelas son perseguidos por el espectro del "bullying", la modalidad de abuso perpetrado por menores de edad contra menores de edad. La canción la he cedido a grupos que se dedican a hacer público el problema de la violencia doméstica en Panamá y de igual manera la ofreceremos a quienes la soliciten con tal propósito. Es un tema duro de escuchar. Cuando lo toqué por primera vez en vivo, la audiencia quedo en silencio total. Preferimos la parresía al silencio encubridor. Admitir que nuestra familia no es perfecta resulta difícil; hacerlo publico, doloroso. Pero guardar silencio es peor porque ayuda a que el abuso y la violencia continúen, sin final.

11. Teresa Batista es una composición original del panameño Jose "Pepe" Calderón. La escuché por primera vez hace más de 20 años, en Panamá. Con la venia del Dr. Calderón, hice algunos cambios a la letra original. Esta canción se me antoja una representación de una de las hijas de la señora del balcón de En Esa Casa. Esta es una de esas mujeres que logran evitar, con decisión e inteligencia, el mismo ciclo que alguna vez atrapó a su madre. “Para evitar los errores de su mamá”, dice la canción, y pienso yo, romper el silencio ante los abusos y no excusarlos nunca más.

12. El Perdón es una composición del también panameño Omar Alfano, un escritor de éxitos interpretados por los nombres mas conocidos del ambiente artístico internacional. Interpretar uno de sus temas es una distinción especial y para ambos representa un sueño cumplido. ¡Gracias Omar!

13. La Caína, interpretada en la versión de Medoro Madera, es otro sueño cumplido. Desde hace mucho tiempo, Medoro ha insistido en grabar conmigo algunos temas. Para satisfacerlo, y respetando su avanzada edad, decidí ofrecerle la oportunidad de cantar La Caína, que es interpretada por mi en otra parte de este CD. Debo confesar que la versión de Medoro es superior a la mía. Le prometí que dentro de poco finalizaremos el proyecto Las Cintas Perdidas de Medoro Madera, una serie de canciones con la formación de conjunto que Medoro grabó hace más de cuarenta años, y que recientemente han sido localizadas. Están actualmente en proceso de limpieza y adecuación al formato actual. Próximamente será anunciada la fecha de su presentación pública.

Espero que estas notas ayuden a comprender mejor este nuevo trabajo. Ojalá les guste y, por favor, recomiéndenlo a sus amistades. Es una producción de Rubén Blades para “bailar y gozar”, como dice Medoro Madera.

Muchas Gracias!

23 de Mayo, 2015



CRÉDITOS DE GRABACIÓN:

Roberto Delgado - bajo y coros
Luis Enrique Becerra - teclados
Juan Carlos "Wichy" López - trompetas
Francisco Delvecchio - trombones
Carlos Pérez Bidó - timbales
Juan Berna - piano
Marcos Barraza - congas
Raúl "Toto" Rivera - bongo, campana, guiro y maracas.
Ademir Berrocal - bateria
Carlos Ubarte - sax barítono

Músicos invitados:

Eduardo Pineda - piano
José Ramón Guerra - congas
Mayito Travieso - tres
Medoro Madera - voz


Arreglos y Producción: Roberto Delgado.
Grabado de mayo 2014 a enero 2015 en PTY Studios, 
Panamá por Ignacio "Nacho" Molino y Pablo Governatori, 
asistente Agustín Yonson.
Masterizado en Buenos Aires Argentina por Daniel Ovie.
Producción Ejecutiva: Rubén Blades
Diseño: Orosmán de la Guardia - orosman.com
Fotos de la orquesta: Luis Carlos García
Foto de Carlos Ubarte: Rodolfo Palomino

CRÉDITOS DE LAS CANCIONES: 

LAS CALLES (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado.)
CAIN (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado.)
OJOS DE PERRO AZUL (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado/Oscar Hernández.)
VINO AÑEJO (compositor- Roberto Cedeño/Arreglo: Roberto Delgado.)
PARRHESIA (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado. )
ME RECORDARÁS (compositor- Frank Domínguez / Arreglo: Roberto Delgado.)
OLAYA (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado.)
LA CAÍNA (version Rubén) (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado/Oscar Hernández.)
OTRA CANCIÓN DE AMOR (compositor- Rómulo Castro/Arreglo: Roberto Delgado.)
EN ESA CASA (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado.)
TERESA BATISTA - (Version Rubén Blades) (compositor-José "Pepe" Calderón/Arreglo: Roberto Delgado.)
EL PERDÓN (compositor- Omar Alfanno/Arreglo: Roberto Delgado.)
LA CAÍNA (versión Medoro Madera) (compositor- Rubén Blades/Arreglo: Roberto Delgado/Oscar Hernández.)

 

 

Friday
Jan222016

Will Smith y su boycott a los Oscars: A black motion picture superstar complaining about exclusion?

To whom it may concern
I find it troubling that the current complaints about possible discrimination or oversight resulting in fewer, or none non-white nominations for the 2016 Oscars, seem to concentrate only on black  performers. Latino performers are BY FAR the most neglected sector of the U.S. film and television industry.
Black participation has always been bigger in those fields and is, as experience shows, assured to exist. 
On the other hand, we latinos are still considered foreign goods.
The roles assigned to blacks are usually superior in stature as protagonists that those offered to latino actors. 
There are innumerable examples of this. Where is the outrage? Where is the solidarity with discriminated latinos?
How can a latino performer aspire to an award for excellence, such as an Oscar, if we do not receive opportunities to act in roles of importance? The latino community represents the BIGGEST MINORITY GROUP in many cities and states in this country. Yet we account for a low representation on current tv shows and films, and receive almost to  none attention from white AND black directors, producers, casting agents and studios, except when there is a need of a gardener, a whore, an illegal, a drug trafficker, a maid, or an idiot of sorts, usually in the lowest cast position and most likely to be killed, or made an example of, to benefit the white, or black star of whatever type of show it is.
It bothers me that the Academy reacts to perceived discrimination by seemingly concentrating only on what Spike Lee, Will Smith, or Jada Pinkett Smith correctly point out. While agreeing with their position, I would add this:
Hey, Spike! Hey Will!  not only blacks are being snubbed. Check the latino award scoreboard for the last twenty
years and tell me how many of us you've seen on that Oscar stage, presenting or accepting awards, as opposed to blacks. Oh, i'm sure we were at the Oscars, cooking the food you eat, cleaning the shit you leave behind, making sure everything runs smoothly, for the enjoyment of an Industry built as an exclusive and private non-latin domain. 
The bigger discrimination today, by film and television, is directed almost exclusively against the latino performer.
And this is not me crying over spilled milk. I'm one of the lucky ones working, but my experience has been that access to better roles is not something we can expect, because of our accent, or looks, or just for being latino. 
Numbers and facts do not lie. Check them yourselves. The Industry wants our cash but cancels our breaks by denying us a fair access to opportunities. Writers do not include us in scripts because the Industry has no interest in representing us as equal members of the American Society. First it happened to blacks. Now it is applied to latinos.
I have been a member of the SCREEN ACTORS GUILD since 1975. I joined because i was singing in tv commercials. This made it compulsory to join S.A.G. Today, many latino actors and actresses are not members of the Academy. How could they be? Extras can't expect it.  We are, however, members of the U.S. society and we support it in many ways, not just through hard work, but also by going to the movies and watching television. It could prove a more powerful boycott possibility, the importance of latino spending dollars, or votes, as this upcoming election might prove once and for all.
The issue is not just Will Smith not getting nominated for an Oscar for his fine performance in "Concussion". 
It also includes the fact that latinos don't remotely have access to the opportunities needed to achieve his possibility.  

Rubén Blades | Baja California, México, January 21st, 2016

 

Monday
Jan112016

Danilo, Patricia y el Festival de Jazz de Panamá, 2016

Una vez más, a pesar de todos los inconvenientes, el Festival de Jazz de Panamá le brinda a nuestro país y a sus invitados, una nueva oportunidad para apreciar el valor y la complejidad de este género musical. Panamá vuelve a convertirse en el centro de la atención mundial en el ambiente de la música erudita. Y la convocatoria dará como resultado, además, las becas y el acceso a excelentes programas de educación en renombrados centros de estudios musicales, para que jóvenes talentos panameños encuentren una oportunidad de crecer y prosperar en el difícil mundo de la disciplina musical.

Hace ya más de una década, Danilo Pérez y su esposa Patricia luchan y trabajan de manera tenaz y continua para lograr que estas oportunidades puedan seguir ofreciéndose. Hace un par de años participé en una de las ruedas de prensa locales, en las que se ofrecía la información de participantes y horarios para los programas y distintas actividades del Festival. En esa ocasión, compartiendo el podio con personas que representaban a la actual administración gubernamental del país, les escuché asegurar que el Festival recibiría el total apoyo del gobierno nacional, para contribuir a que el Festival pudiese continuar sin los sobresaltos económicos que sufre este noble esfuerzo
de Danilo y Patricia. Incluso se sugirió la creación de una Ley de la República, que sirviese para certificar la garantía de tal patrocinio gubernamental, no solo al festival sino a las artes como expresión de la cultura nacional.

Dos años después de las emocionadas promesas, los panameños hemos sido testigos de revelaciones que exponen la más ofensiva, desvergonzada y descarada corrupción jamás expuesta de forma pública, en la historia de la política nacional. Todavía no terminan de desvelarse todos los casos donde el dinero de nuestros impuestos fue utilizado para nutrir la falta de honradez de personas que afirman ser panameños, pero que no poseen el mínimo respeto o amor por la patria. Millones y millones de dólares fueron hurtados, despilfarrados, derrochados. 

Dos años más tarde, a menos de tres meses de la fecha de apertura del Festival de Jazz de Panamá, 2016, aún no se sabía si podría o no celebrarse, por las mismas dificultades de presupuesto que ha encontrado, una y otra vez, desde el primer año de fundado. No se creó la ley que garantizaría su continuidad, ni se han tomado las provisiones de parte del estado panameño, para garantizar mínimamente los fondos para su operación, que continúan obteniéndose con grandes dificultades entre los bondadosos patrocinadores comerciales del evento. Y aunque las cifras no son absurdas ni exorbitantes, todavía tanto Danilo como Patricia sufren la misma angustia que han tenido que afrontar año tras año, desde el exitoso inicio del Festival hasta el presente.

Preguntamos: ¿Hasta cuando se va a seguir castigando en Panamá a la gente noble, mientras se permite la impunidad a los sinvergüenzas? ¿Hasta cuando vamos a aceptar que nos roben, lo que nos hace falta para hacer labores como ésta, en favor de
la cultura y la posibilidad intelectual y espiritual de nuestra población, especialmente los mas jóvenes? ¿Qué tenemos que hacer para que en Panamá las buenas acciones no sean castigadas con la indiferencia cívica y/o la falta de apoyo oficial? ¿Que más necesitan hacer Danilo y Patricia, para que se les permita tener un mínimo de tranquilidad en su honesto, ejemplar y patriótico esfuerzo de organizar el Festival de Jazz de Panamá?

Rubén Blades | 11 de Enero, 2016

 


Thursday
Nov192015

SON DE PANAMA: GRAMMY LATINO 2015 | MEJOR ALBUM DE SALSA!

Agradecemos a la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación, a los que nos apoyaron y votaron por Son de Panamá como Mejor Album de Salsa 2015.
Este premio lo tomamos como un reconocimiento a la calidad de los músicos y profesionales panameños, en la cual la figura de Roberto Delgado como productor, arreglador y director de su Orquesta, con la cual se grabó Son de Panamá, es parte fundamental de este trabajo.
Grabado por técnicos panameños y en estudio de Panamá, es un disco totalmente hecho en nuestra Patria.

Muchas gracias!

Rubén Blades
New York
19 noviembre, 2015

Roberto Delgado recibiendo el premio Grammy Latino 2015 por el disco Son de Panamá

#‎LatinGRAMMY‬ 

Tuesday
Nov172015

REFLEXIONES EN TORNO A LOS ATENTADOS EN PARÍS

El brutal e inhumano ataque perpetrado por fanáticos fundamentalistas musulmanes en París, es un acto condenable, sin dudas o titubeos. No existe justificación posible para el asesinato de gente inocente. 
No podemos considerar, menos aceptar, que exista un "derecho a matar", ni podemos ser persuadidos por las excusas que encuentran sustento en la interpretación maniquea del valor e importancia de una religión. Tampoco aceptamos la intención de despertar simpatías invocando el argumento de pasadas injusticias, como explicación para lo indefendible. 
Tanto el 11 de Septiembre del 2001, como los asesinatos de Yitzhak Rabin y de Anwar Sadat y los crímenes y abusos cometidos contra la población judía, y árabe en el Medio Oriente, ejecutados por extremistas pro Israel, pro chiitas, pro sunita, o de la designación que sea, deben ser considerados como actos dirigidos a impedir la posibilidad de conversaciones y acuerdos que detengan el ciclo actual de violencia y que permitan crear el camino hacia una paz negociada. 
Los responsables por estos actos criminales deben ser repudiados, independientemente de la nacionalidad, creencia religiosa, o afiliación política que tengan ellos o sus víctimas.
Los hechos ocurridos en Francia son inaceptables, porque atentan contra todo principio de humanidad y no están sujetos a negociación con la razón. La discusión, por lo tanto, debe dirigirse a la consideración de algunos puntos que, o son ignorados a propósito, o pasan desapercibidos y terminan conduciéndonos a interpretaciones erradas, o falacias. 
Empecemos por aclarar qué es rebelión. 
Un ejemplo de acto rebelde fue la espontánea acción popular de protestas contra gobiernos del Oriente Medio ocurrida en el 2011, luego de la inmolación de Mohammed Bouazizi (*), en respuesta a la falta de atención de las autoridades tunecinas a su reclamo por una injusticia cometida en su contra. El tema del derecho a la rebelión, invocado ya tantas veces en el pasado con la pretensión de explicar actos terroristas, no es aplicable para lo que ha ocurrido en Francia. La acción de ISIS no se puede considerar como un legítimo acto de rebelión porque el acto rebelde está firmemente vinculado a la convicción del respeto al ser humano. El acto rebelde busca establecer un límite a lo que se percibe como un exceso, nace en contra de lo que lacera la libertad y seguridad del individuo. La naturaleza del acto rebelde es opuesta a la destrucción de otro ser.
El “ojo por ojo” no es un acto de rebeldía, es un acto de venganza y el acto de venganza dirigida de manera indiscriminada es un ejemplo de nihilismo.
El suicidio, utilizado por ISIS como una expresión política, es una acción nihilista, una negación de todo, incluyendo cualquier afinidad política o religiosa. Si el acto de rebelión es intrínsecamente una afirmación de vida, ¿cómo se puede aceptar la aplicación del terrorismo que extingue vidas inocentes, como una forma de reparación para una injusticia sufrida? ¿Acaso creando una nueva injusticia se redime la pasada? El acto rebelde procura la protección del individuo, defiende su derecho a la vida. El acto rebelde no busca aterrorizar; trata de establecer un balance de justicia, oponiéndose al abuso, para así producir una moderación que permita el desarrollo justo del ser. El acto rebelde es, en esencia, una gestión del optimismo.
La experiencia histórica informa que todo proceso revolucionario, iniciado por una rebelión que busca transformar el status quo, se origina como un intento para asegurar justicia y derechos humanos. Sin embargo, las revoluciones más emblemáticas de la historia reciente han terminado degenerando esa intención inicial, transformándose en gobiernos totalitarios, represores, en nombre de una ideología o de un argumento religioso. Se sustituye la noción del individuo y su razón, y se crea un concepto abstracto y totalitario, por el cual no se duda incluso en asesinar. Si bien es cierto que el concepto de libertad demanda límites, la violencia impuesta y la negación de libertad no consensuada bajo estos sistemas, acaban por desnaturalizar la justificación primaria del acto rebelde.
Las acciones de ISIS evidencian una actitud encaminada a lograr la destrucción de todo aquello con lo cual no comulga. Su tesis procura, sobre la sangre de sus acólitos, construir una historia nueva, definida por sus creencias, sus interpretaciones, capaz de ser impuesta a la fuerza al resto del mundo. Bajo esta nueva interpretación, la tolerancia que promueve el Corán solo podría ser aplicada después de la creación de un estado musulmán puro, para lo cual es necesario, según la visión extremista, destruir o eliminar todo lo que se considera impío. Sobre el resultado de tal exterminio, sostienen que nacería una nueva realidad: el estado musulmán global y el definitivo triunfo del Islam sobre el mundo.  La utilización del terrorismo como método para crear una sociedad mejor no es nuevo. Precisamente en Francia, desde 1793 a 1794, durante los nueve meses que duró el periodo denominado "el reino del terror", muchas de sus figuras principales, como Robespierre, Danton y Marat, resultaron víctimas de sus propios excesos. Miles de personas murieron en la guillotina, o asesinados, o perecieron en cárceles, ¿y todo esto en aras de la libertad, igualdad y fraternidad?. 
Durante el reino del terror no existió respeto hacia el derecho del inocente, ni del acusado. El estado omnipotente determinaba y santificaba el caos y todo fue justificado con el argumento de que se intentaba establecer una sociedad más justa. Lo que resulto de esa supuestamente loable intención fue la violación total de la justicia y la mutación hacia la tiranía del argumento libertario. Y antes, en la Edad Media, existió la Santa Inquisición, con resultados igualmente condenables.
Los excesos de la fe provocan consecuencias tan execrables como las causadas por el totalitarismo político y se proyecta en dos planos: uno en el cual la obsesión religiosa alienta y explica sus actos y otro en el que pretende purificar  políticamente a través de la violencia. 
ISIS contradice la justificación del acto rebelde al proponer lo absoluto como ideal y al ejercer la violencia indiscriminada, asumiéndola como el motor político para el cambio social que procura. Es un claro ejemplo del tan discutido argumento sobre si el fin justifica los medios, expuesto por Maquiavelo hace ya siglos, reinterpretado y acomodado a cuánto propósito se antoje por pragmatistas, apólogos de la violencia, políticos y los que habitan en los extremos del argumento.
Vivimos en un mundo donde nuestras comunicaciones privadas son violadas diariamente por poderes que consideran necesaria tal intervención, en el supuesto de garantizar que episodios como el de París no se produzcan. Drones son utilizados para asesinar a individuos considerados peligrosos para la sociedad, que a veces equivocan su rumbo y destruyen bodas, escuelas u hospitales. Extremistas políticos  buscan la eliminación de culturas e ideas que no encajan con sus expectativas, compañías e intereses económicos a los que solo interesa el lucro, alientan acciones que ponen en peligro la salud de nuestro planeta. En el mundo de hoy, los más somos rehenes de los oscuros propósitos de los menos.
Ante este escenario de peligro, quizás las preguntas que más exigen aclaraciones, sean éstas: ¿Acaso el fin realmente justificará los medios? ¿Quiénes determinarán la justicia o injusticia de las acciones y de las reacciones, una vez roto el balance entre el orden social, el acto de rebelión y la necesidad de organizar una mejor realidad posterior? ¿Quién definirá qué es moral y qué no? ¿Quiénes ganan o pierden?
Acciones como los asesinatos de París, actos concebidos y organizados disciplinada y deliberadamente no por locos, si no por gente que se considera la propietaria de la razón, confirman lo enferma que está parte de nuestra sociedad global y además presentan la horrorosa posibilidad de un contagio, que puede  enfermar y producir el derrumbe de nuestra democracia, convicción en la justicia, en la igualdad, en la oportunidad y consideración para todos, bajo un sistema de leyes. El riesgo que también corremos hoy es que en el afán de proteger nuestra estructura democrática de la acción terrorista, utilicemos precisamente los métodos que censuramos, y que tal hecho termine provocando la desaparición del sistema democrático, de nuestras libertades y de nuestro derecho a la rebelión.  
Paradójicamente, el fin de esa facultad, bajo el alegado propósito de contener al terrorismo, determinaría el triunfo del totalitarismo sobre la libertad y sobre los individuos. La aceptación del argumento de  la acción nihilista como indeseable pero necesario preámbulo a la creación de un mejor mundo, es una tesis que ha sido defendida por Robespierre, Hitler, y ahora por grupos como ISIS. Pero también ha sido pragmáticamente aplicada, aunque no de manera consistente, por sociedades democráticas. Entre estos ejemplos esta el caso de la utilización del poder atómico en Hiroshima y en Nagasaki por los Estados Unidos durante la segunda guerra mundial.
Un acto desprovisto de moral, pragmáticamente decidido y aplicado, "por el futuro bien común".
¿Acaso el fin justificará los medios? Esa es la pregunta del siglo XXI, y no solo para grupos como ISIS: también para nuestras sociedades democráticas y para los habitantes del planeta.
La respuesta, pienso, determinará el futuro de nuestro planeta y el de la libertad del individuo. Evadir la consideración del punto, por espinosa que resulte la discusión del tema, representa un peligro para todos, tan real y escalofriante como los horrorosos actos que hoy lastiman el alma de Francia y que afligen y preocupan a la comunidad mundial.

Rubén Blades | New york, 17 de noviembre, 2015 


(*) Artículo sobre las primeras rebeliones en el norte de África y Medio Oriente, escrito en 2011: ¨La Ceniza de la Esfinge¨ 
Saturday
Nov142015

SOBRE EL CASO DE LEOPOLDO LÓPEZ

La reciente declaración hecha por el fiscal Franklin Nieves, una de las figuras principales en el proceso contra el líder opositor Leopoldo López, ha provocado todo tipo de reacciones, en lo interno y en lo externo de Venezuela. La mayoría de las opiniones se ubican, como es de esperar, dentro de los parámetros o sesgos políticos del emisor. 

Quienes apoyan al presidente Maduro alegan que el fiscal es un "vendido" a la oposición y al imperio. Los que apoyan al dirigente López afirman que la confesión prueba lo que han denunciado siempre: que en Venezuela la justicia no existe pues todo el sistema jurídico está comprometido con el desgobierno actual.

En este especial escenario, cualquier duda sobre la realidad de lo ocurrido tiene asidero, así sea expresada con claros ribetes de proselitismo. Resulta imposible el no preguntarse, ¿por qué este fiscal accedió a participar en lo que hoy asegura fue una farsa? ¿Por qué no la denunció como tal, y la detuvo, durante el mismo proceso? ¿Por qué esperó el final para entonces públicamente lamentar su participación en lo actuado? Estas interrogantes alimentan y dan espacio a las declaraciones del gobierno venezolano, indicando que el Fiscal Nieves ha sido "comprado" por la oposición. El que ahora aparezca en Miami, aparentemente patrocinado por elementos públicamente identificados como opositores del presidente Maduro, alienta sospechas de que, efectivamente, su dramática voltereta fue alentada por ofertas pecuniarias propuestas por enemigos del Chavismo, o por "el Imperio".

Por la otra parte, es absurdo el considerar que en la Venezuela de hoy existen garantías procesales, menos en los casos en los que se ventilan denuncias contra los que son considerados hostiles, o contrarios a la política impuesta por la actual administración. Independientemente de la opinión que se tenga sobre el dirigente Leopoldo López, el fallo que lo condena a trece años de cárcel, nos luce una decisión traída por los cabellos e injusta. Sus derechos procesales fueron violados. El delito que se le imputa jamás pudo ser probado efectivamente y la denuncia del Fiscal Nieves, agregada a la aclaración de una funcionaria gubernamental, declarando que nunca afirmó que efectivamente se había probado la culpabilidad de López, nos indican la evidente comisión de un exabrupto judicial.

Repito las preguntas esenciales:
1. ¿Por qué razón ese fiscal, que hoy acusa al gobierno, aceptó inicialmente servir a la injusticia, traicionar su condición de servidor público y prestarse a la farsa judicial que hoy denuncia? 
2. ¿Qué lo llevó después a revelar públicamente la trama de la que fue parte y así exponerse a las posibles consecuencias? 
3. ¿Cómo aparece de pronto en Miami y que relación previa existió entre él y la oposición al gobierno?
4. ¿Fueron dos los fiscales en el caso del Ministerio Público contra Leopoldo López. ¿Qué comenta el otro fiscal sobre la situación? ¿Qué opina de su colega? ¿Cómo considera el fallo, expresado por los dos, hoy?
5. ¿Cree el gobierno del presidente Maduro que no es necesario explicar más objetivamente el súbito cambio de postura de una de las figuras mas relevantes en el juicio contra el opositor? 
En mi opinión, el público merece una explicación razonada, no la simple descalificación expresada por Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, quien calificó a Nieves como un maleante que siempre fue simpatizante de la oposición. Difícil es concebir que, con un gobierno chavista de más de 15 años continuos en el poder, todavía exista algún trabajador público al que le sea permitido permanecer en su puesto luego de haber sido identificado como hostil al régimen, o como simpatizante de la oposición, mucho menos cuando se trata de alguien a quien se decide encargar la tarea de probar, en un juicio público, la culpabilidad de un acusado con un perfil como el del Sr. Leopoldo López.
6. ¿Y qué piensa hacer ahora el Sr. Capriles? ¿Repetirá su posición de no elevar el perfil político de Leopoldo López, su serio rival por la candidatura presidencial dentro de la oposición?
Su negativa a participar en la actividad convocada por su principal rival político sugiere una respuesta al porqué la llamada oposición en Venezuela está fraccionada, no se consolida, ni logra convertirse en la auténtica vocería del malestar nacional. A menos que existan razones que desconocemos, la decisión asumida por Capriles de no a sumarse a la marcha en Caracas reforzó la impresión de que la oposición está definida por intereses personales y politiquería y no por un deseo real de cambio y de inclusión, o de una preocupación legítima por la nación y la sociedad. El sector popular, a pesar de su desagrado y desencanto por la situación de inseguridad y zozobra que vive el país, no encuentra razones para apoyar de manera más decidida a un grupo que no parece saber cómo demostrar solidaridad entre sí, mucho menos cómo proyectarla hacia el sector popular y ante los que desconfían de la expresada pureza de sus motivos, por asimilarlos a la pasada e ingrata experiencia producida por regímenes adeco-copeyanos ineficientes y corruptos.

El desgobierno, entre tanto, explota estas evidentes muestras de politiquería y las utiliza para crear entre el pueblo una distracción que justifique lo que su notoria incapacidad produce. La utilización emocional del argumento populista ha llegado a extremos risibles. ¿Cómo es posible que el presidente Maduro y sus acólitos responsabilicen por su desastre administrativo a la oposición, cuando ésta no posee el poder político, ni la capacidad decisiva, ni cuenta con el poder coercitivo del Estado? El argumento del presidente Maduro crearía una paradoja política: aunque representa al gobierno electo en Venezuela, una y otra vez afirma que su ejercicio del poder se ve constantemente bloqueado, o impedido por la oposición. Examinado el razonamiento vemos que solo podría ser cierto si se probase que otra superior capacidad política efectivamente es la que manda, administra y controla al país. La falacia convierte a la oposición en responsable por la inflación, la inseguridad pública, la ausencia de alimentos, la mala administración de los recursos nacionales, el endeudamiento masivo, la inseguridad jurídica, la devaluación del Bolívar, el enredo de las tarifas de cambio, el pesimismo nacional, e incluso, en un país bajo la constante vigilia de sus servicios de inteligencia, en un organismo capaz de influir en fiscales nombrados bajo el control del Chavismo que primero acusan, llevan a juicio y condenan a opositores para luego retractarse y denunciar públicamente lo actuado como una farsa. ¿Quien, racionalmente, puede admitir -sin sonreír- semejante explicación?

Resulta fácil responder algo que no nos gusta, ridiculizando, o atacando a quien lo dice, en este caso un fiscal que primero fue sí y después fue no. Lo difícil es asumir, como aparentemente ha decidido el gobierno venezolano, que una simple descalificación pública resulta suficiente para explicar lo ocurrido, sin una investigación imparcial que exponga las causas y las razones que nos ayuden a comprender claramente los hechos, y sus antecedentes.

Como indiqué antes, tampoco resulta aconsejable el creer a ciegas en la retractación de un fiscal que alega haber sido obligado por un gobierno a traicionar su integridad y que, tras de su público acto de contrición, aparece ahora exiliado en Miami bajo el presunto amparo y patrocinio de fuerzas conectadas al -demasiado amplio- paraguas denominado anti-chavismo. El punto es que el Fiscal Nieves, de ser cierta su declaración, es el que merece estar preso y no Leopoldo López. El admitir su culpa no lo exime de las consecuencias legales por su acto. Tiene muchas cosas más que aclarar pero pareciera que la necesidad de explicar lo ocurrido detalladamente esta siendo oscurecida por la aparición de nuevos y más frescos escándalos.

Hoy el resto del mundo, testigo de las pasadas metidas de pata del Ejecutivo de Venezuela, continúa esperando, con la respiración contenida, el momento en que a su representante máximo, el Presidente Maduro, finalmente se le suba a la cabeza algo más que su afectada ampulosidad. Por Venezuela, esperamos que sea el cerebro. Leopoldo López no merece el fallo que lo priva de su libertad.

Rubén Blades | New York, 30 de octubre, 2015

Sunday
Sep272015

REPORTAJE EN GOLDEN GLOBE AWARDS | THE DAILIES | THE HOLLYWOOD FOREIGN PRESS ASSOCIATION®

Ruben Blades as Daniel Salazar in Fear The Walking Dead

Ruben Blades: "Panamá Va A Dar Muchas Sorpresas En El Futuro"

 

Las nuevas generaciones lo están descubriendo gracias a su papel en Fear the Walking Dead, la serie en la que encarna al preocupado padre de familia Daniel Salazar, pero para quienes conocen su trayectoria, Rubén Blades es una leyenda del cine y de la música. Quien llegó siendo muy joven a Estados Unidos desde su nativa Panamá con un título bajo el brazo y muchos sueños, pronto conquistó Nueva York con su ritmo y sus canciones, debutando en el cine como actor cuatro décadas atrás con The Last Fight, en la que encarnó a un cantante convertido en boxeador. Desde entonces ha mantenido una presencia constante en Hollywood con películas como Crossover Dreams, The Milagro Beanfield War y Color or Night. Blades, pronto será visto en Hands of Stone, la biografía de su compatriota Roberto "Mano de piedra" Durán que protagonizan Edgar Ramírez y Robert DeNiro.

Suele ser bastante selectivo a la hora de trabajar como actor. ¿Qué lo llevó a aceptar el papel de Daniel Salazar en Fear the Walking Dead?

Rubén Blades: No es fácil obtener roles interesantes a mi edad y menos en series importantes. El arco del personaje es complicado y como actor me pareció interesante. En toda mi carrera jamás he interpretado a alguien como el Sr. Salazar.
 
¿A qué atribuye el éxito mundial que ha tenido la predecesora de esta serie, The Walking Dead?
 
Rubén Blades: El éxito de la serie, me parece, está fundamentado en la manera como sus personajes son desarrollados. La audiencia se ve representada en ellos. Por otro lado, la temática de que hará la humanidad frente al desplome de sus instituciones y paradigmas morales es una pregunta que nos hacemos todos.

¿Cree que es puro entretenimiento o que los zombis representan algo más para la audiencia?

Rubén Blades: Los zombis representan para la audiencia peligros, problemas y crisis reales. Ellos sustituyen a estas crisis existenciales, reales o figuradas, y a la vez que nos entretiene nos libera ansiedades.
 
¿Cual es su relación con los zombis?
 
Rubén Blades: Ninguna.

¿Le gusta el género?

Rubén Blades: Me parece interesante como metáfora.
 
Su compañera de reparto en la serie, Patricia Reyes Spíndola, tiene también una larga trayectoria en el cine mexicano y suele trabajar con Arturo Ripstein. ¿Cómo ha sido el trabajo con ella?
 
Rubén Blades: Es profesional, llega preparada, hace observaciones inteligentes, tiene buenas sugerencias, apoya a sus compañeros, entiende la escena, tiene sentido del humor. Es una actriz muy solida y excelente persona.
 
¿Le parece importante que los productores de la serie le hayan apuntado directamente a la audiencia hispana?
 
Rubén Blades: Lo importante es que en una serie que se realiza en Los Ángeles hayan reconocido la diversidad que existe en esa ciudad y la representen a través de la familia Salazar. Es además una consideración astuta, al integrar a mercados extranjeros que podrían apoyar la serie por verse representados en ella a través de estos personajes 
 
¿Qué nos puede contar sobre Hands of Stone?
 
Rubén Blades: Estoy como todos esperando a ver cuándo sale. Me informaron que la adquirió Harvey Weinstein, el de Miramax y, de ser cierto, es importante pues ese señor es uno de los más hábiles operadores a la hora de dar publicidad a sus películas y tiene mucha influencia en Hollywood y en los mercados internacionales del cine. Edgar Ramirez hizo una excelente presentación, DeNiro creo que podría ser nominado por su trabajo y, en general, la película creo que tendrá un buen recibimiento de audiencia. Pero me parece imposible producir un consenso cuando se presentan esfuerzos biográficos en el cine. Siempre hay críticas y ataques, gente que dice "¿Por qué no está fulanito?", "Eso no fue así, fue asá", o, "Él no hablaba así". 
 
Lleva 4 décadas trabajando como actor hispano en Hollywood. ¿Diría que esta es la mejor década de todas para nuestra comunidad? 
 
Rubén Blades: Creo que con las mega producciones que vienen este año con actores de origen latino como principales, Oscar Isaac (Star Wars), Edgar Ramirez (Hands of Stone y Point Break) y con mi participación en una serie de TV que ha creado records de audiencia, este año resultará especial, para los que estudian la participación latina en cine y televisión.
 
¿Qué es lo que le da actuar que no le da la música?
 
Rubén Blades: No controlo el proyecto. En la música escribo letra y melodía y ejecuto. En el cine soy miembro de un grupo que interpreta la letra y trama de otro. Es importante de cuando en cuando abandonar el territorio de la comodidad y adentrarse en áreas desconocidas. Nos mantiene a todos evolucionando y aprendiendo cosas. La educación es un proceso que jamás termina. Me gustan los riesgos que producen conocimientos.
 
En los últimos años hemos visto un despertar del cine latinoamericano, y se han generado industrias en países que nunca la tuvieron, como Chile y Uruguay. ¿Qué es lo que cree que hace falta para que ocurra algo así en Panamá? ¿Cree que es posible?
 
Rubén Blades: En Panamá ya está ocurriendo. Panamá va a dar muchas sorpresas en el futuro, en la producción de cine y documentales. Tenemos muchísimo talento, el potencial es enorme y la manera de pensar de los creadores es original, plantea una voz panameña, en imágenes y trama, aportes originales que es lo que necesita el cine.
 
¿Qué fue lo que aprendió siendo ministro en Panamá?
 
Rubén Blades: Fue una experiencia única, la de servicio al país. Me hizo menos egoísta, mejor panameño, mejor persona, mejor ser humano. Y subraya mi afán de ser consistente con lo que escribo, lo que digo, lo que siento y lo que hago.
 
Gabriel Lerman

Monday
Sep072015

COMENTARIOS SOBRE PANAMA Y EL TURISMO, 2015

Con el debido respeto a los diversos actores del sector turístico nacional, presento algunas reflexiones en torno a factores que afectan el funcionamiento de este importante sector de nuestra economía, y que me parece son preocupaciones permanentes.

Uno de los primeros aprendizajes de mi gestión al frente de la cartera de turismo en Panamá, fue la comprensión de la complejidad y fragilidad que caracterizan la actividad, como consecuencia de los múltiples factores que inciden en ella. Lo más valioso de ese aprendizaje es la certeza de que no se puede manejar el turismo sin un plan estratégico a largo plazo; de otra manera, está condenado al estancamiento o al fracaso. Aparte de nuestro manejo del Canal, la visión a largo plazo es algo que no hemos aprendido a considerar en Panamá de manera consistente. Nos hemos acostumbrado a improvisar y a dejarnos llevar por el impulso de los acontecimientos, sin pensar mucho en lo que va a ocurrir después. Es una de las características de nuestra "cultura de rumbo”, esa cultura de correr en vez de caminar, de reaccionar en vez de razonar, de movernos continuamente sin saber de antemano adonde llegar o por qué. Peor aún, cada nueva administración, por lo general, no continúa lo iniciado por la anterior o simplemente ignora lo propuesto por el otro gobierno, basado en el absurdo hecho de no poder adjudicarse la paternidad del éxito del proyecto en favor de su proselitismo político, o porque al continuar una estrategia determinada anteriormente, se elimina la posibilidad de otros “estudios y consultorías” que ofrecen la oportunidad de rebuscas y “comisiones”.

He leído comentarios que denuncian deficiencias y disminuciones de los ingresos relacionados con la actividad turística. Las alarmas van desde la queja por la aparente baja en la ocupación hotelera nacional, hasta la ausencia de personal debidamente entrenado para atender turistas. Ambos señalamientos no me resultan nuevos, mas bien son cíclicos. Los números oficiales reportando la cantidad de visitas al país en el 2015 no parecen reflejar una reducción del flujo de turistas. Sin embargo ello no descarta que, en efecto, los ingresos hayan dejado de aumentar, o que la expectativa de ganancias haya disminuido. Las razones para ello son múltiples y complejas.

Por ejemplo, si no hay suficientes productos para ponerlos a disposición del turista, éstos no harán el gasto; la incertidumbre o inconsistencia en la calidad de la oferta, o del servicio turístico, también constituyen elementos negativos que desalientan la compra; la desaceleración económica mundial significa turistas con menos recursos para gastar; apuntar la promoción turística hacia mercados menos productivos seria otra razón para una disminución; y finalmente, los pobres efectos de la promoción del país como destino, o la ausencia de ésta, puede provocar que los viajeros no encuentren una razón o argumento para considerar seriamente a nuestro país como un destino deseado, sobre todo en los mercados deseados por su mayor poder adquisitivo. 

Una de las acciones a las que dedicamos mayor tiempo y esfuerzo, junto con la Ley de Turismo, fue la creación del Plan Maestro de Turismo, un trabajo hecho con la debida calidad y apoyo profesional, que tomó muchos meses de consulta, estudio y planificación, y que dejó claramente establecidas las pautas a seguir para crear un desarrollo del potencial turístico nacional, a largo plazo y de manera sostenible. Pero al margen de ese Plan, existe la necesidad de que el propio cuerpo nacional, compuesto por promotores, empresarios, miembros del servicio público y la población misma, comprendan su responsabilidad colectiva en el desempeño y posibilidad del turismo, como fuente de ingreso de recursos para Panamá. 

La percepción de la realidad actual del turismo, según lo que he leído en los medios, me trae a la memoria algunos puntos fundamentales de la estrategia establecida en el Plan Maestro que, pasados seis años, deberían estar instalados y operando, de haberse respetado lo consensuado. Si no se continuó con el Plan, el fruto negativo no debe sorprendernos: significaría que continuamos improvisando. Y esto seria un error, atribuible no solo al sector público; el sector privado resultaría igualmente responsable por las consecuencias.

Comento:

1. El turismo, tiene que ser oficialmente reconocido como un factor económico vital, un factor estratégico de desarrollo que requiere prioridad y todo el apoyo de la estructura estatal para producir los efectos deseados. El turismo actúa como un eje económico transversal a todas las actividades y, de la misma manera, todas las actividades del país, privadas y publicas, afectan e inciden en su desarrollo o parálisis. Es imperativo que se conjugue el esfuerzo de todos los estamentos del Estado, con la colaboración del sector privado, para producir el efecto deseado. Los organismos afines al turismo, estatales y privados, deben operar coordinados como manos y no en solitario como dedos, y apoyar como prioridad los lineamientos planteados en el Plan Maestro de Turismo, que fue consultado nacionalmente y aprobado por el sector.

2. El desarrollo de la estrategia turística requiere de inversiones en todas las ramas administrativas. El MOP tiene que apoyar las recomendaciones establecidas en el Plan Maestro de Turismo y crear la infraestructura necesaria para que puedan producirse los resultados esperados. El MEF tiene que contribuir con los presupuestos necesarios, el Ministerio de Educación tiene que apoyar las necesidades educativas para crear el adiestramiento necesario y ayudar a complementar lo que ya hacen instituciones como el INADEH, AMPYME y otras, que deberían reforzar los planes en estas áreas, para la preparación de personal idóneo para la actividades directamente relacionadas con el turismo. El Banco Nacional de Panamá debería dedicar un porcentaje de sus ganancias a la creación de una cartera para préstamos con intereses blandos, que permitan que surjan nuevos emprendedores en pequeños negocios turísticos, tan necesarios para complementar los distintos productos turísticos existentes, y promover la creación de nuevos productos identificados por el Plan Maestro como necesarios, en las áreas identificadas como prioritarias por el mismo Plan. El sector privado deberá promover especializaciones en materia de servicio y garantizar salarios y espacios que permitan aumentar el interés de la población laboral por participar en el turismo. Los centros de enseñanza deben desarrollar currículos que estimulen y preparen a estudiantes en la materia y que sirvan para educar a través de ellos a sus familias, sobre la importancia económica, y también cívica, del turismo.

3. Se requiere la creación de la inversión, pública y privada, que permita producir paquetes turísticos atractivos y competitivos integrados. Continuamos en la creencia de que el mero atractivo turístico es un producto, listo para su explotación. Esto no es cierto. No es suficiente que exista el potencial; éste se tiene que desarrollar para convertirlo en un articulo competitivo, que pueda ser mercadeado y aprovechado de manera sostenida y exitosa. No veo en el país una explosión de nuevos productos o de una oferta más creativa. Taboga, por ejemplo, que representa una excelente oportunidad para el mercadeo turístico, permanece igual, no ha sido debidamente desarrollada. Nuestro turismo y su potencial aun se ve afectado por las fallas en el transporte público, las limitaciones en el servicio eficiente de infraestructuras que utiliza el turismo, como electricidad, comunicaciones, agua, etc. Las formas de movilización hacia el producto turístico del interior del país deben ser más efectivas, rápidas y seguras para que se produzca la correcta distribución de oportunidades para el sector, y con eso el crecimiento de la actividad de manera sostenida, con una derrama horizontal de dividendos y beneficios para la población.

4. Necesitamos aumentar y mejorar nuestra capacidad de servicio al turista. Guías, transportistas, personal de hoteles y servicios, todo debe mejorar. Nuestro servicio tiende a ser indiferente o inconstante en su eficiencia. Además, para extender la posibilidad de la oferta necesitamos ser fluentes en distintos idiomas. Pareciera que el sector se preocupa solamente por la construcción y habilitación de habitaciones de hotel, que desde luego son necesarias, pero también requieren de ciertos controles. Hemos señalado antes que los turistas no vienen a visitar hoteles, vienen a visitar el país y por lo tanto hay que esforzarse en crear más productos turísticos. Últimamente se escucha la queja del sector hotelero acerca de la sobre oferta de habitaciones. Probablemente porque no se planificó ni controló el aumento de habitaciones, de acuerdo a una racional expectativa del aumento de visitantes. Si se construyen hoteles sin la planificación debida, sin atender los números que indican las estadísticas, las expectativas de las campañas publicitarias programadas y las proyecciones mundiales del turismo, la capacidad de vuelos y líneas aéreas, la procedencia de viajeros y un sobrio cálculo del porcentaje de aumento de llegadas, es posible que algunos terminen por quebrar. Agreguemos a esto la natural ley de la oferta y la demanda, con su factor de competitividad de cada negocio, que determina el éxito o el fracaso. En esta realidad, habrá hoteles en quiebra, mientras que otros permanecen con buena ocupación. La competencia justa, así como los ganadores y perdedores, son características del mercado libre. Al final se impone el precio, la calidad del servicio y la imagen del establecimiento. Ningún gobierno del mundo, por sí mismo, puede garantizar el éxito turístico o la plena ocupación de hoteles de un país. Culpar solamente a la ATP por la imposibilidad de llenar los hoteles de Panamá me parece injusto y absurdo. Lo que si debe producirse es el acuerdo entre el sector público y el privado que permita formular una estrategia turística dirigida a elevar las tasas de ocupación hotelera, creando atractivos y campañas que ayuden a ese propósito, sobre todo en las llamadas "temporadas bajas". Pero al final del análisis, el mercadeo, precio, servicio y ubicación del establecimiento son elementos que definirán a los ganadores.

5. Se debe terminar, lo más pronto posible, la construcción del nuevo Centro de Convenciones de Panamá. Necesitamos ese recinto para poder ser competitivos en el renglón de Convenciones. El actual ATLAPA jamás cumplió su función cabalmente, no contó siquiera con una cocina capaz de servir a los usuarios de las exposiciones, por ejemplo. Tampoco posee el tamaño adecuado y sus facilidades resultan hoy obsoletas. Esa estructura debería re-acondicionarse y aprovecharse para convertirla en un Centro de Bellas Artes que permita llenar en parte el vacío y la improvisación reinantes en el área de la cultura en Panamá. Podría este centro de Bellas Artes convertirse también en un imán turístico, presentando talento nacional e internacional en programas y temporadas culturales con ofertas únicas, coincidentes con los periodos de "temporadas bajas" del turismo.   

6. Tenemos que garantizar que los fondos para la publicidad turística, nacional e internacional, estén disponibles y en posibilidad de ser utilizados oportunamente, con los puntos de inversión claramente definidos y explicados. Durante mi administración, cambiamos el sistema de licitación turística, que antes era cada año, por un sistema de licitación cada cinco anos, para garantizar el mantenimiento continuo de las campañas internacionales, lograr la fluidez y eficiencia del mensaje, y un mayor aprovechamiento de los recursos. Esto da tiempo también para que se prepare la nueva licitación y campaña, sin que se interrumpa la publicidad del destino en los mercados internacionales, algo que de ocurrir produce una pérdida de eficiencia en la comunicación internacional de la oferta, y da ventaja a nuestros competidores. Esa continuidad contribuyó a que Panamá creciera turísticamente entre el 2007 y el 2009, haciendo historia en el proceso y dejando la base organizada para su aumento. Sin publicidad oportuna, constante, imaginativa y efectiva, y el presupuesto adecuado, Panamá no podrá competir en los mercados turísticos. Las campañas publicitarias consistentes son vitales para la salud del turismo.

7. En la ciudad de Colón se debería aplicar el Plan para Desarrollo Turístico de Colón conocido como el Plan Harrison-Price, concebido en 1997, cuyas propuestas se pueden adecuar a los tiempos actuales. Cuando estuve en la ATP, llevé copias del Plan al Gobernador, Alcaldesa, CADE, Zona Libre, diputados y concejales de Colón. Expliqué por qué consideraba que este plan era posible y vital para Colón. No obtuve el apoyo necesario y, tal como ocurrió en tantas ocasiones, Colón se quedó sin oportunidades para mejorar. Valga mencionar que el Sr. Price, recientemente fallecido, fue junto con Walt Disney, el creador de Disneylandia, el parque original. Es increíble que hayamos ignorado una contribución como ésta, simplemente por egoísmos y por intereses creados, perjudicando a la población colonense, que permanece en condiciones desventajosas. El plan que el actual gobierno ha creado para Colón, podría haberse alimentado con el de Harrison-Price. Todavía hay tiempo para corregir errores. El problema de Colón lo definen las 15 cuadras de la ciudad y eso puede resolverse rápidamente, si existe voluntad.

8. Durante mi administración se hizo el estudio y plan necesarios para la reorganización efectiva de la institución, incluyendo las condiciones para su ingreso a la Carrera Administrativa, con los parámetros que establecían los méritos necesarios para ocupar el puesto e ingresar a la institución. Buscábamos crear un cuerpo burocrático especializado, acreditado por su capacidad, y no como producto de la corrupción civil y política. A pesar de haber dejado todo en orden para ser aplicado, el proyecto de la Carrera Administrativa fue abandonado por el gobierno anterior y también por el actual. Hoy, los mismos problemas de eficiencia del ayer continúan, paralizando y entorpeciendo la labor de las instituciones públicas nacionales en general. Acabemos con el clientelismo político. Definamos el número de burócratas necesarios para el eficiente desempeño de cada institución, exijamos exámenes de admisión, definamos el perfil para los cargos y especifiquemos las funciones a ser cumplidas. Apliquemos la Carrera Administrativa y con eso terminemos con una de las mayores oportunidades para la corrupción social, civil y política.

9.  Vuelvo a sugerir que no se permita que se eleve la ATP a Ministerio. Eso no agilizaría en absoluto el funcionamiento de la industria, solo robustecería la posibilidad para el clientelismo político, la corrupción, la mediocridad y la parálisis del sector.

Espero que estas reflexiones, que ofrezco sin malicia y sin propósitos ocultos, contribuyan positivamente a la presente discusión sobre el turismo nacional.

Respetuosamente.

Rubén Blades | Panamá, 30 de agosto, 2015 

                                                                                

Friday
Aug282015

TRUMPADAS

Walt Disney creó, hace ya muchas décadas, un personaje que inicialmente despertó mas antipatías que afectos: El Pato Donald. Su principal característica era su carácter iracundo. Cuando las cosas no eran del agrado de Donald, explotaba en un paroxismo de gritos y se expresaba utilizando un idioma que la gente normal no atinaba a comprender.

El Pato Donald me recuerda, mas allá de la coincidencia de nombre, a Donald Trump, el pre-candidato republicano a la nominación por la presidencia de los Estados Unidos de América. Existe una sola diferencia entre Donald Trump y el Pato Donald: el Pato Donald nunca ha usado pantalones.

El Donald humano se jacta de tenerlos, y bien amarrados, y como prueba de ello despotrica a diestra y siniestra contra cualquiera que tenga la osadía de contradecir sus opiniones, que son solo eso, opiniones y no programas de gobierno o propuestas concretas dirigidas a enfrentar responsablemente las complejidades que plantea la responsabilidad de la administración pública. En esto tengo cierto conocimiento, pues he llegado a ser candidato a presidente en Panamá, participando en un torneo electoral nacional, además de haber servido cinco años en un puesto público, expuesto al examen de tirios y troyanos. Considero que esa experiencia me proporciona la autoridad suficiente para opinar objetivamente acerca de lo que dice Mr. Trump, un fanfarrón con mucho dinero y un ego superior al producto interno bruto de su país. Su última payasada fue expulsar al periodista Jorge Ramos de uno de sus soliloquios “a la Donald” que hábilmente disfraza como ruedas de prensa. Igual que su homónimo, el Pato, Mr. Trump reaccionó expulsando a Jorge de su reino, pues se sentía incomodado por sus preguntas y, por supuesto, por su condición de miembro del equipo de Univisión, grupo mediático que fue uno de los primeros en reaccionar públicamente a sus insultos racistas. Aunque algunos opinan que el periodista fue quien provoco el incidente por no esperar su turno, o por un simple deseo de protagonismo, considero que su acción fue diriigida a presionar a que el Sr. Trump enfrentara su propio método de "bullying". O sea, recibió una dosis  de su propia medicina y reacciono con su habitual arrogancia.

Poco después le permitió a Jorge Ramos regresar, como si le concediera un salvoconducto, una dispensa para que pudiera hacer su trabajo, Eso, desde luego, en nada altera la fea imagen que Mr. Trump representa como político, 

Hoy, Estados Unidos tiene un presidente que luce como uno de los más inteligentes y bien intencionados que hayan existido en los últimos cuarenta años. Y vale la pena señalar que muchos de los planes de Obama, lo que deseaba hacer o intentó crear, ha sido destruido por el Partido Republicano representado por voceros como el Sr. Trump. No creo que estos obstáculos hayan sido producto solamente del racismo, que de hecho existe no solo en Estados Unidos si no también en América Latina. Esto es algo a lo que todos debemos poner atención.

Lo que ha obstruido los planes del presidente Barak Obama, es la oposición de ciertos sectores a que se realicen los cambios necesarios para crear una mejor y más justa sociedad. Así como Mr. Trump es un escalofrío en busca de un cuerpo, la gente que lo apoya, un segmento que aumenta cada semana después que exhibe su soberbia, nos debe causar mayor temor aún.

La verdad es que en Estados Unidos la lucha, por no llamarla guerra todavía, no es solo por dinero, si no también por ideas. Lo que se está discutiendo, solapadamente, es el tipo de sociedad que va a existir en ese país de aquí a veinte años.  Con su actitud, con sus generalizaciones, con un paternalismo que  pretende brindar una imagen de solidaridad, con su beligerante intolerancia, Trump representa a lo peor que existe en el noble país del Norte. Y aclaro que no son solo estadounidenses los que apoyan sus estupideces. También lo respaldan latinos, o descendientes de latinos, que hipnotizados por el éxito material de Donald, caen en el engaño en el que también cayó la gente que eligió en Panamá a un candidato millonario: que "los ricos no necesitan robar”. Sin ánimo de insultar a nadie, ese argumento es absurdo. La gente roba porque esa es su disposición, porque está en su carácter y porque lo que tienen nunca les parecerá suficiente. Esta es la principal característica de la codicia, no posee límite. Bernie Madoff, preso por la más grande estafa piramidal (Ponzi) jamás realizada en los Estados Unidos, administraba billones de dólares pero siguió hurtando, destruyendo el futuro de miles de personas, y de paso a su familia y a él mismo.

Criticar a Trump es como pegarle a un borracho por hablar idioteces. Simplemente no le demos la credibilidad que busca. Me parece que esta  satisfaciendo su ego con lo que hace. No lo veo realmente dedicado a ser un candidato serio y creo que cuando se acerque la hora crucial de transformar su alharaca y sus vagas generalidades en argumentos concisos y serios, se retirará de la campaña por incompetente. Seguro culpará a terceros, pero no llegará a la otra orilla. Entre tanto, se divierte y recoge la fama que su complejo necesita, y que lo hace creer que lo que dice o hace, importa.

Más escalofriante que él mismo, es descubrir cuánta gente encuentra en su postura el sustento de sus esperanzas, sin darse cuenta de que esto equivale a esperar del Pato Donald un diálogo pausado, racional y productivo.

Donald Duck fue creado para provocarnos risa. El otro Donald, tal como lo veo, está programado para causar daño.

Y eso si que no es cosa de risa.

Rubén Blades | New York, 27 de agosto, 2015 

Wednesday
Aug262015

El PILOTO DE LA SERIE FEAR THE WALKING DEAD

El piloto de la serie FEAR THE WALKING DEAD fue visto el Domingo por mas de 10 millones y medio de personas, según los números preliminares. El viernes las cifras serán mas exactas y seguramente aumentaran, cuando se incluyan los televidentes que sintonizaron no la primera transmisión sino la segunda o tercera.
Estableció el récord de mayor sintonía para el debut de un programa en la historia de la televisión de los Estados Unidos. Además registro otro récord al establecerse que casi siete millones de los televidentes estaban comprendidos entre las edades de los 18 a los 49 anos, la demográfica mas deseada por los anunciantes.
Varios amigos me escribieron diciéndome que se habían quedado esperando mi aparición. El personaje que interpreto, Daniel Salazar, aparece a partir del primer episodio, no esta incluido en el piloto pues la trama no lo ubicaba aun en la historia.
Aunque se esperaba que FEAR THE WALKING DEAD (FTWD) tendría audiencia, creo que nadie imagino semejante apoyo. No olvidemos que la serie THE WALKING DEAD (TWD) posee seguidores fieles y eso fue el factor que sin duda produjo la atención capaz de crear esos récords. Por eso lo primero que debemos hacer es felicitar a todo el elenco de TWD y a sus escritores, productores y equipo general. Sin ellos nuestra serie no hubiese tenido tan excelente inicio en los "ratings".
Ahora veremos que ocurre a partir del siguiente Domingo 30 de Agosto. La serie se desarrolla en seis capítulos, el ultimo será el 4 de Octubre. No puedo adelantarles nada sobre los episodios próximos pero si les puedo decir que habrán muchas sorpresas.  
A pesar del éxito alcanzado, algunas de las reseñas fueron especialmente venenosas, entre ellas las de un medio titulado VULTURE. Pero ¿que podemos esperar de una fuente de información que asume el nombre de un animal que se alimenta de lo podrido? 
Algunas de las criticas me parecieron especialmente anodinas y lucían más el resultado del despecho que de observaciones o análisis inteligentes. En fin, el éxito creará siempre este tipo de escenarios. A mi parecer la serie se ve bien, las actuaciones son sólidas y el desarrollo de la historia tiene que ser inicialmente lento porque el proceso así lo determina por resultar necesario ir presentando a los personajes de la manera mas completa posible, dentro de su complejidad. 
A partir del episodio del 30 de Agosto las cosas comienzan a moverse más, sin que esto implique el fin de la identificación de los motivos y componentes de los personajes. La impaciencia que algunas personas expresan me recuerda la oposición de algunos inicialmente a mis temas por considerarlos demasiado complejos para el genero "Salsa", demasiada letra y poco ritmo. Mi respuesta a esto siempre fue: "oigan otra cosa entonces", nunca me cruzo por la mente asumir que a nadie le iba a gustar escuchar una historia, si estaba bien contada. Por eso es que me demoro escribiendo, para preservar claridad y honestidad en la descripción del tema, con solo minutos de atención a mi disposición con los cuales interesar al público. Siempre he sabido que la audiencia es mas inteligente de lo que los críticos creen. Nunca menosprecio la inteligencia del público y por eso agradezco su apoyo, por reforzar esa fe que tengo y tendré en la gente, a pesar de los pesares.
A todos los que sintonizaron el piloto, gracias por hacerlo. El próximo Domingo 30 comienza el ciclo de DANIEL SALAZAR.  Veremos que reacciones producirá el arco de este personaje.
Desde ahora les vaticino que habrá todo tipo de comentarios y opiniones, así de complejo es el tema y el personaje.
Un abrazo a todos, mucha salud y oportunidades!

Rubén Blades | New York, 25 de agosto, 2015 

#FearTWD 
Wednesday
Aug052015

SOBRE EL INSTITUTO NACIONAL

Los recientes disturbios relacionados con el Instituto Nacional han producido reacciones diversas en la opinión pública. Algunas de ellas asumen que son producto de la violencia insensata de una minoría de estudiantes, probablemente influenciados por las pandillas que operan en la vecindad, como si se tratara de un caso aislado del resto de nuestros problemas sociales. Pocas opiniones identifican los hechos como otro reflejo de la descomposición de nuestra escala de valores, cívicos y sociales. Como aun ocurre en nuestra hipócrita discusión nacional sobre los pecados de la política, parecemos incapaces de admitir que la corrupción es un mal nacional y preferimos la interpretación maniquea del tema, que la declara como una característica exclusivamente atribuible al ejercicio de la administración publica.
A mi entender, el problema del Instituto Nacional refleja la crisis moral que agobia al país actual. Lo ocurrido en mi Alma Mater, el vandalismo de un puñado de estudiantes, no es distinto en su contenido anti-cívico al hurto descarado de los dineros públicos por funcionarios nombrados para gobernar. No es diferente de la sistemática burla a la justicia y de la impunidad ostentada por muchas de nuestras figuras políticas, administrativas y privadas. Es parte del mismo esquema amoral que nos define, públicamente, al presente.
Sin justificar los actos de violencia cometidos contra personas y bienes comunitarios, trato de comprender los motivos que los producen. Y en ese análisis también se puede incluir la consideración de que la actitud nihilista de los estudiantes vándalos expresa el sentimiento de impotencia que experimentan, ellos y sus padres, al no creer posible el acceso a una mejor situación, emocional y económica, a través de los mecanismos sociales que debería auspiciar el proceso democrático. Lo cierto es que su acción destructiva repite el patrón de anarquía exhibido en los desmanes que el sistema político-administrativo inflige al país.
Los hechos, aparte de revelar un vacío de respeto hacia sus padres, la comunidad y autoridades en general, podrían reflejar un repudio a lo que consideran un sistema de valores hipócrita e inefectivo y su rechazo a las figuras que representan a la  autoridad pública de nuestro país, en general. Sus acciones violentas, que afectan bienes comunitarios y la seguridad de terceros, subrayan la ausencia de civismo, algo que los asemeja, en cuanto a las consecuencias anti-sociales y anti-solidarias, al corrupto servidor público. Consideremos; ¿acaso los errores y horrores de nuestra sociedad no han ido preparando la base que origina y que sustenta estos actos vandálicos? ¿Y qué, entonces, de la responsabilidad de todos en esta situación? Frente a esta realidad, resulta absurdo sugerir que "cierren el Instituto”. Bajo la misma lógica, en virtud de toda la corrupción oficial recientemente destapada por los medios de comunicación locales, ¿acaso empezaremos pronto a exigir también que “cierren el país”?
Nuestra incapacidad  para imponer orden en un país desordenado desde hace décadas, nos lleva al absurdo de considerar eliminar a una institución que representa el inicio de la intelectualidad nacional, idea tan inútil como la que declara la necesidad de abrir mas cárceles con el propósito de eliminar el crimen. Estas propuestas no solucionarían el fundamento del problema que se pretende resolver con su aplicación.  
Obtuve mi título de Bachiller en el Instituto Nacional, en 1967. Durante esos años, faltarle el respeto a Ricaurte Soler, a Rosario Pabilo, a Carlos De Diego, Chang Wong o a un Arrieta de la Hoz, para mencionar solo algunos profesores, resultaba imposible de imaginar. ¿Cuál es la diferencia entre ese ayer y el presente? Aquella autoridad que guiaba nuestros pasos adolescentes, tanto en las escuelas como en los hogares, se sabía ganar nuestro respeto con sus buenos actos. ¿Cuántos de esos vándalos de hoy respetan o admiran a sus padres? Ignorar la realidad de una familia desintegrada, afirmando que un acto anti-social refleja solo la irresponsabilidad de sus jóvenes miembros, es como silbar en la oscuridad para no temerla.
Pero no todos los estudiantes del Instituto participan de actos vandálicos. Fue una minoría que podría estar siendo patrocinada por intereses politiqueros, aunque la sinrazón de sus actos sugiere una ausencia de ideología, o de criterio político que los oriente. Tal vez buscaron una forma de expresar su opinión y la confusión propia de su edad no les permitió producirla de manera ordenada. O su búsqueda de protagonismo político los llevo a imitar modelos de expresión violenta, algo que diariamente se ve reproducido en nuestros medios.
Tampoco podemos excluir a la frustración popular, que degenera en rabia y conduce a la anomia social. La constante burla a la justicia termina produciendo reacciones, algunas veces físicas y otras veces expresadas a través de la indiferencia cívica. Sin pretender crear una justificación para el acto, tal posibilidad debe ser incluida en cualquier análisis crítico. En la búsqueda de soluciones, lo primero que se debe hacer es tratar de identificar las causas del problema de la manera mas racional y amplia.  
Resumiendo: no debemos apoyar el argumento del vándalo. Consideramos que tales actos deben ser ejemplarmente castigados. Sugerir el cierre del Instituto por los actos de una minoría me luce un disparate pues no representa una solución; es una excusa que pretende desviar la atención sugiriendo un poder para resolver el problema cuando de hecho tal posibilidad, así planteada, no existe. Se requiere analizar el asunto con objetividad, sin la superficialidad artificiosa y cómoda de una percepción que afirma lo que en realidad ignora. Pero esto a su vez plantea otro problema, quizás insondable: en nuestro querido Panamá, cuando la realidad enfrenta a la apariencia, por lo general, la realidad pierde.

Rubén Blades | New York, 3 de agosto, 2015 

Monday
Jul062015

A MIS LECTORES

Quiero expresar mi agradecimiento profundo a quienes leen los artículos que publico en mi página web y en mis redes sociales, y a quienes se toman el tiempo y el esfuerzo de escribir sus comentarios, ya sea a favor o en contra. Ustedes hacen que mis pensamientos y trabajos sean recompensados con creces; ustedes me dan nuevas fuerzas para continuar y, lo más importante, contribuyen a la discusión y propagación de las ideas que han de generar los cambios que las sociedades del mundo necesitan para que podamos sobrevivir como especie. 

Comprendo perfectamente que los seres humanos tenemos cada uno nuestras propias interpretaciones de la realidad, en las que influyen sesgos de tipo cultural, emocional y de creencias, además de lo racional. Por ello, al momento de exponer alguna idea que quiero compartir con otros, procuro hacerlo en el plano estrictamente racional, tratando de dejar fuera mis propios intereses, inclinaciones y convicciones religiosas, porque esas son elecciones personales y entiendo que no necesariamente deben ser aceptadas por otros.   

Pero igualmente respeto el derecho que tiene todo ser humano a opinar. Eso no significa que debo respetar o aceptar todas las opiniones como buenas. Cada quien, según su criterio, tiene el derecho de aceptar o rechazar la opinión de otro. Lo que no puede hacer es negarle el derecho a opinar. Por lo tanto, insisto en agradecerles sus comentarios, respetando su derecho opinar.

Otro asunto son las limitaciones que nos impone la ética, al momento de opinar en algún medio masivo. Cualquier medio de comunicación social, sea televisión, radio, prensa escrita o internet, tiene la obligación de establecer claramente los lineamientos éticos sobre los cuales se publican las opiniones. Es por ello que el editor de nuestra página ha aclarado en distintas ocasiones que no vamos a permitir la publicación de ciertos comentarios que sobrepasan los límites de la ética, la tolerancia y la decencia, porque tenemos que defender los derechos de los otros lectores.

Lo que me ha llamado la atención, con respecto de la última publicación que hice sobre acontecimientos ocurridos en los Estados Unidos, es la reacción de algunos medios de comunicación en mi país, Panamá. No me sorprende, simplemente llama mi atención descubrir que, desde ya, las tendencias políticas tradicionales empiezan a verme como un enemigo a combatir. Me gustaría hacer algunos comentarios y aclaraciones acerca de hechos. Sé perfectamente que muchos de ustedes, en distintos países, encontrarán que las situaciones de sus sociedades son muy parecidas, si no idénticas, a las que ocurren en mi propio país.

Dije que la reacción de algunos medios no me sorprende, porque la mayor parte de los medios nacionales están estrechamente ligados a intereses políticos, sean partidarios o de clase. No olvidemos que la política partidista en Panamá, igual que ocurre en tantas partes del mundo, está estrechamente ligada a intereses comerciales y de negocios. Esa realidad genera, obviamente, lineamientos que no son necesariamente dirigidos a resolver los asuntos sociales, si no a facilitar esos intereses particulares. El resultado de ello es la realidad que vivimos hoy en un mundo convulsionado, con pueblos en todas partes del mundo reclamando sus derechos, a las buenas o a las malas. Pero nuestros políticos no quieren ver esta realidad y se aferran a la idea de mantener un status quo que no ha dado resultados y que está destinado al fracaso. Eso esta claro aquí y en cualquier otra parte del mundo, salvo en aquellos países realmente avanzados en donde esta realidad ya ha empezado a cambiar.

Estos medios, por ejemplo, reaccionan a lo que dije sobre decisiones tomadas por la Corte Suprema de los Estados Unidos, pero no hacen un solo comentario acerca de mi artículo publicado hace unos días, acerca de lo que está ocurriendo en Panamá, en el que señalo algunas realidades de nuestro país, que nos guste o no, son realidades. ¿No es curioso?. Lo peor de todo es que se ataca políticamente mi posición, pero no lo hacen con argumentos sólidos, sino apelando a lo primitivo, llamando al escándalo, a despertar sentimientos que se alimentan de la ignorancia. 

Por ello no me sorprende su tortuosa interpretación de mi comentario acerca de un hecho que no compete a nuestro país, si no que se trata de un fallo de Estados Unidos sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, un comentario hecho desde una perspectiva legal y humana. En ese comentario no hablo de las leyes panameñas, ni de las realidades de nuestro país. En otro medio se habla de mi persona como alguien ajeno al país, dando a entender que mi ausencia física de Panamá me impide ver y entender nuestras realidades con la claridad necesaria. Nada más lejos de la verdad. Por el contrario, tal vez el hecho de no vivir la cotidianidad me permite ver con mayor objetividad las cosas. No tengo ninguna atadura que condicione mi perspectiva de la realidad objetiva de mi Nación. No tengo que obedecer a los intereses de grupos de negocios, ni de clubes sociales, ni de clanes familiares que se casan entre sí, ni de partidocracias, ni de conveniencias ideológicas, ni de tribus. 

Efectivamente, vivo más de la mitad del año fuera de mi país, porque los escenarios en donde me activo profesionalmente están en todo el mundo. Tengo una residencia en Panamá y otra en Nueva York, básicamente. No estoy fuera de mi país porque quiero vivir en otro lugar, o porque me quiero ir de compras como algunos de los que me critican, ni porque estoy huyendo de la justicia, como algunos de nuestros políticos, ni porque quiero ser norteamericano o italiano, como algunos de nuestros políticos. No he renunciado nunca, y jamás renunciaré, a mi ciudadanía panameña. 

Tampoco limito mi amor por Panamá al simple hecho de poseer una cédula y pasaporte, si no que se expresa claramente en mis actuaciones, en mis principios éticos y en mi servicio al país, y no se expresa por el amor a mi bolsillo, como si hacen algunos de los que me atacan. Y les aseguro que ese amor es mayor, más genuino y verdadero que el de quienes piensan que no estar todos los días en mi país me impide el derecho a preocuparme por Panamá y los panameños. Estoy seguro que muchos de ellos, si pudieran hacer en otro lugar la plata que hacen en nuestro país, no dudarían en renunciar a la nacionalidad. Vean si no, a muchos de esos que hablan en mi contra. ¿Por qué si nos quieren tanto, y están siempre en Panamá, nos roban? ¿Acaso vivir en Panamá los hizo mejores personas, más informados, más honestos y más solidarizados con el pueblo?. Ustedes saben las respuestas a esas preguntas. 

Más que examinar los comentarios de esos medios, cosa que me parece fútil, he querido compartir con ustedes acerca de los cambios que tenemos que hacer en nuestras sociedades, para garantizar la sostenibilidad de nuestras vidas. Al fin y al cabo, la mayoría de esos comentarios son anónimos, espacios creados para derramar el odio. Cuando alguien se avergüenza de identificarse con lo que escribe, en plena democracia, se irrespeta a si mismo y se auto-descalifica. Ahora, afortunadamente, existe la internet y las redes sociales y eso debilita la fuerza que antes tenían. Ahora sí que tenemos espacio para aclarar, debatir y refutar sus mentiras.

Gracias por su atención.

Rubén Blades | Los Angeles, 6 de julio,  2015  

 

 

Friday
Jul032015

COMENTARIO AL ARTICULO DE IBSEN, ESCRITOR VENEZOLANO

En un artículo publicado en el diario El País, titulado "La cara Visible del Fracaso de la Revolución",  reproducido en un blog modestamente titulado "Entorno Inteligente", el escritor venezolano Ibsen Martínez pareciera satanizar en favor de su interpretación política un comentario que siempre hago durante la canción "El Padre Antonio y el Monaguillo Andrés", (dedicada en 1983 al hoy mártir beatificado, el Salvadoreño Oscar Arnulfo Romero).  No estoy seguro si este escritor es el mismo que conocí hace décadas, por intermedio de Cesar Miguel Rondón. Ibsen, ¿el escritor de teatro y de telenovelas?

De ser así, hola Ibsen, que sorpresa, ¡Ibsen!

El punto es que al final de esa canción acostumbro comentar que, "Matan a la gente, pero no matan a la idea". Lo hago como parte de mi convicción de que la muerte comienza por el olvido, que necesitamos constantemente enfrentar a la maldad que continúa intentando destruir nuestra posibilidad, la de todos y una forma de hacerlo es reconociendo el sacrificio de los que han caído por defender el ideal de la justicia. 

Me resisto a dar la ultima palabra a los asesinos, y ayudarlos a creer que la Muerte que causaron con su odio resulto la triunfadora final.

Pues resulta, según el articulo de Ibsen, que en un concierto dado por mí ¿en los años 90?, un mexicano pasado en tragos respondió al comentario exclamando, ..."ojalá mataran a todas las pinches ideas y dejaran tranquilas a las personas, güey". Acto seguido, nuestro Ibsen criollo desarrolla una opinión sobre lo que grito el borracho, (que ignoramos si recordó lo que dijo al día siguiente). En el plantea que "las pinches ideas", (que incluirían reconocer y agradecer el sacrificio de Monseñor Romero siguiendo la línea embriagada que inspiro al escritor), no solo resultan mala onda sino que pueden además resultar "peligrosas". Luego, aumentando incluso la dimensión del argumento etílico, nos advierte que las "pinches ideas", esos pensamientos que andan por ahí sin supervisión, como ganado en soltura, "tienden a matar en proporciones genocidas".  Tuve que volver a leer el párrafo, como tres veces.

Solo atiné a reaccionar pensando:  Veeeeeeerga!!!, (acento a lo maracucho).

Me sorprende que Ibsen, (el venezolano, no el noruego) me utilice como ejemplo para forzar una denuncia sobre el "peligro de las ideas", sean estas "pinches" o no. Desafortunadamente, el escritor no brinda una explicación que nos permita identificar cuando una idea deja de ser buena para convertirse en "pinche", ni como puede dejar de ser "pinche" para convertirse en buena. Imagino que si la idea proviene del sector ideológico que él apoya entonces será, en el peor de los casos buena, y en el mejor de los casos,  extraordinaria.  De ser así, el articulo adquiere un sesgo cognitivo que exhibe una de las razones por las cuales la “oposición" no logra aun producir un mayor respaldo de la población en Venezuela, aunque se caiga en pedazos la credibilidad de su gobierno y el pueblo por fin reconozca la inexcusable mediocridad de la administración de Maduro. Quizás Maese Ibsen equipara mi comentario al tipo de consigna panfletaria de los años 60, utilizadas por la Izquierda y por los ambidextros para estimular a las masas, intentando simplificar complejas realidades en frases fáciles de repetir. Pero ni eso justifica su descalificación de lo que dije.

La actitud anti-panfleto, que también comparto y de la que trato de alejarme en mis letras, no quiere decir que el argumento de algunas consignas sea erróneo. “El pueblo unido jamás será vencido”, por ejemplo, suena a demagogia pero no lo es. ¿Que puede vencer a un pueblo unido? Nada. Los pueblos se vencen a si mismos, sea por actuar como dedos y no como manos, sea por compartir de la corrupción de sus dirigentes. La cara invisible del fracaso de la revolución es mucho más compleja, Ibsen, comenzando por la pregunta ¿hubo alguna vez tal revolución, mas allá de los cambios constitucionales, golpes, rebeliones armadas y ahora desplantes pseudo "socialistas"? Y que decir de la decepción, o fracaso del sistema democrático, cuando fue administrado en tu tierra a la manera adeca y copeyana?

La Venezuela que produjo a Chávez como alternativa política procuraba la sacudida social que desplazara a los partidos político-empresariales y su codicia insaciable, los que durante décadas propiciaron la corrupción y el robo de los recursos públicos, dejando al país sin oportunidades, en especial para el sector popular. Esa sacudida, legítima por ser el producto de la cólera de un pueblo vejado, fue reemplazada con un  sistema mal diseñado, desprestigiado y descartado en otras latitudes y que, a pesar de su promesa inicial de transformación se convirtió en una rígida y absurda línea ideológica que partió al pueblo venezolano en mitades, convirtiendo a la posibilidad nacional en una caricatura que hoy ni la irreverencia de un Zapata podría concebir.

La actual administración, sin el carisma de Chávez maquillando su ineficiencia, se esfuerza en crear mística y apoyo popular utilizando la demagogia y la represión, algo insostenible.  Como decía mi mamá, bruto trabaja dos veces; y a veces, ni así! 

Pero, y esto debe ser considerado objetivamente en otro foro, el problema de Venezuela parece no radicar solamente en los desaciertos del actual gobierno. La interioridad del fracaso, al igual que la del éxito, siempre resulta mucho mas compleja. Por eso, la responsabilidad por lo que ocurre en Venezuela también alcanza a los grupos opositores. Por eso, nadie merece o debe esperar nuestro apoyo incondicional.  

No logro entender por qué, cada vez que se discute sobre realidades sociales de un país, el que sale del poder culpa de todo lo malo que ocurre al que está ahora al mando, como si con cada nuevo gobierno toda la realidad nacional volviera a nacer, "ab ovo". Sobre el comentario en el articulo describiendo el aumento del crimen en la Venezuela de hoy, resulta mas imparcial considerar que la responsabilidad por la criminalidad en general radica en la pasada y presente ausencia de políticas de estado que enfrenten y ofrezcan factibles alternativas y oportunidades al jetsam y flotsam humano, producto de la desintegración familiar y de su exclusión dentro del marco de producción -o explotación- capitalista, el que los regímenes democráticos adeco-copeyanos y sus adláteres en las grandes fortunas mal habidas ayudaron a crear, problemas que el presente régimen se ha encargado de empeorar con charlatanerías, e ineficiencias épicas.

Si la presente aplicación de un seudo-socialismo ha resultado hasta el momento un desastre, podemos asegurar lo mismo sobre la aplicación de la democracia, tal y como resulto interpretada por los gobiernos de corte capitalista del pasado cercano.

No perdamos el tiempo discutiendo cual de los dos sistemas resulta ser el peor. 

Lo que se requiere con urgencia es honestidad en el análisis del problema actual, la imaginación para desarrollar una propuesta viable, posible, con los fondos para producirla y la voluntad para aplicarla. Este es un problema internacional, Venezuela no es el único lugar que registra un incremento en la criminalidad en América.

De ello me ocuparé y escribiré muchas veces mas, en el futuro. Al momento pregunto, ¿existe en Venezuela un plan ofrecido por la Oposición para enfrentar, o por lo menos disminuir, el problema del crimen en el país?.  No me refiero a pronunciamientos retóricos, ni a discursos, o promesas. Hablo de una planificada propuesta, con explicación de motivos, fechas para la ejecución de proyectos, e identificación de fondos, públicos y/o privados, con los cuales hacerlos realidad . ¿Ese plan se ha hecho público?  Mas allá de la necesaria denuncia de un problema, también resulta necesario que los críticos presentemos propuestas para su solución, o al menos alivio. 

Amigo Ibsen, no puedo aceptarte que la frase, "Matan a la gente pero no matan a la idea" sea "una pinche idea". Tampoco que la sugieras como ejemplo de las expresiones que pueden producir muertes en "proporciones genocidas". 

Lo que sí ha contribuido a producir genocidios, por siglos, es la indiferencia cívica, el silencio internacional ante la violencia racial, social o política, y la ceguera ideológica de gente que se considera, con la mejor intención, como los únicos poseedores de la razón aunque no puedan ver nada ubicado mas allá de las orillas de su prejuicio.  

En el sector que supongo integras existen estos ejemplos también; no todos están solamente dentro del desgobierno que con razón opones.  Las ideas no son peligrosas. Deben ser evaluadas objetivamente y se sostendrán o no en el tiempo, de acuerdo con la razón y el mérito que posean. Censurarlas antes de ser siquiera discutidas no es democrático, ni es inteligente. Generalizar, el agrupar indiscriminadamente conceptos que no han sido examinados, condenándolos sin un juicio previo, eso es lo que define a las dictaduras que imagino también opones.

En Panamá, por ejemplo, hacemos un esfuerzo por lograr que nuestro pueblo no generalice un sentimiento anti-inmigrante que se empieza a sentir por el éxodo que desde tu país al mío va en aumento a consecuencia de la situación política. 

Algunos venezolanos, especialmente los de alto poder adquisitivo, llegan con una actitud de superioridad y de soberbia como la que contribuyo a producir la reacción popular que llevo a Chávez al poder y que en parte ayuda a explicar la caótica situación, enredada y dividida, que hoy se vive en esa hermana nación.  

Compran dos casas en un barrio de lujo y de pronto se creen dueños del país, y con una condescendencia que ofende, tratan a sus anfitriones como si fuesen siervos.

Pero esos son algunos, no todos. Por eso, no debemos generalizar. Hay muchos venezolanos que han venido a nuestro país con respeto, agradecen nuestra acogida y se integran a nuestra sociedad y costumbres. Si permitimos la generalización, si no utilizamos el criterio objetivo, entonces se condenaría a todos por unos cuantos. Eso no puede ser excusado. Ni en Panamá, ni en Venezuela. 

Ojalá amigo Ibsen no te unas a los que creen que quienes no coinciden con sus ideas y posturas son idiotas. En la antigua Atenas, la palabra "idiotes" describía a la persona egoísta, obsesionada con su exclusiva posibilidad de avance económico y su interés personal, desligándose de los asuntos de la cosa pública, los que atañen al interés colectivo, el de la comunidad. Desde esa perspectiva, para los antiguos griegos todos nacíamos idiotas, hasta que la formación y la educación se encargaba de transformarnos en ciudadanos. Una forma de no ser idiota es evitar la generalización. 

A mis casi 67 anos he aprendido que lo importante al discutir es no perder el sentido del humor y mantener la honestidad y ecuanimidad en la presentación del argumento, algo así como lo que intentó nuestro amigo Cabrujas, con "El día que me quieras". 

El enfrentar su desilusión política no lo llevo a la quema de todo lo aprendido. Luego de un examen honesto rescato, como Eneas, sus lares y penates y avanzo hacia un nuevo inicio, formado desde una perspectiva mas educada y objetiva.

Irse por el camino que escogió Ibsen si puede representar un peligro serio y confieso que no acabo de entender sus motivos, a menos que haya mal interpretado la lectura.

Resumiendo: 

El escritor Ibsen, venezolano, 

a) Redactó un análisis político partiendo de lo que oyó decir a un borracho en un baile, 

b) Utilizo mi frase, "Matan a la gente pero no matan a la idea", (dedicada a la memoria del Salvadoreño Oscar Arnulfo Romero), para identificarse con lo planteado por el beodo ("maten a las pinches ideas para que dejen tranquilas a las personas", 

y,

c) Agregó de su propio albedrío su opinión concurrente, sobre lo efectivamente peligrosas que pueden resultar las "pinches ideas".

Pregunto: ¿el "dejar tranquilas a las personas", incluiría el "no molestar" a las que asesinaron a Romero? 

¡Ojo con la generalización, güey!  

Que no se puede tener la corona de espinas y las treinta monedas de plata a la vez.

Un abrazo,

Rubén Blades | Los Angeles, 3 de julio,  2015 

 

PD: EL ARTICULO DE IBSEN, aquí: http://elpais.com/elpais/2015/06/17/opinion/1434541662_338959.html

Thursday
Jul022015

Real de Buenrevés es, a partir de hoy, un colaborador cotidiano de esta página. Buenrevés ha ofrecido en este caso su pluma aguerrida, para aclarar los comentarios, algunos sin intención, otros malintencionados y peor concebidos, que en algunos medios se publican para tratar de herir, o asesinar a las buenas ideas, mintiendo acerca de los portadores de ésta, sin darse cuenta que no pueden suprimir los principios que han prevalecido y han de prevalecer para los hombres de bien. Por eso, según nos expresa, ha de desmentir a los hombres de mal, cuando disparen -algunas veces de manera sutil, otras burdas- intentando acallar las voces más preclaras.
Real de Buenrevés, el hijo de Nostradamus, espadachín ilustre: sois bienvenido!

Y comienza hoy, con estos comentarios:

Miércoles 1 de Julio, 2015

En La Prensa, diario panameño, se ha publicado hoy un escrito de un tal Luis G., que habla sobre los recientes cambios administrativos, en el que indica que "Blades (Rubén) exigió el rango de Ministro"... Con el debido respeto, corregimos al señor. A Blades se le designo como "Ministro" para que en las reuniones internacionales relacionadas con Turismo, Panamá no estuviese representada en términos de inferioridad frente a los otros países que enviaban representación a nivel Ministerial.

Ya Blades ha hablado sobre este asunto en ocasiones anteriores: "Jamás exigí que se me nombrara como Ministro. Es más, nunca apoyé la intención de que la ATP fuese creada como un Ministerio, porque de serlo daría nacimiento a una burocracia paralizadora y/o sería utilizada para satisfacer clientelismos políticos. Fui uno de los que ayudó a formular la nueva Ley de Turismo y consideré que la designación como "Autoridad" le permitiría más flexibilidad, más agilidad y más autonomía para operar. No olvidemos que la ATP es una de las pocas instituciones del Estado que genera ingresos por su operación, (contribuciones de impuesto al turismo y a las aerolíneas). Por otro lado, la denominación permitía ser invitado a sesiones de Gabinete, algo que ayuda a establecer mejores relaciones, personales e inter-institucionales con Ministros y sus oficinas, colaboración vital para avanzar los objetivos designados en el Plan de Turismo Nacional".

Eso de que Blades "exigió" ser Ministro es, por lo tanto, incorrecto, Sr. Luis G. Parece sugerir que si no lo nombraban Ministro, no participaba del gobierno. En muchas ocasiones Blades ha declarado que prefería ser nombrado como encargado del Sistema Correccional Penitenciario, dada su investigación universitaria en el ámbito penal, como trabajo de grado para recibirse como Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas.

Real de Buenrevés

________________________________

 

Martes, 30 de Junio, 2015

Algunos medios de Panamá le han dado énfasis al escrito de Rubén Blades sobre los recientes fallos legales de los Estados Unidos. La razón de su atención está enfocada en el asunto del matrimonio entre personas del mismo sexo. En Panamá, como en muchos otros lugares, la opinión popular parece estar en contra de la medida. Aquí lo que parece es que ciertos medios de comunicación, especialmente aquellos ligados a políticos, aunque pretenden declararse objetivos no pueden evitar aprovechar la oportunidad para, en forma velada, atacar políticamente a quien discrepe de su postura.

El diario Panamá América, por ejemplo, le sugiere a sus lectores que si Blades fuera electo presidente en el 2019, impondría en Panamá el matrimonio entre personas del mismo sexo. El medio que promueve tal descabellada interpretación, según comentarios locales, está relacionado con el ex-presidente Martinelli, hoy de paradero desconocido, cuya administración está bajo investigación por acusaciones de fraudes y peculados multimillonarios. Blades aconsejo al electorado Panameño en el 2014 el no votar por el candidato a presidente del Sr. Martinelli, el hoy también desaparecido "Mimito" Arias. Lo llamo desaparecido porque no lo han visto ni por la Farmacia Arrocha. A mi entender, Blades es considerado persona "non grata' por los callejones del poder Italiano, algo semejante a lo que me ocurrió con el Duque de Guisa, en el 1645.

He contactado a Blades, quien comentó lo siguiente: "Le aclaro a los veinticinco lectores de El Panamá América que mis comentarios fueron hechos acerca de una Ley en los Estados Unidos, que tiene un sistema legal muy diferente al de Panamá. Es otra realidad, otro circunstancia, diferente sociedad. En el caso de que me postule como candidato independiente en el 2019, y resulte electo presidente, respetaré la Constitución y la ley existente en nuestro país. Es absurdo pensar que de ser presidente me comportaría como un dictador, que quita, intimida y pisotea a la Ley con tal de lograr su propósito. Ese, por supuesto si fue el estilo acostumbrado por el personaje que el diario en cuestión defendió y continúa defendiendo, a capa y espada.”

Por otro lado, es extraordinario que a cuatro años de la elección, ya se comience a mostrar públicamente el pánico que le produce a la sinvergüenzura nacional, la aparición de un posible candidato que no se postularía para robarle al pueblo y al país, ni para hacer tratos o negocios con entes corruptos. El diario debería mejor dedicarse a la cobertura de noticias como lo que ocurrió con el "Financial Pacific" y otros vergonzosos hechos de los pasados cinco años de gobierno. Y preocúpense menos por lo que haría Rubén Blades, de ser electo presidente en Panamá en el 2019. Sería más sabio preocuparse por todos los ex-colaboradores de su jefe, que hoy están detenidos o presos. ¡Y cada día es más gente!

Una televisora también comenta sobre el escrito de Blades, pero esta vez indicando que... "(Rubén Blades) vive en New York casi todo el año". Nos parece que esa afirmación suena casi a descalificación. Consultado, Blades nos dice:
"No se que dijo la noticia pero esa frase no es nueva. Cuando afirman que no vivo en Panamá, tal vez lo que quieren decir es que no tengo derecho a opinar, a sentir, o a hablar nada de mi país, aunque sea panameño. Pero ese es un argumento "ad-homine", atacan a mi persona, no al argumento. Vivo fuera de Panamá parte del año porque mi sustento se desarrolla fuera del país, desde hace décadas. Estuve en Vancouver filmando, luego en New York por unos días y ahora me muevo a Los Ángeles, a continuar mi labor como actor.”

Y claro, Rubén vive fuera de Panamá porque su oportunidad de trabajar reside afuera. El no tiene negocios en Panamá, ni vive de la política. Su trabajo está afuera y si se queda esperando en Panamá pierde las oportunidades y los espacios para desarrollar contactos, tanto artísticos como personales. Sin embargo, cuando consideró que debía entregar tiempo a su país, fue y trabajó durante cinco años, abandonando su carrera, sin dudarlo. ¿Por qué no hablan de eso? Tampoco comentan sobre el orgullo con que habla de su país, en cualquier lugar del mundo, de su orgullo de haber nacido en Panamá.

Pero lo que realmente me impresiona es el argumento ese de vivir en Panamá. ¿Realmente creen que solo los panameños que viven en Panamá todo el año son los que se preocupan por el bienestar del país? No entiendo como pueden estar de acuerdo con un argumento tan falso. Y entonces, ¿Cómo explican que los que hoy están siendo procesados por corrupción vivían todos en Panamá, todo el tiempo? Eso los hace inmune a la trampa, o los convierte en mejores panameños. ¿Qué tal si te digo... que no?

Como cereza del pastel, Blades publicó días antes otro artículo, titulado "Y ahora, ¿que hacemos?”, donde comenta sobre las investigaciones y casos relacionados con la corrupción en Panamá, en general, no solo la de los políticos. Ese ha recibido prácticamente cero atención por parte de los medios locales. Es obvio que no quieren hacer olas. ¿Por qué?

Real de Buenrevés

Monday
Jun292015

LIBERTAD A OSCAR LOPEZ RIVERA!

Sunday
Jun282015

LAS RECIENTES SENTENCIAS DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE ESTADOS UNIDOS Y LA LECCIÓN DE CHARLESTON.

Durante la semana que acaba de terminar, la población estadounidense ha sido impactada por hechos trascendentales que, aunque parezcan aislados, tienen estrecha relación en lo humano. Primero, el fallo de la Corte Suprema que declara constitucionales los subsidios de salud a personas de bajos ingresos, bajo el sistema conocido como Obamacare. En segundo lugar, la sentencia de la Corte Suprema que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo, en todos los estados de ese país norteamericano. Finalmente, el terrible asesinato de 8 personas en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur, como consecuencia del odio racial.
Analicemos el primero de estos hechos. A pesar de la férrea oposición que hicieron los intereses de las empresas aseguradoras y los negocios relacionados con los servicios médicos y hospitalarios, la más alta corte de justicia de los Estados Unidos declaró la constitucionalidad de las acciones del plan de salud conocido como Obamacare, que garantiza el acceso a seguro médico, incluidos subsidios si fueran necesarios, a millones de estadounidenses de la clase pobre y clase media, los sectores más vulnerables económicamente hablando. Con el Obamacare, esos ciudadanos podrán contar con acceso a un seguro de salud que hasta hace poco les resultaba imposible obtener. En un país en donde los servicios médicos son realmente caros, esto significa una probabilidad de vida para los más necesitados.
A raíz de este fallo, los voceros del Partido Republicano -cuyo único afán parece ser la defensa de las posiciones más retrógradas de la humanidad y de favorecer a los sectores más ricos y privilegiados- han elevado su habitual nivel de alharaca y retórica en contra del Presidente Obama y la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos. Resulta verdaderamente impresionante la irracional vehemencia con la que se manifiestan los defensores del argumento conservador. Para ellos, la iniciativa propuesta por el “Affordable Care Act”, nombre con el que se conoce el reciente fallo de la corte, es un intento de introducir el socialismo en el país norteño, algo que los acerca, según su torcido razonamiento, a un sistema comunista semejante al que existió en la Unión Soviética.  
Esta demostración de ignorancia, la misma que sustenta cualquier dañina acción surgida de la intolerancia, no refleja la realidad. En los Estados Unidos se han aplicado programas de asistencia socializada como el Seguro Social, el programa de ayuda alimenticia (Wellfare) y el programa medico subsidiado Medicare, desde hace décadas y son perfectamente aceptados por la población. ¿Por qué esos mismos voceros republicanos no han salido a despotricar contra estos programas y pedir su eliminación? ¿"Obamacare" es comunismo pero esto otro no? Es una muestra más de la hipocresía de estos políticos que pretenden ser voceros del sentimiento y opinión del pueblo norteamericano.
El fallo de la corte, que hace la aclaración de una confusión semántica en el articulado de la ley que creó el Affordable Care Act, no solo apoya la intención de la ley original si no que la libera de ser paralizada por las continuas demandas ante los tribunales locales, una estrategia utilizada por los republicanos desde que fue presentado el proyecto en 2010. El ganador evidente a partir de la sentencia de la corte ha sido el sentido común y la justicia, al ofrecer protección a millones de personas y permitirles el acceso a servicios de salud que anteriormente les eran vedados, por no calificar para los mismos o por no poder pagar los costos de los seguros médicos existentes.
Veamos ahora los efectos del otro fallo de la Corte Suprema. Recibido con igual hostilidad por el mismo sector conservador del Partido Republicano, el fallo que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el territorio estadounidense, representa otra situación en la que el sentido común derrota al prejuicio, a opiniones sustentadas en conceptos arcaicos, congelados en el tiempo, que ya han sido superados por los cambios sociales, la ciencia y la misma realidad.
Con independencia de lo que cada quien piense acerca de la práctica sexual y el matrimonio entre personas del mismo sexo, deseo expresar mi opinión al respecto de este tema. En primer lugar, creo que el Estado no debe legislar sobre el amor, ni condicionar su desarrollo entre dos personas adultas; cada persona tiene el derecho de amar a quien quiera y a su manera y considero que no es asunto del gobierno determinar esto.
El argumento que esgrimen quienes opinan desde la perspectiva de las creencias religiosas, es que el propósito del matrimonio es procrear, y que la unión entre personas del mismo sexo no cumple con esa noción. Pero un análisis rápido a ese argumento descubre inmediatamente sus debilidades: entonces cualquier pareja que no pueda procrear, ya sea por infertilidad o por edad avanzada, tampoco puede casarse. Prohibir el matrimonio a personas que se aman y quieren compartir su vida, porque no tienen capacidad de fecundar, es inhumano y antidemocrático. 
Por otro lado, el matrimonio cumple la función de ordenar las relaciones de un grupo humano, es una necesidad legal que establece derechos y privilegios, y crea accesos a servicios que de otra manera no serían posibles. Negar estos derechos y accesos a las personas que no encajan en la categoría de matrimonio heterosexual representa una negación a los derechos humanos y a los derechos civiles de ciudadanos y contribuyentes.                                  
La Constitución de los Estados Unidos busca definir reglas que permitan el desarrollo del argumento social, a través de los tiempos. Pero es absurdo pretender que un documento del siglo diecisiete pueda imponerse a la evolución de la sociedad y del conocimiento, especialmente a partir de los avances y descubrimientos de los últimos años. Con su sentencia, la Corte Suprema simplemente atendió los mandatos del proceso democrático: proteger los derechos de los asociados y dilucidar cualquier duda al respecto, todo esto después de brindar a la sociedad la oportunidad de presentar sus razones y argumentos, tanto a favor como en contra de la propuesta. 
Finalmente, deseo hacer algunas reflexiones acerca del brutal asesinato de nueve personas de la raza negra, mientras atendían clases bíblicas en una iglesia de la población de Charleston, Carolina del Norte. El crimen fue perpetrado por un joven blanco de 21 años, que había sido invitado a formar parte de la misma sesión de estudios. Después de la masacre, se descubrió que el joven había publicado fotos suyas en las redes sociales, junto a las banderas de Rhodesia del Sur, estado racista sudafricano hoy desaparecido, y la de la Confederación del Sur, la alianza de estados del sur de los Estados Unidos, creada para defender la existencia de la esclavitud y que terminó enfrentándose a los estados del norte en una cruenta guerra civil que todavía arrastra consecuencias. También se han encontrado escritos del joven en los que utilizaba epítetos racistas contra latinos, judíos y negros. ¡Otra vez la intolerancia!. 
La mayor lección que podemos extraer de este brutal acto, genocida y terrorista, es la actitud adoptada por un grupo de ciudadanos negros de Charleston, entre ellos algunos familiares de los asesinados. Se rehusaron a responder con el odio al joven asesino y lo perdonaron públicamente. Ha sido una de las reacciones más contundentes y sobrias que recuerde, después de Nelson Mandela. Preguntados sobre la razón de su perdón, respondieron: “Si albergamos en nuestro espíritu y en nuestra mente el mismo odio que él siente hacia nosotros, y que lo indujo a cometer tal acto de violencia, entonces nos convertiríamos en otro como él y contribuiríamos a que el odio continue existiendo. En cambio, al perdonarlo evitamos su influencia en nuestras vidas y mostramos toda la verdadera magnitud de su error”. 
Espero que esta lección jamás abandone mi alma y mi mente. Por lo general, a todos nos resulta difícil perdonar a quien nos causa daño. Pero es totalmente cierto que nuestro odio solo provoca la extensión y perpetuación del mismo odio que originó nuestro dolor, al nutrirlo y darle vida. Aclaro que perdonar en el alma no significa excusar ni justificar el mal acto, así como tampoco se puede desconocer la responsabilidad criminal o civil que se desprende de la acción dañina.
Ha sido una semana de eventos, consecuencias y enseñanzas que esperamos puedan ser estudiadas, analizadas y aprovechadas, incorporándolas a la razón universal que construye una mejor sociedad, un mejor mundo. 
Un abrazo a los lectores y mi agradecimiento por su tiempo y su interés.

Rubén Blades | New York,  28 de Junio, 2015

Thursday
Jun252015

Thursday
Jun252015

...Y, ¿QUE HACEMOS AHORA?

Debido a la velocidad con que transcurren los sucesos políticos que sacuden a nuestro país, cualquier intento de análisis o comentario oportuno se hace extemporáneo casi inmediatamente. No obstante, considero necesario ofrecer una opinión sobre la actualidad nacional, de la que he estado y estoy siempre pendiente, y que me concierne como ciudadano panameño. 
No acostumbro comentar acerca de asuntos sobre los cuales no poseo información confiable y suficiente. Sin embargo, nuestro Panamá atraviesa por una situación que resulta especial, por lo inédita en nuestra historia. La conducción, indagatoria, detención y llamado a juicio por supuesta participación en actos ilícitos, de personas con alto perfil público o social, figuras que antes se consideraban intocables, no tiene antecedentes en nuestro país. Esto, que inicialmente nos pareció una excepción, hoy es algo común. A primera vista, no existe espacio para criticar la actuación del Ministerio Público. La celeridad con la que se están procesando actualmente las denuncias, contrasta con la manera como en el pasado se manejaban estos asuntos. 
El hecho de ser abogado, por estudio y formación, me excluye del grupo de ciudadanos que piensa que un acusado debe ser considerado culpable hasta que se pruebe su inocencia. Por lo tanto, presumo la inocencia de los acusados hasta que se compruebe su culpabilidad en un juicio. Pero debo manifestar que me desconcierta un tanto la tardanza en hacer cargos formales a las personas que ya han admitido su culpabilidad voluntariamente, o que han sido directa o indirectamente vinculadas a funcionarios o empresarios que han sido oficialmente imputados, o que simplemente, deben responder por la no diligencia en el ejercicio de sus funciones oficiales. Todo esto, en medio de lo que aparenta ser una realidad nacional que escandaliza: el cotidiano saqueo a las arcas del estado.
Tanto la Contralora como la Procuradora de la pasada administración, parecen no haber cumplido satisfactoriamente sus obligaciones de supervisión y protección de los intereses de la Nación, según se deduce del cúmulo de acusaciones en contra de una pluralidad de individuos que hoy sufren detenciones preventivas, Impedimentos de salida del país, o que han sido formalmente imputados. Pero ninguna de las dos funcionarias ha sido aun acusada formalmente. Otro caso, el del ex-alcalde Bosco Vallarino, quien aun no ha sido formalmente imputado a pesar de un video hecho público y de su pública admisión de haber aceptado coimas a cambio de favores políticos, ha generado comentarios que apuntan a asegurar que los casos que involucran a la membresía del partido político del actual presidente, van a ser tratados con especial lentitud. Esa opinión también es utilizada para argumentar una persecución política contra el partido CD, sus aliados y el ex-presidente de la República de Panama, Ricardo Martinelli.
Pareciera que las acusaciones que se investigan son justificadas y que se poseen indicios suficientes para sustentarlas. Las admisiones de algunos de los implicados fueron las que impulsaron el proceso de indagatoria oficial y a su vez produjeron mas conexiones a probables ilícitos y a nuevos posibles protagonistas de éstos. El carácter público de las pesquisas y la presentación diaria de las opiniones de los abogados, acusadores y/o acusados brindan un marco de transparencia que refuta la opinión de persecución política. Incluso algunas de las personas que resultaron implicadas, según las indagatorias, y que ahora hablan de persecución, abandonaron el país antes de que se les conectara con posibles ilícitos, o se les citara formalmente para responder sobre los hechos investigados.  No parece probable que pretendan regresar voluntariamente para aclarar las cosas.
Otro de los componentes de la larga cadena de trampas descubierta, que merece una investigación prolija, es el sistema bancario nacional. Millones de dólares fueron depositados, repartidos, retirados e incluso sustraídos y reintegrados con otros fondos, como en el caso de Financial Pacific, sin que los encargados de la supervisión de tales actividades interviniesen con la suficiente energía para determinar la legalidad o no de las transacciones e impedir transgresiones fiscales. Resulta imposible de justificar la manera irresponsable como autoridades bancarias en Panamá se comportaron durante la pasada administración y mas pasmoso aun es que no hayan explicado aún, públicamente, cómo y por que ocurrió. Me parece que deben hacerlo, sobre todo para refutar la opinión internacional que identifica a Panamá como un paraíso para el lavado de dinero. En el estado actual de cosas ¿que más puede derivarse de hechos en los que se han involucrado a instituciones financieras, empresas y empresarios, locales y foráneos? Puede uno imaginarse que no todos los bancos locales se prestaron para estas argucias, pero los que lo hicieron deben ser identificados y sancionados. 
Otro componente primario de la corrupción son las empresas privadas. La firma Odebrecht, harto conocida en nuestro país por su conexión a mega-proyectos, ha sido recientemente acusada de corrupción en Brasil y su presidente puesto a órdenes de las autoridades. Dentro del marco de investigación de la corrupción en Panamá, teniendo en cuenta la realidad de sobornos descubierta en Brasil, que parecen involucrar a Odebrecht, resultaría inaudito que no se investigara si en Panamá se hicieron pagos de sobornos para lograr que la compañía lograse ganar las licitaciones multimillonarias obtenidas en los últimos 10 años. El tema no es determinar si Odebrecht estaba o no capacitada para realizar los trabajos. El tema a tratar aquí es investigar si existieron o no las coimas, los sobre-costos fraudulentos y la ausencia de supervisión, todo dirigido a propiciar la apropiación indebida de fondos públicos. 
Parte del problema actual es cómo determinar responsabilidades y culpas en un sistema administrativo diseñado y operado precisamente para encubrir o justificar la actividad corrupta, o inescrupulosa. Ese entorno de trampas no se originó con la criminal administración de algunos malos funcionarios del pasado gobierno, amparada desde los más altos niveles del poder político, judicial, económico y empresarial. Simplemente se continuaron ejerciendo actividades que constituyen la manera normal de "hacer negocio" en nuestro país. Ser intermediario pagado resulta una acto considerado normal dentro y fuera del gobierno y, de hecho, la razón por la cual muchos aceptan formar parte de la administración pública. Esta percepción de normalidad ayuda a entender por que razón algunos de los imputados consideran que devolver los millones que adquirieron de manera dudosa es suficiente para que se desvanezcan las responsabilidades civiles o penales de sus actos. En sus mentes, ellos no hicieron "nada malo". Simplemente aprovecharon sus conexiones políticas, o de negocios, para actuar como intermediarios, hacerse un "billete" por eso y seguir su camino, igual que lo hicieron otros desde quien sabe cuantas administraciones pasadas. 
Repito, el problema es ¿cómo responsabilizar solo a unos pocos y desentenderse de los demás que hicieron, y quizás siguen haciendo, lo mismo? ¿Cómo castigar a todos los actores de las trampas sin a la vez reformar al sistema que permitió, alentó, protegió, alcahueteó y justificó sus acciones? ¿Cómo sustituir la trampa y su posibilidad sin destruirlo todo? ¿Cómo evitar el examinar nuestra responsabilidad, la de la sociedad civil, por haber permitido la continuidad de estas prácticas, inapropiadas y/o deshonestas?
Las acciones emprendidas por el sistema judicial, bajo la presidencia de Varela, ha puesto en marcha una dinámica que no va a poder ser detenida con discursos sino con hechos. Ahora existe el escenario y la oportunidad para producir un verdadero cambio. Después de la invasión del '89 existió una verdadera posibilidad para crear una nueva realidad política y fue desaprovechada. Lo que se hizo fue reconstruir el argumento oligárquico pre-68, hecho que propició el renacimiento y fortalecimiento de los politiqueros y atracadores de siempre. No se realizaron los cambios constitucionales que hubiesen ayudado a prevenir el tipo de escenarios que hoy lamentamos. No se eliminaron expresamente las costumbres y usos que permiten una elástica interpretación de la moral y el deber del servidor publico, transformando lagunas legales en nebulosos océanos de impunidad para el movimiento de la corrupción.
Las intenciones de volver al pasado se evidenciaron rápidamente. En el gobierno de Endara, la pugna por el poder destruyó la alianza triunfadora y se encargó de ubicar las cosas, e intereses, en su lugar. La caída de la Democracia Cristiana, uno de los dos únicos partidos nacionales con una real ideología (el otro era el Partido del Pueblo), fue el clarín anunciando el fin de la ilusión de cambio y presagiando el colapso de la supuesta razón esgrimida, el bienestar de la Nación, con el que se pretendió y aun se pretende justificar la horrorosa invasión del '89.
Hoy nuestro Panamá ve expuesta, en toda su repugnante y hedionda naturaleza, la realidad del sistema que nos ha gobernado y representado como sociedad por décadas, ese que supuestamente había quedado saneado con la eliminación de la dictadura militar. El pasado gobierno democrático puso toda su energía en organizar una estructura paralela, capaz de extraer de las arcas públicas todo lo que pudiese, con o sin escrúpulos, aparentemente con el único propósito de transformar a un millonario, en billonario. Eso, a costa del esfuerzo de todos los contribuyentes y del desamparo de los más necesitados. Crimen de lesa humanidad, porque a causa de ello los enfermos no fueron atendidos, la juventud no fue educada, el hambriento no fue alimentado, el desarrollo humano se detuvo. Las obras ejecutadas, algunas excelentes como el Metro, fueron conscientemente utilizadas tal vez para obtener probables ganancias ilícitas y para crear simpatías populares con las cuales distraer la atención del pueblo y evitar las preguntas que ahora nos hacemos todos los ciudadanos honestos.
Pero no pensemos que esas acciones constituyen una anormalidad. La corrupción ha estado en la humanidad desde tiempos inmemoriales. Por eso hay que combatirla como se combate la gangrena, amputando la parte podrida. Como dijo Garabet en "América, América", existe demasiada basura para una escoba. Para empezar, debemos destruir el podrido sistema que hoy la apoya y que la estimula. 
La pregunta es ¿cómo destruir al sistema corrupto que nos sostiene, sin que el país entero se nos caiga encima?, y, ¿qué hacemos ahora?

Rubén Blades | Vancouver,  20 de Junio, 2015

Tuesday
Jun092015

DESPUES DE LA CUMBRE  

Hasta ahora, generalmente me ha parecido que las reuniones presidenciales de nuestro continente producen más oportunidades para protagonismo político que resultados capaces de crear consecuencias significativas para nuestras sociedades. En el caso de la reciente "Cumbre" en Panamá, sin embargo, podemos anotar que la diferencia con cualquier otra antes celebrada, ha sido el cordial acercamiento entre los gobiernos de Cuba y de Estados Unidos, luego de una distancia de 56 años, plagada de retórica hostil y de públicas acusaciones y ataques. Por ese resultado, esta Cumbre me ha parecido trascendente.

Las razones para que ocurriera este deshielo diplomático parecen evidentes. No solo el estrepitoso fracaso que ha representado el bloqueo de Estados Unidos a la isla, estrategia que en vez de crear el debilitamiento de la dictadura en Cuba, lo único que logró fue castigar a su población y brindarle al gobierno una “razón” para explicar sus posibles fracasos y para justificar el uso de la represión. La estrategia de aislamiento, planteada por los gringos como una legítima preocupación por la justicia y los derechos humanos, crea una contradicción hipócrita en la política externa del vecino norteño, a quien parece no importarle lo mismo con las transgresiones a los derechos humanos cometidas por otros países como China, por ejemplo, con la cual mantiene relaciones a pesar de sus violaciones a los derechos fundamentales, la invasión y avasallamiento del Tíbet o la represión, que se pueden calificar de extremas comparadas con cualquier cosa ensayada por el régimen cubano. 

El presidente Barack Obama -de quien considero pasará a la historia como uno de los mas inteligentes que ha tenido su país, aunque ello no lo haga en ocasiones menos contradictorio en sus acciones- parece comprender la necesidad de establecer una conexión que permita, a los intereses que él representa, tener acceso a lo que va a ocurrir en Cuba una vez se produzca la desaparición de sus principales líderes. Los Castro ya están, diría un hípico, "en los últimos trescientos metros" de su vigencia política activa. Su salida del poder va a producir consecuencias que demandarán una actitud y estrategia distinta, y en tal sentido, los dirigentes estadounidenses se preparan para no quedarse por fuera de lo que será un nuevo orden que, por consideraciones básicas de geopolítica y economía, requieren de su atención y esmero. 

Aunque la nomenclatura en Cuba anuncie que las cosas seguirán como antes, la realidad apunta en otra dirección. Y es que para el gobierno cubano también existen motivos de urgencia que justifican su aquiescencia a un cambio. Tanto Fidel como su hermano Raúl deben ser conscientes de que, por desagradable que sea, el final se acerca y lo que les resta es intentar influir ahora en el curso que van a tomar los hechos del futuro inmediato, aceptando que ninguno de los dos podrá estar presente, ni podrán mantener su actual capacidad de control y liderazgo conductor.

Por otro lado, los subsidios y ayudas que recibe Cuba a través de aliados como Rusia y Venezuela, están amenazados por los problemas económicos y políticos que hoy atraviesan los gobiernos de esos países. La cancelación inminente de tales apoyos podría producir en la isla otra versión del cataclismo que representó el llamado "periodo especial", cuando la desaparición de la URSS detuvo la incipiente mejora que experimentaba la población y alteró sus expectativas de calidad de vida. La hambruna que desató la súbita desaparición de recursos aun se recuerda amargamente. A diferencia de hace décadas, dudo que el pueblo cubano esté dispuesto hoy a excusar y soportar la repetición de tal angustia con igual resignación.

Las consecuencias objetivas, tanto para los Estados Unidos como para Cuba serán, por donde se examine el asunto, positivas. No considero que lo mismo puedan esperar países como Puerto Rico y la República Dominicana. Puerto Rico, en especial, me luce más vulnerable al resultado de la nueva realidad Cuba-Estados Unidos, no solo por estar actualmente atravesando la crisis económica mas seria de su existencia, si no porque parece no contar con una estrategia clara que le permita enfrentar necesidades primarias, en caso de emergencia, desde la capacidad de alimentar a su país produciendo sus propios alimentos, hasta la de un diseño administrativo que produzca la sustitución de ingresos perdidos, en el evento en que las actuales condiciones de subsidios y ayudas federales que recibe del Norte sean drásticamente reducidas, o interrumpidas.  

La decisión asumida por los Estados Unidos hace mas de setenta años, de mantener bases militares, aéreas y navales en el mundo, resulta un gasto innecesario en este nuevo siglo de drones, submarinos atómicos, misiles intercontinentales y computadoras. Una explicación para la continuidad de la tutela estadounidense sobre Puerto Rico fue la existencia de una Cuba hostil al interés norteamericano en el área, un enemigo localizado a escasas millas del territorio continental, requiriendo de un monitoreo constante y cercano. La inminencia de cambios en La Habana hace hoy menos factible y mas onerosa la continuidad de la pasada política estadounidense, no solo frente a Cuba si no también frente a Puerto Rico. El final de la percibida amenaza convierte a Borinquén en algo dispensable, política y económicamente, en el futuro cercano.

Consideremos que ya no parece imposible que Estados Unidos se encuentre dispuesto a devolver a Cuba la jurisdicción y control sobre el territorio de Guantánamo. Siguiendo esa línea, tampoco nos debe parecer imposible que considere entregar a Puerto Rico su independencia para así consolidar el legado de un presidente que antes de terminar su mandato, decide poner fin a los dos ejemplos mas evidentes del pasado y presente "imperial" de su país, en el área Caribeña y América.

Para República Dominicana, el mayor problema inmediato ocasionado por el fin del bloqueo a Cuba y su apertura económica será definir cómo y con qué sustituir la merma a sus ingresos en el sector turismo, renglón de contribución importante al PIB del país. El mundo hará de Cuba su punto de interés destinatario y las consecuencias económicas se harán sentir en toda el área. Si bien inicialmente la súbita posibilidad de actuar y escoger traumatizará al sector popular cubano, por no llamarlo privado aun, su recuperación será rápida y contundente. Mejor preparados educacionalmente, con ansias ahora liberadas de competir, y con la paciente experiencia que hizo ganadoras a sociedades antes destruidas como Japón, Alemania y la Unión Soviética, NADA va a detener el futuro triunfo de Cuba en todas las áreas en las que decida incursionar, una vez el actual sistema y el modelo marxista-leninista que lo sostiene, se desmoronen. Para los que aun no lo consideren, o pretendan soslayarlo, el verdadero efecto y legado de la revolución cubana comenzará a manifestarse con toda su fuerza en ese momento, precisamente.

¿Y que haría Puerto Rico? ¿Tienen mis queridos hermanos en la Isla un plan de contingencia, consensuado nacionalmente y con el apoyo de todos sus grupos políticos, incluyendo a los que abogan por la Independencia, por el Estado Libre-Asociado y por la estadidad?  Si se mantiene el status del "Estado Libre Asociado", ¿como enfrentarán las consecuencias de una Cuba abierta y competitiva? Y, más grave aun, ¿cuál será la estrategia a seguir si el gobierno de los Estados Unidos se retira unilateralmente de su presente relación con Puerto Rico y la obliga a enfrentar una independencia forzada? 

Espero que alguien con el poder de tomar acción, haya considerado las posibilidades que describo en este artículo. En todo caso, estas nuevas realidades me resultan menos fantásticas de lo que hubiera sido predecir el fin de la Unión Soviética, o la caída del muro de Berlín. Ambos episodios, en apariencia repentinos, tenían en realidad décadas de estarse gestando aunque pocos consideraron su posibilidad.  

Creo que la vida viene con el futuro en sus brazos, corriendo, a sorprender a la sorpresa.

Rubén Blades | 18 de Abril, 2015