BUSQUEDA

Disponible en iTunes y Amazon
En formato CD en 
Gift WorldGran Morrison
Sanborns, Multiplaza (Ciudad de Panamá)
Papaya Music (San José, Costa Rica)
y através de Subdesarrollo Records

 

Tuesday
Aug092016

El "NO MAS" de Stiglitz y de Pieth

 

A raíz del caso Mossack-Fonseca (conocido internacionalmente como Panama Papers) y la posibilidad de que sus consecuencias debilitaran el centro financiero internacional que Panamá ha manejado con éxito desde hace décadas, el gobierno panameño estableció, a través de un decreto, un panel especial de asesores que investigase y recomendase medidas para evitar casos como este. Parte del propósito de este panel de expertos fue contrarrestar la mala publicidad generada por el pasado escándalo internacional.
La reciente renuncia de dos prominentes miembros del panel, sin embargo, parece sugerir que la medida se puede convertir en un bumerán que crea aún más dudas sobre la sinceridad del gobierno nacional (y del país) en cuanto a su voluntad para enfrentar y detener el problema del "lavado de dinero" en Panamá, una de las principales acusaciones surgidas a raíz del caso mencionado. La renuncia de estos dos expertos internacionales a continuar como parte de la comisión, designada para estudiar acciones que ayudaran a disipar la mala imagen, ahora lo que hace es contribuir a la confirmación del argumento que se buscaba refutar.
Como suele ocurrir en estos casos, tanto los medios de comunicación masiva como las redes sociales, han desatado una descarga de opiniones, algunas serias, otras sustentadas de manera irresponsable por el bochinche y la especulación, o simplemente definidas por las posiciones políticas y los intereses económicos egoístas.
Debemos considerar, y por eso escribo, todas las posibilidades que expliquen lo ocurrido, para no caer en las redes de la desinformación. Como quiera que se examine el tema, aún considerando que ninguna de las tesis esgrimidas ha sido probada categóricamente, y por más controvertible que resulte, la percepción generalizada es más o menos la siguiente: Panama ha sido, y continua siendo un centro de lavado de dinero.
  
Joseph Stiglitz, Nobel en Economía, y Marc Pieth, investigador anti-corrupción, son personas de reconocido perfil internacional. Su designación dentro de la comisión causó una grata impresión, pues su participación ofrecía una imagen de seriedad y capacidad incuestionables, elementos indispensables para dar a la investigación el necesario carácter objetivo y confiable. El resto del panel lo conforman un costarricense y ciudadanos panameños expertos en temas financieros.
Hasta ahora, el Sr. Stiglitz nI afirma ni sugiere que la investigación haya sido objetada, interrumpida o impedida por el gobierno de Panamá. Lo que surge de sus declaraciones es el disgusto de ambos, Stiglitz y Pieth, por la aparente negativa del gobierno panameño de hacer público, en su totalidad, el resultado de la investigación de manera inmediata. 
Esto nos coloca en dos escenarios distintos, que no deben ser confundidos. 
Las renuncias no se producen para denunciar una investigación amañada. Ocurren, como lo ha expuesto el propio Stiglitz, por su molestia ante la decisión del Organo Ejecutivo de Panamá, de no hacer publica la totalidad del resultado de la investigación. Pero la impresión que se produce es otra. Por eso es necesario establecer una clara diferencia entre el hecho y la percepción. Por un lado ayudaría mucho conocer, de la boca de ellos mismos, cual parte del resultado de la investigación ha sido excluido de publicación y cuales de esas secciones, según ellos censuradas, específicamente los condujo a renunciar.  Deben aclarar ademas, por qué las explicaciones que les ofreció el gobierno panameño para justificar el hecho de la no publicación total de los resultados de la investigación no fueron de su satisfacción. Creen ahora que el resto de sus compañeros en la comisión son corruptos? O que se prestaron a una comedia que apoya un propósito político deshonesto? 
Sin responder estas interrogantes, las renuncias de Stiglitz y Pieth semejan una rabieta de niño, o el producto de egos y sentimientos de superioridad moral, contingencias que no corresponden a las expectativas creadas por el nivel profesional y el renombre internacional que los distingue. 
Como están al momento las cosas, nos parece fuera de lugar que dos miembros de la comisión se quieran arrogar el derecho de decidir y ordenar a un gobierno la manera en que se debe informar los resultados de una investigación que, aparentemente, ni siquiera ha concluido. Ni siquiera los periodistas que recibieron los 11 millones de papeles relacionados al "affaire" Mossack-Fonseca han hecho pública la totalidad de los documentos "hackeados". En este caso nos parece que es al gobierno de Panamá al que le corresponde, una vez consideradas las consecuencias legales internacionales, políticas y económicas, decidir cuándo y de qué forma se ha de informar al mundo el resultado de su iniciativa y no a los señores Stiglitz y Pieth, no importa cuán prestigiosas sean sus reputaciones, ni cuán importantes se consideren ellos mismos.
 
En todo caso, su decisión de dimitir, sus declaraciones a la prensa internacional y la manera escandalosa, sesgada o confusa de los reportes, contribuyen a reforzar la certeza del mundo acerca de la deshonestidad oficial en Panamá. Por el otro lado, también surgen al otro extremo de la especulación racional, ideas alucinantes que transforman a estos señores en “caballos de Troya”, introducidos con la intención de terminar de desacreditar a Panamá para favorecer los intereses que procuran beneficiarse de la caída de su Centro Financiero Internacional.
Las declaraciones del miembro costarricense del panel, el señor Roberto Artavia, lo muestran "sorprendido" por las renuncias. Expresó que los términos originales del decreto, al parecer, no resultaron lo suficientemente amplios para Stiglitz y Pieth y que al no accederse a lo que ellos unilateralmente consideran correcto, optaron por renunciar. El señor Artavia parece sugerir que existía de antemano un marco referencial para la investigación, que determinaba específicamente el objetivo y el alcance de la misma. De ser así, ¿por qué inicialmente acordaron Stiglitz y Pieth participar en la comisión? ¿Por qué no expresaron su desacuerdo con los términos del decreto desde un principio?
El panameño Alberto Aleman Zubieta, ex-Administrador del Canal de Panamá y miembro del mismo equipo investigador nombrado por el Ejecutivo, opinó que los que renunciaron esperaban una investigación cuyo resultado y alcance fuese más amplio, "aplicable al mundo entero, no solo a Panamá” y que eso no era lo definido como el propósito original de Panamá, ni de la convocatoria del panel investigador, apoyando de esta forma la base del comentario formulado por el Costarricense Artavia.
Ante el circo de 4 pistas en que se ha convertido el asunto, ¿qué papel debe asumir el gobierno panameño? ¿Publicar los términos de referencia originales, con una explicación oficial de sus objetivos? ¿Convocar una rueda de prensa en donde todos los participantes en la Comisión aclaren sus interpretaciones? 
Las autoridades panameñas deben entender que la transparencia en la respuesta a esta nueva crisis es fundamental. Sin una explicación publica sobre lo ocurrido, razonada y razonable, la especulación continuará afectando la imagen de nuestro país y la del actual gobierno. Desmentir simplemente, o desentenderse del problema, a la espera de un nuevo escándalo que ocupe los encabezados y lo desplace, no resultan  opciones inteligentes. A nivel nacional e internacional, probablemente han quedado las siguientes percepciones:
1. El Ejecutivo panameño convocó a un panel de notables, pero sin la real voluntad de investigar hasta las últimas consecuencias el problema del lavado de dinero en Panamá;
2. Los señores Stiglitz y Pieth aceptaron participar del panel con la intención de luego desacreditar la iniciativa del gobierno panameño y favorecer así los intereses de terceros desprestigiando a nuestro país ante el mundo;
3. Los señores Stiglitz y Pieth ofrecieron una versión del "No Más" y se largaron de la comisión, producto de una rabieta cuando se les indicó que los resultados no producirían los efectos que sus egos consideraban vitales; 
4. La investigación se realiza de manera profesional y el resultado se hará público cuando el gobierno panameño lo decida, de la manera y según lo definido por el decreto que constituyó la comisión.
Espero que el gobierno panameño reaccione de manera sensata e inmediata, y con trasparencia aclare, ante nuestra nación y ante el mundo, los motivos planteados por los señores Stiglitz y  Pieth para justificar sus renuncias ante la comisión creada por el Ejecutivo, a raíz del "Affaire" "Mossack-Fonseca:.    
 
Cierro mi escrito con un comentario aparte, que considero también necesario.
Para enfrentar con éxito los efectos de la corrupción internacional, que incluye actividades como el "lavado de dinero", una de las primeras consideraciones para cada gobierno será encontrar maneras licitas y éticas para sustituir los ingresos que producen dichas actividades, y que contribuyen al sostenimiento de las economías del mundo. El "lavado" no es exclusivamente una actividad ilegal bancaria, ni ocurre solo en el sector público.
El sector privado, como parte de sus innumerables actos mercantiles, ha saneado y sanea el resultado de diversas actividades ilícitas internacionalmente, que incluyen la evasión de impuestos y los efectos del trafico de narcóticos. Argumentar que tales actos no cuentan con la aprobación oficial, civil o canónica, en nada oscurece el hecho de que estas actividades comerciales, efectuadas de manera clandestina, directamente contribuyen al PIB nacional y a la solución a corto y mediano plazo de urgentes necesidades para las economías del mundo y para todos los sectores que componen a la sociedad actual.
  
El saneamiento de la finanza nacional, dirigido a eliminar los métodos y oportunidades que la codicia y la corrupción crean para satisfacer sus propósitos, debe ser una tarea de toda la sociedad en su conjunto, no solo de los gobiernos o de las empresas privadas. Es iluso el pretender acabar con las consecuencias del envilecimiento de la ley y de la justicia cuando la deshonestidad forma parte de lo cotidiano, en el trato social y en el ámbito de los negocios.
Hemos deformado el ideal original y creado una sociedad en donde obedecer las reglas y las leyes parece un asunto de perdedores, o de idiotas. Hemos contribuido, por acción u omisión, a crear repúblicas falsas, donde la venalidad judicial y la impunidad que esta produce, se ven complementadas por nuestras actitudes y acciones anti-cívicas, que a su vez sostienen administraciones corruptas, alimentadas y sostenidas por nuestro cinismo. 
El problema, a fin de cuentas, es de todos y la solución dependerá del individuo y de su acción social.  
Ninguna comisión, por excelsa que sea, podrá unilateralmente resolver el problema de nuestra descomposición.
Asumir que la corrupción puede funcionar sujeta a limites, o a consideraciones éticas o espirituales. resultará  tan absurdo como el afirmar que pueda existir algo como una culebra vegetariana.
A mi entender, el asunto es simple. No te compran si no te vendes. Punto.

Rubén Blades | 8 de Agosto, 2016

 

Friday
Jul222016

La Convención Republicana y el discurso del candidato Trump

Ayer concluyó la Convención del Partido Republicano de los Estados Unidos, con la nominación de Donald Trump como candidato a la presidencia por ese partido, para las elecciones de noviembre de este año. Como colofón de la Convención, Trump dio su discurso de aceptación.

Las reacciones a favor y en contra reflejan lo esperado: los simpatizantes Demócratas, en contra de todo lo que expresó y los seguidores Republicanos, algunos a favor y otros mostrando abierta indiferencia a su figura, o incluso sugiriendo que no votarán por él. Lo que debe resultar obvio es que nada va a continuar igual para ese partido, después del espectáculo expuesto en las pasadas primarias republicanas. Los argumentos utilizados por Trump durante la campaña, esgrimidos como si fueran un bate de béisbol, fueron devastadores para figuras que poseían influencia y peso dentro del partido y sus estructuras de poder. Jeb Bush, Marco Rubio y Ted Cruz, para nombrar a tres aspirantes, fracasaron en alcanzar la nominación y se han visto relegados a un tercer plano de importancia. El partido en si ha sido sacudido por el improbable triunfo de Trump y las repercusiones totales de esa sorpresiva realidad están por verse.   

Ayer durante la Convención, el candidato republicano no se desvió de la fórmula que lo ayudó a obtener el triunfo dentro de su partido. En su intervención, una de las más largas en la historia de estas  convenciones, una vez más hizo ostentación de una tortuosa retórica, acompañada por una frecuente falta de apego a los hechos, utilizando esas inexactitudes y abiertas falacias para describir la realidad de Estados Unidos, en una versión apocalíptica que en muy poco se corresponde con los hechos. Su narcisismo y el contenido de sus pronunciamientos me recordó en ocasiones a Benito Mussolini y a la retórica fascista de la década de los treinta, que aprovecho el descontento mundial provocado por los  problemas económicos de la era para introducir una nueva version de gobierno totalitario, fundamentado en una política populista, arropada bajo un falso patriotismo.
Escuchando los comentarios de los comentaristas de televisión sobre la presentación de Trump, algunos de ellos republicanos, me pareció que muchos continúan pretendiendo negar la realidad del nominado, rehuyendo su responsabilidad por haberlo ayudado a alcanzar la posición que ahora deploran. En estas elecciones primarias, Trump obtuvo 14 millones de votos, cifra que representa la mayor cantidad de votos alcanzada por un candidato de ese partido, en un evento pre-electoral. El hecho claramente indica que los votantes que acudieron a las urnas lo hicieron porque encuentran en la figura de Trump una voz y representación que consideran inexistente en las otras figuras, esos que compitieron por la nominación amparados por los usuales postulados de la partidocracia de corte tradicional. 

Este punto parece totalmente soslayado por los analistas políticos. Trump es el resultado, corregido y aumentado, del estilo de politiquería llena de mentiras, exageraciones, racismo, mito y exclusión social que han practicado los republicanos y sus aliados por décadas. Lo que nunca fue considerado, en el ejercicio de esa manipulación corrupta de la verdad, es que a los creadores del monstruo se les podría escapar el control sobre sus actos. Ni siquiera Fox News pudo evitar el ascenso del renegado.

Desde que Lyndon Johnson perdiera a los demócratas del Sur, al apoyar la necesidad de legislación que garantizase derechos civiles a los negros estadounidenses, Estados Unidos ha sido una nación dividida  emocionalmente pero unida artificialmente por la Constitución y las leyes vigentes. Durante distintas elecciones, los dos partidos políticos, Demócrata y Republicano, continuaron disputándose los votos mediante la adopción de plataformas filosóficas que diferían en cuanto a la proporción de su oferta de solidaridad social, pero que resultaban extrañamente semejantes en cuanto a su distanciamiento de las necesidades y realidades internas de la población. Ese proceso, que ignora tal exigencia social y espiritual, pretendiendo sostener el status quo imponiendo simples paliativos, sin entrar verdaderamente a discutir la interioridad de las emociones que la sustentan y enfrentar honestamente su frustración, es lo que ayudó a producir la viabilidad electoral de figuras como Barack Obama, Bernie Sanders y ahora, Donald Trump, todos inicialmente considerados como improbables candidatos a la presidencia de su país.

Esta corriente de cambio popular ha venido gestándose desde hace tiempo de forma casi imperceptible a la sociedad estadounidense. Con pocas excepciones, los medios difunden noticias definidas por intereses especiales, de dueños y de anunciantes y la población es periódicamente distraída con entretenimientos, falsas apariencias y reportes de orden y progreso. Es más, la irrevocabilidad del cambio ocurrido parece no haber sido registrada aún por estos dos partidos, a pesar de los resultados que a partir del triunfo de Barack Obama indican una alteración de la conducta esperada del votante usual.  Es probable que una tercera fuerza política surgirá en Estados Unidos en los próximos diez años y esa alternativa expondrá públicamente temas que hoy no se discuten por razón de lo que se denomina como "political correctness". Los efectos que producirá esa nueva fase de examen de la realidad nacional y política son impredecibles. Las consecuencias, a nivel nacional e internacional, serán inicialmente abrumadoras.

De esa exposición surgirá seguramente una fea verdad, oculta la mayor parte de las veces y otras veces maquillada para ser expuesta cada cierto tiempo, pero sin revelar su interior: Estados Unidos hace tiempo dejó de ser el país que dice ser. Las contradicciones en que ha vivido y vive hoy, política y económicamente, no pueden ya ser sostenidas ni apoyadas por la simple retórica. La diversidad cultural y racial de su población y los nuevos intereses introducidos y definidos por ésta, escapan a la manipulación política tradicional y a una interpretación maniquea clásica. Lo que era convencional, como lo ha probado esta Convención Republicana, ha dejado de serlo. El nuevo orden de cosas que Trump representa es sustentado por una apelación a la angustia y al miedo de aquellos que sienten que su país se les escapa de las manos, de los que no aceptan la noción de una "América" diversa, de los que necesitan culpar a otros, por sus fracasos o por la deriva de sus expectativas, aferrados a la nostalgia por una época que nunca vivieron pero que les ha sido presentada por demagogos como una edad dorada que puede ser repetida, si la voluntad del líder así lo ordena. Una variante de tal fórmula fue aplicada por Nixon con éxito en la elección de 1968, al proclamar su candidatura como la del representante de la Ley y del orden, el único capaz de enfrentar y arreglar a un país y a un mundo en crisis.

El discurso de Trump recuerda con increíble similitud a las propuestas fascistas de los años anteriores a la Segunda Gran Guerra. Cuando le dice al país que solo él sabe lo que está mal y que solo él puede arreglarlo, escucho el eco del discurso del Hitler de 1938, cuando este aspiraba a ser el líder máximo de los alemanes. Su fantasía y xenofobia ("construiremos el Muro!"), que funcionó para asegurarle la nominación continuara funcionando, mientras no exista en el electorado la inteligencia, fortaleza espiritual y la educación necesarias con las que poder reconocer la falacia y así negar la racionalidad o posibilidad de que estos cantos de sirena puedan realmente concretarse. 


Trump alcanzó la candidatura por la imagen de éxito que proyectó, a través de ocho años, en un programa de "reality” ("The Apprentice”), y por el cuidadoso manejo que le dio a su imagen a lo largo de la campaña. Pero esto no hubiera logrado el éxito, si del otro lado no existiera una población golpeada por la inequidad y hastiada del discurso político tradicional. A pesar de sus estrepitosos fracasos como empresario, sus bancarrotas, su evidente falta de conocimiento sobre el mundo, a pesar de su pomposidad y la costumbre de exagerar, mentir abiertamente o de expresar verdades a medias, un enorme número de personas lo identifican hoy como el antídoto a la mentira, a la venalidad y a la falta de visión de la política usual. 

En este sentido, votar por Trump es utilizar el sufragio para castigar al estado de la política tradicional. 

Que no quede la menor duda, Trump tiene una clara oportunidad de ganar, porque ni la razón, ni el análisis, ni los hechos importan cuando el alma popular está mareada por la rabia que produce la percepción del abandono oficial injusto. Un importante sector de la población estadounidense siente que ha sido convertido en una simple comparsa, esclavizada para sostener y celebrar intereses controlados por y para otros, pero paradójicamente, no culpan a los capitalistas como Trump. Culpan a los políticos.

Este hecho nos revela que su sensación de injusticia no posee un fundamento ideológico sino emocional, y por eso quizás escapa al enfoque acostumbrado de un análisis estrictamente definido por la razón.  

Trump, como lo han hecho los demagogos a través de las épocas, culpa a los "otros", una denominación en código que responsabiliza a los negros, los latinos, los inmigrantes ilegales, los chinos, los europeos, los no verdaderamente "americanos" por el supuesto estado negativo del país. La expectativa anhelada por este grupo, según la interpretación que Trump sugiere, representa una visión de organización social ideal, modelada por la experiencia del abolido "Apartheid" sudafricano, aunque tal aislacionismo carezca de una posibilidad real de aplicación practica.

"América primero" es primariamente el grito de los blancos que se sienten desplazados en su propia casa por intereses extraños y que añoran un regreso a los "buenos tiempos", algo que en la narrativa republicana mítica es singularmente representado por la presidencia de Eisenhower y Nixon. Pero en esta "nostalgia" no existe el análisis. En el revisionismo actual que define a esos periodos, los negros ocupaban su lugar, los latinos no éramos un problema, América Latina hacía lo que Estados Unidos les exigía hacer y Europa estaba agradecidamente subordinada y era dependiente a los intereses yankees. El único y claro enemigo eran los Soviéticos y esos, bueno, esos también eran blancos y "hablando (entre blancos) se entiende la gente", por blancos, no por razonamientos. En cada una de las manifestaciones del discurso de Trump, esas ideas se encontraban implícitas y nunca explícitas. Su intención, como la de todo demagogo exitoso, fue la de dirigirse a una masa que entiende por el alma, no por el cerebro.

Por eso, no veo a Trump debatiendo a Hillary Clinton antes de la próxima elección. Imagino que piensa que no lo necesita, y sus consejeros seguramente tratarán de evitar un escenario en donde aparezca insultando a una mujer, ofendiendo con ello a un porcentaje electoral de importancia, sin el cual no podrá ganar en Noviembre. Ademas, Trump domina con la emoción, no con la razón. En un debate formal, con una rival de la inteligencia de Hillary Clinton, las inexactitudes, mentiras y exageraciones de Trump serian expuestas nacionalmente y su credibilidad, aun entre sus fanáticos, se vería afectada. 

A pesar de los cuatro letreros que decían “Latinos para Trump” y de los tres o cuatro afroamericanos estratégicamente colocados para las cámaras, en una Convención completamente llena de anglosajones, será difícil para Trump convencer a la comunidad de que sus insultos dirigidos a los latinos no fueron sinceros. Tampoco creo que lo apoye la comunidad negra, luego de su continua descalificación de Barak Obama, empezando por su absurda afirmación de que nació en Kenya y de que es Musulmán, a su desconocimiento del éxito del presidente en rescatar al país de la ruina económica heredada de las políticas del republicano George Bush, y de su éxito rebajando el desempleo al 4.9%.
 
Resultó patético su intento de integrar a la comunidad gay en su discurso. Lo único que pudo decir es que protegería a "la comunidad gay" de los ataques de los terroristas, refiriéndose a los sucesos de Orlando. Pero se cuidó de mencionar que el verdadero problema en Estados Unidos para ese grupo es la homofobia, algo que justamente caracteriza a su partido. Me pareció un "faux pas" su decisión de no aprovechar la oportunidad de exposición nacional para apoyar la demanda de respeto e igualdad ante la ley formuladas por el grupo LGBTQ a nivel nacional, otro ejemplo de como Trump imita a los políticos tradicionales que denuncia. Decir que luchara para impedir que terroristas Musulmanes nuevamente ataquen a la comunidad LGBTQ como ocurrió en Orlando, en vez de pronunciarse claramente en contra de la homofobia que nacionalmente caracteriza el sentir de su propio partido me pareció un acto de monumental deshonestidad. 

Imagino que la Convención Demócrata se encargará de rebatir con datos las exageraciones y mentiras vertidas por Trump. Sin embargo, los charlatanes, los demagogos y los inescrupulosos siempre poseen una ventaja en este tipo de situaciones. A Hillary Clinton, con un nivel de rechazo popular que solo supera Trump, no le bastará decir la verdad y aclarar las inconsistencias del candidato republicano. Tendrá que motivar a los votantes que no tiene y sostener el apoyo de los que posee, expresando una emoción que no sea sustentada por clichés y falsas memorias. Y eso es mas difícil para alguien que como ella ha permanecido distante e inescrutable por décadas, optando por definirse y distanciarse de sus rivales políticos con argumentos, planteamientos no apoyados por el recurso de la manipulación, o por la honestidad emocional.

Demóstenes, el gran orador Ateniense, al finalizar uno de sus debates con su archirrival Aeschines, recibió una gran ovación de parte del público. Cuando Aeschines finalizó su intervención atacando todo lo expresado por Demóstenes, también recibió un aplauso semejante. Alguien preguntó a Demóstenes cómo era posible que la gente aplaudiera con igual entusiasmo dos posiciones tan diametralmente opuestas. 

Y él respondió: la gente siempre aplaudirá las cosas cuando son bien expresadas.


En el caso de Trump, espero que la gente preste atención a lo que dice, mas allá de la emoción que sientan al verlo. Porque este no es el momento para empezar a oír las cosas con los ojos.

Atención, orejas!

Rubén Blades | 22 de Julio, 2016

Friday
Jul152016

LUBA MASON y su grupo MIXTURA, en Cambridge

23 de julio en Regatta Bar, Charles Hotel | One Bennett St., Cambridge, Massachusetts.

Monday
Jul112016

NO ES SOLO EL CLIMA LO QUE ESTÁ CAMBIANDO

Estas semanas han estado repletas de hechos, muchos de ellos dolorosos. Cuando aún no terminaba de asimilarse el primero, otro horrendo suceso desviaba nuestra atención hacia otra dirección.

Primero los actos terroristas en Irak y Bangladesh, que produjeron la muerte de cientos de personas inocentes, en su mayoría musulmanes. En occidente estamos acostumbrados a lamentar y escribir sobre los atentados que causan daño a los occidentales, pero muy pocas veces expresamos nuestra solidaridad cuando las víctimas son árabes, o creyentes del Islam. Quizás nuestro silencio se deba, en parte, a que no escuchamos voces de condena de parte de las autoridades religiosas de los musulmanes, denunciando a los fanáticos que provocan todas estas muertes. Esperamos, por lo menos, que se pronuncien públicamente rechazando la interpretación sesgada que los grupos violentos hacen del Corán, ,justificando asesinatos bajo el pretexto de una "guerra santa”. O tal vez nuestro silencio se deba a que consideramos que la naturaleza fratricida del enfrentamiento entre chiitas y sunitas no pertenece al ámbito de Occidente, como si se tratara de un asunto privado que debe ser resuelto y atendido solo "entre ellos". Pero es irresponsable que desestimemos lo que es evidente: estos asesinatos, cualquiera que sea el motivo de ellos, han sido perpetrados contra seres humanos.

Mujeres, hombres, heterosexuales, homosexuales, policías, civiles, árabes europeos, americanos, africanos, asiáticos, latinos, bengalíes, iraquíes, sirios, musulmanes , kurdos, chiitas, sunitas, judíos, católicos, ateos, protestantes, todos son seres humanos que pierden sus vidas por la violencia. Sería prudente analizar cuál es la razón de ello, pues es claro que algo está alterando el balance, en distintas sociedades del mundo.

En otras épocas, la humanidad rechazó la utilización de la violencia indiscriminada, dirigida a la población civil que se agrupa en los centros urbanos. En Estados Unidos, hace casi 50 años, el 1 de Agosto de 1966, Charles Whitman mató a catorce personas e hirió a otras 30, disparando desde el campanario de una Torre en la Universidad de Texas. El episodio provocó reacciones de total espanto e incredulidad, por parte de una sociedad que no había experimentado tal tipo de experiencias a nivel doméstico. Hoy, en dos semanas, el número de muertos y heridos por la violencia internacional y nacional ha rebasado con creces nuestra capacidad para la indiferencia hacia el dolor ajeno. Mas allá de la discusión de si estos sucesos son producto de odios religiosos, o motivados por extremismos políticos, es evidente que algo está cambiando en nuestras conductas sociales a nivel mundial. Estos no son episodios aislados, aunque ocurran en distintas áreas geográficas y envuelvan a distintos grupos étnicos. Por el contrario, parecen representar una nueva y preocupante manera de resolver conflictos, o de expresar antipatías, rechazos o malestares personales. ¿Cómo y cuando ocurrió este cambio? ¿Qué lo produjo y que lo sostiene?

Si estudiamos con cuidado el asunto, nos damos cuenta que no se trata solo del discutido aspecto de la proliferación de armas y el fácil acceso a su uso. Hay algo más, y en la búsqueda del motivo, evitemos el error de racionalizar lo inaceptable. Los policías blancos que recientemente han matado a ciudadanos afro-americanos, la mayoría de ellos desarmados, demostraron una evidente incapacidad y/o desprecio hacia las normas reglamentarias que rigen el ejercicio de su trabajo. Y la reacción del ex-infante de marina afro-americano que, en represalia por esas acciones, mató a cinco policías blancos, tampoco puede aceptarse, o justificarse como racional. Aquí es donde radica el peligro mayor, al corto plazo. No es aceptable el considerar que, "en algunos casos", es comprensible el simpatizar con los protagonistas del acto violento, reemplazar a la razón y reaccionar en función de una identificación creada por nuestras
frustraciones. No debemos aceptar argumentos que apoyen o pretendan obviar las consecuencias negativas del acto antisocial. En el caso de los asesinatos en Orlando, Florida, por ejemplo, ningún homosexual ha salido a la calle a matar a personas de origen afgano como protesta. Nadie, en su sano juicio, consideraría como justa esa reacción. Las familias de las víctimas, blancos y afro-americanos, hoy hermanadas en su dolor, se opondrían por supuesto a tal interpretación.

Aun así, no veo que se atienda el evidente colapso de los frenos que la domesticación social ha creado, para manejar nuestras naturales tendencias de retribución hacia terceros y de egoísmo anti-solidario. Para algunos, la reacción del ex-marine es comprensible como respuesta a los excesos de la policía contra ciudadanos afroamericanos. Para algunos, la solidaridad que sienten hacia las víctimas afroamericanas y sus familias no es complementada por iguales sentimientos de consideración al dolor de las otras familias, la de los policías blancos asesinados.

Le acredito la falla inmediata por esta ausencia de sensibilidad, a la falta de liderazgo social, especialmente la de la estructura política, que es quizás la más responsable por el deterioro institucional. El desplome de la credibilidad política encuentra este año de elección en los Estados Unidos, su máxima expresión. Nunca antes en la historia republicana de ese país, se había presentado a la consideración nacional dos candidatos a la presidencia, con tan bajos índices de popularidad y tan alto factor de rechazo, en cuanto al grado de antipatía popular que producen. En el caso de Hillary Clinton, la más racional de las dos posibilidades, su discurso presenta el atractivo distante de una razón cansada, el eco de una explicación que sabemos cierta pero que no convence por no despertar en el alma afecto, o confianza. Donald Trump, que no posee la dignidad de un pestillo, utiliza un lenguaje que le sirve para conectarse con los peores ángeles del temperamento nacional estadounidense, y se monta sobre los odios y temores que estimula la ignorancia, para catapultarse a la presidencia. Ninguno de los dos posee la capacidad de llegar al corazón de un pueblo en crisis, como lo hizo Franklin D. Roosevelt durante el desplome financiero de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial.

El presidente Obama, de una inteligencia poco vista y de un poder oratorio impresionante, encuentra la dificultad de que, por su raza, sus argumentos y razones puedan ser considerados algunas veces como demasiado, otras como muy poco, dependiendo del grupo étnico que los evalúe. Sin embargo, definió el asunto correctamente al explicar que el reciente hecho no debe ser juzgado desde un punto de vista eminentemente racial.

El sistema administrativo parece haber colapsado en ciertas áreas de la administración de justicia y es allí a donde debe dirigirse la atención: a la corrección de los parámetros que han permitido la proliferación de respuestas inadecuadas por parte de la policía y a definir mejor las sanciones correspondientes por tales violaciones al derecho civil de la población, en especial al sector afro-americano o al sector de los latinos, donde se sufre el mayor efecto de estos desmanes. No podemos tampoco ignorar las raíces del problema, una de las cuales es el antecedente racista.
Si el problema de los chiitas y los sunitas es milenario, el de las políticas segregacionistas en Estados Unidos tiene un cuño reciente y requerirá aun de varias generaciones para ser superado, a pesar de los evidentes progresos registrados. La experiencia demuestra que resulta imposible reconciliar diferencias religiosas. El trabajo debe apuntar a fomentar la tolerancia que permita compartir una misma área existencial, sin exigir como condición la extinción de la diversidad que distingue a la sociedad moderna.

Hoy, cada uno de nosotros debe convertirse en un líder y promover cosas tan simples como la necesidad de tolerar puntos de vista aunque no los compartamos. Debemos apelar a los mejores ángeles de nuestro carácter, trabajar y mantenernos vigilantes para evitar que los frutos de la irracionalidad alimenten lo que puede resultar perjudicial para el futuro colectivo y la supervivencia de este precario balance organizativo que denominamos sociedad.

La respuesta no está en los astros.
Como siempre, radica y dependerá para su ejercicio de la fuerza de nuestro espíritu.

Rubén Blades | 9 de Julio, 2016



 

Sunday
Jul102016

Luba Mason en Washington

13 de julio, 8 pm y 10 pm en Blues Alley, 1073 Wisconsin Ave. NW DC

 

Sunday
Jun262016

Ampliación del Canal de Panamá

Hoy nos unimos al regocijo de nuestro país, que celebra la inauguración de una obra histórica: la ampliación del Canal de Panamá, ahora sí, nuestro Canal, para el servicio marítimo al mundo.

Independientemente de las críticas, válidas o no, en gran parte por la manera accidentada como se han desarrollado las obras de construcción, no deben existir dudas sobre nuestra capacidad como Nación para imaginar, crear, emprender y finalizar obras que hace escasos años eran consideradas imposibles para una República del mal llamado "Tercer Mundo".

No olvidemos el importante hecho de que el proyecto habrá de pagarse con recursos económicos propios. Se comprueba así el hecho de que, en circunstancias apropiadas y con acciones correctas, Panamá es capaz de responder exitosamente a cualquier reto que se nos presente. Espero que esta experiencia nos sirva para reducir el pernicioso resabio de complejo colonial que aún reside bajo la piel de muchos panameños, especialmente aquellos que por haberse beneficiado directamente de ese pasado aun albergan nostalgia por él. 

Debe ser ésta, también, una oportunidad para agradecer el sacrificio de los que, en el transcurso de la historia, hicieron posible esta celebración y que hoy no están presentes en las tarimas oficiales, ni han recibido el reconocimiento oficial que merecen, ni por éste, ni por los gobiernos pasados.

Incluyo entre ellos a los héroes anónimos que hicieron posible el primer canal, a principios del siglo XX, porque ellos fueron los zapadores. A los obreros, una enorme mayoría de origen afro-antillano, que enfrentaron uno de los mayores desafíos jamás planteados para la ingeniería mundial, especialmente por lo agreste del terreno escogido para la tarea. Aquellos que murieron víctimas de la malaria y de la fiebre amarilla, y aquellos que tuvieron que soportar la injusta aplicación de las políticas racistas norteamericanas de la época por una jurisdicción foránea, usurpadora de un suelo que jamás fue, ni será, suyo. 


Recordemos el sacrificio de los panameños que durante décadas sufrieron persecuciones, internas y externas, por alimentar la idea de que nuestro país debía librarse del enclave colonial que fue la llamada "Zona del Canal". Ellos fueron víctimas, fundamentalmente, de los propios panameños que defendían la permanencia de la colonia, por intereses particulares, o por ignorancia.  No olvidemos el aporte de intelectuales como el Dr. Diógenes de la Rosa, ni la contribución de los patriotas que, como Ascanio Arosemena, fueron asesinados mientras participaban en las protestas del 9 de enero de 1964, defendiendo la razón y el honor nacional, en una justa que ha sido tal vez la más importante para nuestra real independencia, y que la historia oficial aun no ha consignado debidamente, como igual ocurre con los trágicos hechos de la invasión del 20 de Diciembre del 1989. Y, por contradictorio que luzca, consignemos el positivo aporte del dictador Omar Torrijos, cuya intervención resulto crucial para producir el resultado feliz que hoy celebramos en democracia: un Canal de y por Panamá, para el mundo. 


A mi Patria, a todos mis paisanos, a los responsables por el éxito de las operaciones del Canal,

¡Felicitaciones!

Rubén Blades | 26 de Junio, 2016


 

Friday
Jun242016

MIXTURA, el nuevo e Disco de Luba Mason, ya está en iTunes

Finalmente, hoy es el día MIXTURA en iTunes.
Este es el nuevo álbum de Luba Mason y por supuesto, contiene un gran conjunto de canciones. Cuenta con su particular versión de ¨Calm Before The Storm¨ que compuse junto a Lou Reed. Acompañada por la banda de mariachi femenino, Mariachi Flor de Toloache  Luba nos transmite que es mejor construir puentes en lugar de muros.
Con la participación especial de los prestigiosos Al Jarraeu, Kenny Loggins, Dori Caymmi, Randy Brecker y tal vez el no tan conocido, pero al que hay que conocer, Vadim Neselovskyi; el álbum fue producido por Luba y Jimmy Haslip.

MIXTURA, aqui Kobalt Music
Rubén

Hey, today's the day MIXTURA hits iTunes​.
This is the new album that Luba​ recorded and of course, it's a great set of tracks. 
It features her new version of my song Calm Before The Storm that Lou Reed​ and I wrote. And she has an all female Mariachi band backing her, Mariachi Flor de Toloache​. And there's a message in there as well. No more walls, build some bridges instead. 
There's also some killer collaborations with Al Jarreau​, Kenny Loggins​, Dori Caymmi​, Randy Brecker​ and the little known, but you need to know more of, Vadim Neselovskyi 
The album was produced by Luba and Jimmy Haslip.
Check it out here from Kobalt Music  
Ruben
Friday
Jun172016

Sobre el Honoris Causa de la Universidad de Panamá

He leído en el diario La Estrella de Panamá, que la Universidad de Panamá me ha otorgado el título de Doctor Honoris Causa, que aprobó el Consejo General Universitario por recomendación de la Facultad de Comunicación Social.

Primeramente, agradezco a los proponentes de la Facultad de Comunicación Social su buena voluntad y, desde luego, agradezco a la Universidad de Panamá, en cuyo seno me formé como Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, por tan alto honor.

Cuando inicialmente se me informó, a través de un amigo, acerca de la  intención de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Panamá de  proponerme como candidato a un título honorario, indiqué mi anuencia a  ello. Otras instituciones, entre ellas la prestigiosa escuela de música de Berklee, Massachusetts, habían previamente tenido la gentileza de conferirme doctorados honorarios. Para mi, la oportunidad de recibir un reconocimiento de parte de la Universidad de Panamá, en cuyo seno me formé como Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, resulta algo sumamente especial. Aunque considero inmerecidos estos honores, los agradezco.

En estos momentos, sin embargo, algunas autoridades de la Universidad de Panamá se encuentran bajo una serie de investigaciones que han generado cuestionamientos de naturaleza ética. Sumado a ello, está en desarrollo un proceso electoral para la escogencia de un nuevo Rector, proceso que definirá si las actuales autoridades son reemplazadas por personas  adversas a la actual administración, o si se produce la continuidad de la misma a través de candidaturas de personas que forman parte del 
actual "status quo".

Bajo estas circunstancias, en este momento no me parece apropiado 
aceptar el honor que se me ha otorgado. Aclaro que me resulta muy difícil tener que declinar la distinción que me hace mi querida Universidad, pero aceptarlo ahora podría ser mal interpretado: a) como el reconocimiento de mi parte a una situación que a todas luces no es normal; b) bajo la sospecha de la utilización de mi figura para distraer la atención; c) bajo la sospecha de influir de alguna forma sobre la percepción o desenlace del actual proceso de elección de un nuevo Rector.

Dejo claro que no dudo de la buena intención y honestidad de quien me haya propuesto para este reconocimiento, y se lo agradezco, sinceramente.

Una vez concluyan las investigaciones, se deslinden responsabilidades y se aclaren hechos, si aún la Universidad de Panamá me considera digno de tal honor, con mucho gusto lo recibiré y agradeceré, ahora sí, en su justa dimensión.
 
Gracias otra vez,

Rubén Blades | 17 de Junio, 2016

 

Wednesday
Jun152016

Los Sucesos de Orlando, Florida

Nos unimos a las voces que condenan y lamentan el reciente y horroroso ataque en Orlando, Florida, que produjo 50 muertes y decenas de heridos graves.
El triste episodio, sin embargo, no debe ser utilizado para avanzar intereses políticos, ni para condenar a minorías, religiones, ni orientaciones sexuales. Por lo que he leído en las noticias, el asunto presenta complejidades y matices muchas veces soslayados por la nefasta práctica de ciertos medios de información, de convertir el dolor en un producto quasi-pornográfico.
El odio a los musulmanes, o el odio a los homosexuales, no deben convertirse en contextos utilizados para interpretar ni explicar este terrible acto de muerte.La primera reacción tiende a conectar el hecho con actos del terrorismo internacional.
Pero es posible que el atacante, nacido en Estados Unidos, de padres afganos, pueda haber sido un homosexual reprimido. Se reporta que solía visitar sitios "gay", aunque hay quienes interpretan esas visitas como parte de su intención de planear su acción criminal.
Se dice que un sobreviviente del ataque escuchó al asesino gritar que lo hacía para que Estados Unidos suspendiera los bombardeos a ISIS, el grupo extremista islámico que es internacionalmente asociado con actos violentos, como el ataque del año pasado en París.
Todo esto sugiere que el asunto puede ser mas complejo de lo que las iniciales reacciones informativas al hecho sugieren. Aparentemente, la esposa del asesino conocía de sus planes y "trató de disuadirlo", cosa que la convertiría en cómplice por omisión por no haber notificado a las autoridades.
Es prudente esperar a que las investigaciones sigan su curso, antes de emitir juicios apresurados que solo ayudan a confundir, a crear morbo y alimentar los peores instintos que poseemos como seres humanos.
Quedan, sin embargo, las siguientes reflexiones: nadie debe ser asesinado por su orientación sexual; ello atenta contra todo lo que consideramos humano.
Tales actos deben ser condenados en forma enérgica, pública y contundentemente. Tampoco deben utilizase, a priori, ni la religión ni los antecedentes  familiares del asesino, para incluir o responsabilizar por sus actos a grupos inocentes.
Es recomendable esperar los resultados de la investigación, antes de emitir juicios finales.Lo que corresponde en estos momentos trágicos y dolorosos, es la solidaridad espiritual con los familiares, amigos y seres queridos de quienes han perdido la vida. Evitemos generalizar y opinar con odio.

Rubén Blades | 13 de Junio, 2016

Saturday
Jun042016

MIXTURA en iTunes, listo para pre-ordenar

El nuevo disco de Luba Mason​, MIXTURA,
ya está en pre-orden en iTunes y próximo a salir a la venta,
pre-ordenandolo de inmediato aquí, obtendrá la canción
MOONDANCE, dueto de Luba con Al Jarreau.
Saturday
Jun042016

Muhammad Alí

Hay personas que se hacen famosas por la capacidad de su talento. Raras son las figuras, locales o internacionales, que aparte de ser consideradas las mejores en sus respectivos ramos se distingan por aportes que van mas allá de su área profesional. Muhammad Alí es uno de estos ejemplos.
Considerado uno de los mejores pugilistas de todos los tiempos, fue además un vocero incansable en la lucha contra la discriminación racial, asumiendo los riesgos que su opinión le produjo, como en el caso de su negativa a enlistarse a pelear en Vietnam por considerar que era una guerra injusta.
Públicamente expuso con honestidad sus argumentos sobre la situación en los Estados Unidos y el mundo, a pesar de saber que las consecuencias por hacerlo le resultarían perjudiciales (fue despojado de su titulo de campeón) y, en general, asumió las consecuencias de sus actos y pensamientos manteniendo su honor y su integridad, resistiendo presiones y acciones de todo tipo en su contra.
A pesar de las tormentas sociales, insultos, ataques y calumnias de las que fue objeto una buena parte de su vida, por su cambio de nombre (Cassius Clay a Muhammad Alí) y su adopción del Islam como religión, mantuvo su ecuanimidad y nunca reacciono con violencia.
Como siempre ocurre, el tiempo se encargó de demostrar cuan correcta fue su posición y cuan valeroso su carácter.
Muchas veces he escrito que la muerte comienza por el olvido, que por eso hay gente que será inmortal.
Muhammad Alí, valiente exponente de la parresia (parrhesia), se une a un selecto grupo de vidas sin fecha de expiración, cuyos ejemplos sirven para alentar e impulsar a nuestro espíritu frente a las mayores dificultades.
Otro irreemplazable se nos muda al otro barrio.

Para Alí, nuestro respeto y admiración y a sus familiares y seres queridos, nuestro pésame.


Rubén Blades | 4 de Junio, 2016

 

Friday
Jun032016

ACLARACIÓN

Acabo de recibir, a través de mi página web, una supuesta invitación para asistir como invitado a la ceremonia de apertura o inauguración del nuevo Canal ampliado.
Lo cierto es que no puedo confirmar si dicha comunicación es oficial o no, pero la lógica me indica que no es normal que se transmita una comunicación oficial, de una  manera tan informal.
Por otro lado, me han informado que en un diario nacional se ha publicado una reseña, indicando que he sido invitado, según declaraciones hechas por una persona relacionada con la organización de los actos mencionados.
De cualquier manera, me siento obligado a hacer la siguiente aclaración:

1. Como quiera que hasta ahora no había recibido ninguna invitación, ya había hecho compromisos previos para esa fecha, lo cual me impide estar físicamente presente.

2. No entiendo cómo se anuncia mi presencia, si no se me ha hecho ninguna invitación, ni se me ha consultado acerca de mi asistencia. Por lo tanto, estoy obligado a negar la veracidad de la noticia aparecida, en lo que a mi se refiere.

3. Como todo panameño, siento orgullo por nuestra exitosa administración del Canal, y me alegra que nuestro país haya realizado con éxito la obra monumental que hemos emprendido. Felicito a todos mis compatriotas, así como a los responsables de haber llevado a feliz final la ampliación de nuestro Canal. Desde donde me encuentre en ese histórico momento, celebraré el evento como una victoria más de nuestro amado Panamá.


Rubén Blades | 3 de Junio, 2016

Sunday
May222016

Venezuela: Mayo del 2016

En este momento de la historia humana, que se caracteriza por  cambios, re-planteamientos y re-definiciones, tenemos que revisar todo lo conocido, desaprender y re-aprender. En cualquier estado -sea socialista, democrático, capitalista o comunista- un gobierno que se sostenga en base a la docilidad y obediencia ciega del pueblo, ya sea por la fuerza de las armas o a cambio de subsidios y programas de beneficio público, es por definición una dictadura.

El servicio público es obligatorio en cualquier estado, y por lo tanto no debe ser condicionado por ningún tipo de gobierno, menos cuando ello involucra la pérdida de derechos cívicos y humanos, ni a la rendición del ejercicio y/o consulta de la razón nacional, aunque se proclame que se ha hecho de manera voluntaria.

La democracia es, por naturaleza, impredecible y solidaria. No puede ser sancionada por una ideología. Ocurre desde una voluntad, individual o colectiva, que es humanista en su enfoque, en su afán y proyección. La autoridad, en cualquiera de sus formas, jamás surge de la imposición oficial. Nace de la fuente popular que la otorga y que decide, por su voluntad, sostenerla. La autoridad solo se produce cuando el respeto popular la reconoce y, con eso y por eso, permite que exista y que sea respaldada.

En la pasada elección parlamentaria, desde las mismas urnas que una vez consagraran a Chávez, el pueblo venezolano, retiró la confianza antes otorgada al presente gobierno, pero también decidió darle a los opositores al gobierno, una mayoría en la Asamblea Nacional. La replica del presidente Maduro ha sido la de rechazar la expresión de esa voluntad y su realidad, actuando para anular sus actos y efectos. 

Su respuesta no solo es ilegal, sino que es una acción que desconoce abiertamente la manifestación de la voluntad popular libremente expresada en las urnas, por una mayoría representativa del sentir nacional. Creo que ni el difunto Chávez hubiese considerado semejante paso. Me parece que su idea original era la de plantear una revolución de efecto social permanente, pero utilizando el paradigma democrático, respetando sus instituciones. El decreto 2323, escuetamente descrito, es un facilitador para ejercer el totalitarismo, algo que desnaturaliza su pretensión de legalidad. De persistir tal decisión, lo que provocara será endurecer aun más la actual polarización en Venezuela, aumentando así la posibilidad de violencia civil y/o la de un golpe militar, bajo el liderazgo de oficiales de menor jerarquía. Si existe la posibilidad de un golpe milico, éste vendrá de abajo hacia arriba, tal como lo hizo Chávez.

Ya he señalado antes que los argumentos de las partes en pugna, PSUV o MUD, no convencen del todo al ciudadano
promedio. En vez de tratar de encontrar una solución negociada para la presente situación, ambos grupos persisten en una lucha por el poder, de la cual surja un claro ganador, que no sería necesariamente el pueblo venezolano, hoy afectado por una crisis que no es solamente económica; también es cívica, social, espiritual. 

Pareciera, desde aquí, que allá se está derrumbando todo.
 
En todo caso: ¿Por qué se busca evitar que el pueblo venezolano decida el futuro del presente gobierno y el del Presidente Maduro? La respuesta luce obvia. La presente circunstancia que sufre Venezuela debe ser enfrentada desde una perspectiva de solidaridad y objetividad, no desde ideologías, enconos, triunfalismos o ansias de rapiña. Partiendo al niño por la mitad no se resolverá el problema. 


Rubén Blades | 22 de Mayo, 2016

 

Thursday
May052016

Una oportunidad única para un nuevo modelo de Administración Pública

La iniciativa generada desde por el órgano ejecutivo panameño para aliviar la percepción exterior negativa, creada por el horror de los ¨Mossack-Fonseca Papers¨, abre la posibilidad de una oportunidad única para un cambio de paradigma enquistado en el Estado.

Es una búsqueda de solución válida y probablemente efectiva, para resolver un asunto que afecta al país. La idea de un grupo de estudio, compuesto por expertos internacionales y panameños, dirigido a construir un diseño diferente, transparente y efectivo, que garantice el buen desempeño de nuestras instituciones financieras, podría convertirse en un modelo de reinvención administrativa, aplicable internamente para beneficio de nuestra república.

El siguiente paso, en paralelo a la renovación de la actividad financiera, sería una convocatoria similar para contribuir a renovar al Órgano Judicial, a la Caja del Seguro Social, al Transporte Público, al sector Agrícola Nacional, y al de Educación, por mencionar algunas de las áreas que componen la gestión de gobierno.
Promovamos con esta convocatoria una iniciativa racional, objetiva y transparente que permita cambiar la reputación de ineficiencia y sospecha nacional que posee nuestra administración pública. Sustituyamos la tutela diseñada para la trampa, con un nuevo paradigma de prestación pública competente.

Así como un Premio Nobel en Economía, o para todos los efectos una persona confiable, le brinda seriedad y peso a la iniciativa del Poder Ejecutivo para mejorar la mancillada reputación de nuestro centro financiero internacional, ¿por qué no invitar a reconocidos expertos nacionales e internacionales en administración de las diversas áreas, para que contribuyan a diseñar nuevas instituciones que cumplan con su misión de servicio social público no privatizado?

Que el Ejecutivo apoye estas iniciativas es algo deseable pues contribuiría al diseño de una estructura estatal que elimine esas roscas públicas que sirven para enriquecer a las roscas privadas, para cubrir lagunas legales que permiten la interpretación corrupta, tardía o injusta de la norma legal y que favorecen a la impunidad, para evitar la gestión motivada para satisfacer intereses políticos o por dinero, para eliminar en lo posible las influencias, los espacios y sesgos aprovechados por la corrupción, que conducen a la ineficiencia, mediocridad, clientelismo y burocracia que en gran medida paralizan, impiden y derrotan la posibilidad de eficiencia en nuestra administración pública.

Elevando esos resultados a título constitucional, por ejemplo, el Estado podrá asegurarse de que los cambios positivos alcanzados no podrán verse afectados o alterados fácilmente por la politiquería, garantizándose así la hegemonía del bien nacional por sobre el interés mezquino y no solidario. La experiencia exitosa en la administración de nuestro Canal de Panamá es una prueba de la sensatez de tal acción y de que es posible, ¿por qué no?, repetirla en otras áreas del interés público.
 
Finalmente, resulta necesaria la existencia de una real voluntad, social y política, que en representación del futuro nacional esté dispuesta a utilizar todo el esfuerzo necesario para enfrentar, con argumentos sólidos, los problemas que tal iniciativa de procurar asesoramientos internacionales para reformar a nuestras instituciones oficiales produciría. Debemos esperar la reacción de los que no desean cambios que alteren su presente cuota de control en nuestra sociedad, y de los que se han acostumbrado a vivir sin aportar, sin ser responsables y sin ser solidarios. 

El órgano ejecutivo puede, con su poder político y con la majestad de la voluntad popular que lo legitima, crear tal posibilidad.
Esa, en mi opinión, sería la ruta más sensata y factible para producir el camino hacia el orden institucional y hacia la sustitución de la trampa
tendida por una corrupción generalizada, que amenaza con impedir la posibilidad de nuestro camino hacia una sociedad más justa y feliz. 

Rubén Blades | 4 de Mayo, 2016
Sunday
Apr242016

A PUERTO RICO 

Como anuncié hace meses, estoy preparando mis últimas presentaciones en cuanto a giras de Salsa se refiere.
Para el próximo mes de Septiembre, el día 3, planeo estar con ustedes
acompañado por Roberto Delgado & Orquesta, de Panamá.
Con el respeto que merecen , y con el cariño que por ustedes siento les aclaro mis motivos.

1. Mi primera grabación en el género Afrocubano fue DE PANAMA A NEW YORK, en 1969, hace 47 años.
2. Comencé cantando profesionalmente con El Conjunto Latino, de Papi Arosemena, en 1966. a los 16 años de edad, hace 5 décadas.
3. Prefiero suspender mis presentaciones personales en giras de Salsa como Rubén Blades cuando todavía tengo la voz que me permite cumplir con el público, con la orquesta, con el repertorio y con mis expectativas de calidad.
4. Tengo otras direcciones musicales que deseo explorar y producir. Luego de 50 años de Salsa ahora iremos en nuevas direcciones.
5. Existe la posibilidad de que me reintegre al proceso político en el futuro. Para eso requeriré el haber asegurado antes que no existan obligaciones pendientes, de ningún tipo.
6. NO ME RETIRO DE LA MÚSICA. Me retiro de las giras de Salsa.
7. La presentación de Septiembre del 2016 en Puerto Rico será la ultima vez que irá a la isla en el marco de una gira de Salsa. Esto no es un truco publicitario.

Recomiendo a los que puedan ir, que vayan y nos acompañen en esta especial despedida musical, a un país y a un pueblo que me ha dado tanto.
Espero que la gente sea la que adquiera los boletos y no las compañías vendedoras.

Gracias por su atención, un abrazo!


Rubén Blades | 24 de Abril, 2016

PD:
Las entradas estarán a la venta a partir del 29 de abril 
Boleteria del Coliseo • Ticketpop • Móvil 
Puntos de Venta • Centro de Llamadas • Venta a Grupos

Sunday
Apr172016

RECORDANDO A GABO Y A CHEO 

¨Qué afortunado fui al conocer a un genio que le gustaban mis
  vainas¨: Rubén Blades recuerda a Gabo.

Por Felipe Sánchez Hincapié, para Noisey.Vice.com



Sus canciones hablan de una tierra bella y difícil. “Amor y control”, “Camaleón”, “Desapariciones”, “Maestra vida”, “Pedro Navaja”, “Plástico”, y tantas más, nos han puesto a azotar baldosa y también nos han agitado la consciencia. Nacido en Ciudad de Panamá hace 68 años, sigue cantándole a la vida que se encuentra con la muerte en la misma esquina.

Al igual que él, otro narrador del Caribe nos atrapó con sus ingeniosas novelas, como El coronel no tiene quien le escribaCien años de soledad, El otoño del patriarca o Crónica de una muerte anunciada. Nació en Aracataca, un pueblo ubicado en el departamento de Magdalena (Colombia), hace 87 años. De su prodigiosa pluma salió Macondo, un universo donde la realidad y la ficción eran hermanas de sangre. 

Los dos, Rubén Blades y Gabriel García Márquez, plasmaron a su manera nuestras luces y sombras. Al respecto, el periodista Ossiel Villada Trejos afirmó en su artículo Rubén Blades, un rebelde natural que va más allá de la salsa, publicado el 10 de abril de este año en el diario El País de Cali, que “ambos eligieron el duro y bello oficio de narrar la vida”. 

- Y esa es la razón por la que muchas canciones de Blades son cuentos o novelas que se cantan, mientras que muchos libros de Gabo son boleros o vallenatos que se leen. Y en ambos vamos abrazados con la vida, bailando sus penas y sus dolores-, agregó Villada Trejos. 

No fue gratuito que ambos sostuvieran una fructífera amistad, que empezó con una escueta llamada telefónica. Tras decirse unos cuantos monosílabos, el poeta de la salsa y el creador de Macondo compartieron sonoras historias sazonadas con el humor Caribe.

Blades le propuso a Gabo hacer un disco, pero este proyecto no pudo llegar a buen puerto. Sin embargo, el panameño no se quedó de brazos cruzados y compuso ocho canciones inspiradas en los primeros cuentos del colombiano, como: Amargura para tres sonámbulosMonólogo de Isabel viendo llover en Macondo y Ojos de perro azul.

Con el visto bueno de Gabo, quien recibió el Premio Nobel de Literatura en 1982, Blades presentó en 1987 su álbum Agua de luna, realizado junto a la agrupación Seis del Solar y en el que aparecen temas como “Blackaman”“Claro oscuro” o “Laura Farina”. Pese a que los fanáticos de la salsa y los seguidores del Nobel no lo recibieron con buenos oídos, el disco pasó la prueba del tiempo no sólo por su diversidad de ritmos, sino también por la originalidad de sus letras. Más que un guiño literario, es la mirada de dos narradores que tocaron las fibras de una región tan rica y saqueada como Latinoamérica. 

García Márquez partió de este mundo en 2014 para encontrarse con sus abuelos maternos y volver a escuchar las historias de fantasmas que le contaban cuando era niño. Blades, por su parte, anunció que este año se retiraría de los escenarios para dedicarse a otros proyectos. Ahora está concentrado en su última gira, Caminando, mientras miles de personas en todo el mundo lo ven actuar en la serie Fear The Walking Dead, donde interpreta al personaje de Daniel Salazar. 

Hoy se conmemoran dos años del fallecimiento de Gabo y en medio de sus ocupaciones, el cantante conversó con Noisey sobre su amistad con el inmortal escritor y cómo musicalizó los delirantes cuentos de Macondo. 
***
¿Cuál cree usted que es el gran legado del  escritor? 

Todo escritor busca brindar perspectivas que permitan comprender mejor a nuestro entorno, en términos históricos y/o personales. Creo que Gabo hizo eso y más, planteando imágenes que describen nuestra realidad, incluso dentro de un entorno mágico.

Su primera conversación con García Márquez, según usted, fue “la vaina más monosilábica y corta del mundo”. ¿Podría trasladarse a ese momento y contarnos cómo fue?

Una persona que afirmaba conocerlo me dijo, en 1979, que podía contactarlo y que él había accedido a que habláramos. Recordemos que en 1979 ya había escrito “Siembra”, y “Pedro Navaja” ya había sido difundida internacionalmente. Gabo la había escuchado y yo había leído ya sus crónicas y cuentos.

Así que en las oficinas de un estudio de grabación el tipo llamó a Gabo y me lo puso en el teléfono. Pero no estaba seguro de si él era él, y él tampoco estaba seguro de que yo fuese yo. Así que hablamos muy parcos, porque los dos creíamos que nos podían estar vacilando.

Después de esta inesperada conversación, ¿Cómo se forjó la amistad entre ustedes dos? 

Él visitaba Panamá a menudo y creo que fue allá el primer contacto. Luego de eso, cuando yo iba a México, lo llamaba o iba a su casa. Cuando él venía a New York, o pasaba por acá, me llamaba. Cuando estaba en California nos conectábamos, él iba a mi casa con su esposa Mercedes, comíamos y yo les tocaba mi música. 

Usted le propuso a Gabo hacer un disco, él escribiría las canciones  y usted las musicalizaría; sin embargo, este proyecto no pudo  concretarse. ¿Cuál era la idea y por qué no fue posible concretarlo?

A Gabo le gustaba mucho la música, yo le propuse hacer un disco basado en sus cuentos cortos y que lo escribiésemos ambos. Me dijo que no, que si hacíamos eso entre los dos no íbamos a terminarlo nunca, que mejor lo hiciera yo. Me dio el permiso para utilizar sus títulos de ser necesarios y le expliqué mi intención: interpretar sus cuentos cortos iniciales, pero sin adaptarlos. Presentarle una versión inédita, un ángulo distinto a una historia que él ya conocía por haberla escrito, pero que quizás no entendía del todo.

El álbum se tituló Agua de luna y fue uno de los que menos se vendieron en la historia del disco. Los salseros y los intelectuales lo odiaron, y en general no le gustó a nadie, solo a Gabo y a mí. Un día me llamó y me dijo: "tengo los brazos y la lengua que me duelen". Le pregunté que por qué y me dijo: "por estarte defendiendo tanto". Un salsero me dijo: "ese disco es una mierda". Le respondi: "pero a Gabo le gusta". Y el salsero ripostó: "¿y qué sabe Gabo de música?”. 

¿Cómo transmitir el universo macondiano del autor en las ocho canciones que conforman el disco?

Es simplemente ocupar una posición distinta a la que Gabo asumió en sus cuentos. Si Gabo escribe de frente, entonces yo me voy de lado, o escribo sobre lo que ocurre frente a los ojos de, por ejemplo, Isabel. O también escribo sobre alguien que ve a Isabel, mientras que Gabriel describe un hecho separado que la incluye.

Una vez conversando, comentábamos de nuestras abuelas, de sus influencias sobre nosotros y de las cosas que hablaron y que nos influyeron. Por eso creo que también sentíamos tener mucho en común. Nuestras abuelas eran mujeres colombianas, de esas de los días de la Guerra de los Mil Días. Sus experiencias se desarrollaron entre lo real y lo fantástico.

Como en la literatura de Gabo, la salsa, de fondo, también planteó  una conciencia latinoamericana. ¿Qué rasgos comunes encuentra entre ambas narrativas?

Documentan, tratan de brindar una perspectiva distinta, desde la cual reconocer un terreno común, cultural, político y social. 

Para ambos, el arte siempre fue una cuestión política. ¿Cree que  esta militancia contribuyó a cambiar algo en el pueblo latinoamericano?

En 1969, cuando Gabo estaba escribiendo sus crónicas y cuentos, yo escribí mi primer disco en el cual está “Juan González”. En ese tiempo había más de 10 dictaduras militares en América, y solo Chile y Uruguay tenían gobiernos democráticos. Hoy, para bien o para mal, la izquierda ha sido democráticamente electa en Chile, Uruguay, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Venezuela y Brasil, algo que nadie hubiese considerado posible, o factible, en 1969.

¿Qué tanto influyó Gabo en sus canciones? ¿Además de nacer en el  Caribe, qué otras cosas en común tiene usted y su obra con el  escritor y la suya?

Creo que las influencias se dan sin necesidad de identificar paternidades. Cada vez que leemos o escuchamos, incorporamos. Gabo y yo tenemos sentido del humor, un respeto a la superstición, una fe en que todo es posible y compartimos la esperanza invencible del que ha sido perdedor.

A dos años de la muerte de García Márquez, ¿Qué recuerdo especial conserva de su amigo?

Una vez le pedí que me hiciera una dedicatoria personal en unos libros míos que le llevé para que firmara y se negó. Me los firmó, pero sin agregarle nada personal. Le reclamé y me respondió crípticamente: "ustedes botan las cosas que uno les da". Me pareció insólito eso, hasta que en 2015, un amigo mutuo me entregó una edición de El coronel no tiene quien le escriba que Gabo me envió en 1980 a New York con un señor que no me la dio porque no me encontró, y se la llevó de vuelta con él a Medellín. En el interior Gabo me escribió: "A Rubén Blades, escritor de canciones. Un abrazo, Gabo". 

Quizás creyó que era a mí al que se le había perdido, no sé. Pero cuando me dieron el libro me reí por un largo rato porque me pareció que era una broma de Gabo desde el más allá.

En una entrevista concedida al periodista Edgar Borges en 1982,  García Márquez dijo: “Nada me hubiera gustado más en este mundo que haber podido escribir la historia hermosa y terrible de Pedro Navaja”. ¿Qué piensa usted de este guiño?

Algo que nunca creí, hasta que me enseñaron el artículo donde él lo dijo. Es un honor que lo haya dicho, aunque francamente creo que hubo una fraternal exageración. Lo cierto es que Gabo siempre afirmó que la música popular también produce literatura, o puede hacerlo. En mi casa de Los Ángeles, con Mercedes a su lado, le interpreté por primera vez mi canción “El tartamudo” que comienza así:

"Por una calle que lleva el nombre de un líder histórico,
que de noche se llena de putas histéricas, de nombres bíblicos,
se apareció un tartamudo desempleado, optimista olímpico,
sin un centavo en su bolsillo pero con una erección magnifica". 

Recuerdo la cara de Gabo, la chispa en sus ojos cuando su imaginación reproducía la letra en su mente, la semi sonrisa de sorpresa satisfecha en su rostro. Esa imagen estará conmigo por siempre. Qué afortunado fui al conocer un genio al que le gustaban mis vainas.

Thursday
Apr072016

"Mossack-Fonseca Papers"

En el mal llamado escándalo de los "Panama Papers", el verdadero escándalo es descubrir todo lo que las leyes permiten que se haga en materia financiera, tanto nacional como internacionalmente. En este caso, países del "primer mundo" parecen responsabilizar a Panamá por haber permitido a la firma Mossack-Fonseca crear sociedades “off-shore” desde su territorio, pero ninguna de las naciones quejosas ha sugerido reformar sus presentes legislaciones para prohibir este tipo de transacciones. Tampoco han recomendado prohibir la creación de instrumentos legales que permitan ocultar las riquezas con propósitos de evasión fiscal.
No demuestran interés por determinar quiénes hurtaron la información, cómo, o de dónde, y no se han apresurado a cerrar las oficinas de abogados que realizan los mismos tramites desde sus jurisdicciones. ¿Quizás esperan recoger los clientes que abandonen la firma que ha caído en desgracia?
Tampoco parecen demostrar curiosidad sobre el extraño hecho de que no toda la información hurtada será hecha pública y que ya se están estableciendo privilegios en tal sentido. ¿Bajo qué criterio?

En este sentido, luce hipócrita y sospechosa la indignación demostrada por Francia, Inglaterra y otros gobiernos, pues su enojo va dirigido solamente contra una firma legal y la nación en donde opera su oficina y no contra las leyes que, desde sus propios países, permiten las operaciones de bufetes legales en su seno, creando lo que ahora es condenado por ellos. Las firmas multinacionales tienen decenas de oficinas por todo el mundo. Si operan en distintas jurisdicciones es porque la Ley así lo permite.
¿Creen mis lectores que Francia va a promulgar una nueva ley que haga ilegal la creación de compañías "off-shore"? Claro que no. Y es que hoy, la creación de una sociedad "off-shore" no es ilegal; lo que es ilegal es ocultar dinero para evadir responsabilidades fiscales. Y aún así, hay que probar primero, caso por caso, que el propósito de cada una de esas compañías es la evasión o el lavado, antes de afirmar que es ilegal.
Dudo que las oficinas legales en los Estados Unidos, que tienen centros dedicados a ofrecer los mismos servicios que la firma Mossack-Fonseca, estén cerradas hoy a raíz del escándalo desatado, o vayan a dejar de operar.

Algunos países del primer mundo parecen dedicar mas atención a la evasión fiscal, a la hora de perseguir judicialmente a alguien, que a otros actos criminales cometidos por estos delincuentes. Al Capone terminó en la cárcel, no por matar gente sino por no pagar los impuestos. Francia habla de incluir nuevamente a Panamá en su "lista negra" de paraísos fiscales, porque una firma de abogados establecida en Panamá, que no representa a nuestro país sino a terceros, y que aún no ha sido formalmente investigada, enjuiciada y condenada, les resulta sospechosa. Imagino que con esto persiguen proyectar una imagen de genuina preocupación por la justicia. Si en verdad fuera así, le sugiero a Francia que prohíba expresamente, por ley, la creación de sociedades "off-shore", y prohíba su utilización, a todos los ciudadanos y empresas francesas.
Que exija, por Ley, la disolución de todas las secciones legales dedicadas a la creación de sociedades anónimas en sus bufetes nacionales de abogados y que, para demostrar "la transparence totale", hagan públicas las veces que sus servicios de inteligencia utilizaron bancos y a firmas legales para sus actividades encubiertas, incluyendo la creación y utilización de sociedades "off-shore". Au contraire, son indignation est sélective, ou pure hypocrisie, como diría Madame de Montulé.

Repito: el verdadero escándalo es lo que las legislaciones financieras vigentes permiten hacer en todo el mundo. ¡Que reformen las leyes entonces! Sería un buen comienzo para empezar a demostrar que en serio les importa lo que hoy dicen lamentar.

Entretanto, las interrogantes sin resolver:

1. ¿Quién hurtó la información? ¿Cómo? ¿Desde dónde?
2. ¿Cuál fue la intención y el criterio para hacer público el contenido de solo algunos de esos millones de documentos? Lastimar y desacreditar a personas, y a gobiernos específicos y ocultar a otros?
3. ¿Por qué conformarse con publicar solo los de una oficina instalada en Panamá, y no los de los verdaderos paraísos fiscales, que operan en el primer mundo? Cuando aparecerán empresas o ciudadanos ingleses, norteamericanos, o franceses, aparte del horrendo Dominique Strauss Khan, en esos reportes? O ya están todos debidamente registrados y protegidos en Nevada?
4. ¿A quiénes, particulares, empresas y gobiernos dentro de esos archivos hurtados, no se ha querido mencionar y por qué no?
5. Algunos medios noticiosos reportan que el grupo periodístico ICIJ, al cual le fue enviada la información hurtada, fue fundado y es subsidiado por el billonario norteamericano, George Soros, y por el gobierno norteamericano. Si no es así, ¿de dónde surgieron los fondos para crear y sostener a ese grupo independiente, formado por 160 periodistas? Quien les paga?
6. ¿Existe información entre los documentos hurtados a Mossack-Fonseca sobre la creación y utilización de sociedades anónimas para esconder actividades políticas ilegales, y/o acciones gubernamentales anónimas contra personas u otros gobiernos?
7. Son más de 40 años de documentos hurtados. ¿Quién decidirá, en el futuro, qué documentos se hacen públicos, cuáles no, con cuál criterio y por orden de quien?
8. ¿No le preocupa al ICIJ que la decisión de ocultar algunos casos y otros no, sugiere una intención siniestra, o corrupta, un intento para desestabilizar, con un propósito económico y/o político avieso?
9. ¿Quiénes son los beneficiados con este escándalo, aparte de Nevada, South Dakota, Wyoming y Delaware?
10. Si no se declaran ilegales bajo cualquier legislación las sociedades anónimas y las "off-shore", ¿cómo esperar que las mismas consecuencias no se repitan?

Esto me parece que no se acaba aquí.

Cela sent le pourri!

Rubén Blades | 7 de Abril, 2016

 

Wednesday
Apr062016

Sobre ¨The Panama Papers¨

Durante los últimos días, los medios nacionales e internacionales han festinado alrededor de una noticia que, examinada objetivamente, en nada se diferencia de lo que ocurre diariamente en el mundo de las finanzas, es decir, en el movimiento de las riquezas tanto privadas como estatales.

Muchos de estos medios enredan distintas partes del componente de la noticia, confundiendo los distintos argumentos con el propósito de aumentar el cuociente de escándalo y producir aún más polémica, lo cual puede ser productivo para sus intereses políticos y comerciales, pero que no necesariamente aclaran el asunto para la población en general.

Ofrezco a mis lectores una opinión sobre el tema, que se ha dado a conocer como ”The Panama Papers". Empecemos por aclarar que una firma de abogados, dedicada a la creación de sociedades, esta legalmente habilitada para hacerlo.
Por décadas, tanto abogados en Panamá como en el mundo entero, incluyendo los Estados Unidos, han creado sociedades anónimas, empresas, e instrumentos semejantes, relacionados con materia legal.

La jurisprudencia encuentra que los abogados que se dedican a estos menesteres no son responsables por los actos de terceros, ni por el uso que estos le den a los instrumentos legales por ellos creados.
Existen diferencias, claramente establecidas en los códigos, entre un acto ilegal y un acto que parece ilegal. Incluso, algunos actos legales, aunque huelen a podrido, no están prohibidos por la Ley.
Esto es algo que siempre me ha molestado, en mi condición de abogado. Acepto el argumento de que una persona debe ser defendida con todos los recursos disponibles, porque se debe garantizar la pureza del proceso; pero siempre me ha parecido contrario al principio de la justicia, que exista una defensa que busque la libertad para un acusado, aún a sabiendas de que es responsable del delito que se le imputa, y que se utilice todo tipo de recursos para impedir que la justicia se cumpla. 

En el caso de la creación de sociedades, la Ley permite que la operación sea realizada, aún cuando el abogado sospeche que el uso que se le dará a la sociedad pudiese ser ilícito, si no se tiene una prueba definitoria de ello.

La reforma debe entonces ser dirigida a la Ley. El abogado simplemente deberá aplicar lo que la ley señala.
A la firma Mossack-Fonseca, a quienes no conozco y con quienes jamás he tenido contacto, no le corresponde dar la cara, o responsabilizarse por lo que hacen sus clientes. Una firma de abogados es como un bus que recoge y lleva pasajeros, pero sin hacerse responsable por lo que estos hagan, una vez se bajen y lleguen a su destino. Sonará inmoral, o ilegal, pero NO lo es.
Por otro lado, habría que examinar cada caso en esta ocasión, para determinar si el uso que se le ha dado a cada una de estas sociedades "off-shore" es ilegal.
Imagino que mucha gente, incluyendo multimillonarios de todas las nacionalidades y gente que simplemente quieren evitar legalmente el pago de impuestos, utilizan estos instrumentos legales. Pero también lo hacen personas que simplemente procuran anonimato para proteger sus intereses. Es interesante que en las redes sociales, personas que opinan y se esconden tras nombres anónimos, condenen estas prácticas de crear sociedades anónimas. Leí que a Leo Messi le habían encontrado una sociedad, pero éste afirmó que nunca se le habían asignado fondos y que no estaba operando. Sin embargo, para los medios piraña, el nombre de Messi representa una oportunidad noticiosa que no puede soslayarse, aún a riesgo de ser demandados.

Es importante separar el contenido “escandaloso” de la noticia, del contenido contencioso real.
Si queremos realmente evitar la utilización de las sociedades “off-shore” para la evasión de impuestos, o para alcahuetear ilegalidades, entonces todas las legislaciones de todos los países del mundo deberían prohibir la creación y utilización de la figura "off-shore companies", incluyendo a los Estados Unidos. Aseguro que si Panamá oficialmente lo propone, NINGUN PAIS aceptaría su propuesta. Demasiado dinero corre, encima y debajo de la mesa, y cuando se trata de mover  dinero, los intereses de la codicia terminan ganando, sean legales o  ilegales. Por el momento, recomendamos que antes de unirnos al circo de  la especulación, entendamos que todas las firmas legales como Mossack-Fonseca hacen lo que la ley les permite hacer, bajo un marco internacional  conocido y aplicado internacionalmente.
Solo si a sabiendas se apartan de la ley serán sujetos a las sanciones correspondientes.

Si nos detenemos a examinar el asunto con un poco más de atención, más  allá del escándalo y el escarnio público, vemos que todo esto luce como una acción dirigida a lastimar, denigrar y a empantanar el nombre de Panamá, para de esta manera favorecer los intereses financieros de países que envidian nuestro presente crecimiento y éxito, y de otros que quieren recuperar su hegemonía en los mercados, no por errores de Panamá, sino por sus propia fallas.
Mossack-Fonseca NO REPRESENTA AL PAIS. Es una empresa legal que opera en y desde nuestro país.
Pero se le ha dado al mundo la impresión de que nuestra República es la responsable por sus actos y los de terceros.

Se ha reportado que la información ha estado por mas de un año en manos de ICIJ, un supuesto grupo independiente formado por 160 periodistas, denominado "liberal" y "progresivo" (código para "izquierdista"), y que este grupo esta basado en Washington, (no se quién, o qué lo sostiene). 
¿Es posible creer que ninguno de los grupos de inteligencia del gobierno, también allí ubicados, conocía de esto?
Y consideremos: ¿QUIÉN(ES) están detrás del "hackeo"? ¿Se hizo desde Panamá? Y si fue desde aquí; ¿podria haber sido hecho con una de las dos máquinas "perdidas" del pasado gobierno?
¿Perseguirán los Estados Unidos a los "hackeadores" de la manera enérgica con que han perseguido a Assange y a Snowden? 
Y si no lo hacen, ¿quiénes se benefician con esa decisión y por qué?

Un diario alemán destapa la "olla de grillos". ¿Por que Alemania? ¿QUIÉN HACKEO Y DESDE DÓNDE?
Que quede claro que no estoy defendiendo a lavadores de dinero, ni a sinvergüenzas, ni estoy diciendo que en Panamá no los haya. Bastan los recientes sucesos locales que involucran al Financial Pacific, y a algunas figuras políticas nacionales. Pero en este particular caso,  Mossack-Fonseca es una empresa ubicada en Panamá, con sucursales en mas de treinta ciudades en el mundo, incluyendo en los Estados Unidos. 
En 1986, cuando se integra Fonseca, operaron acá, durante la dictadura de Noriega. ¿Saldrán datos de las compañías "off shore" que se fundaron en el tiempo de Secord, Poindexter o North, cuando se compraban y enviaban armas a los Contras, durante la presidencia de Ronald Reagan? ¿Alguna conexión entre sociedades fundadas por Mossack-Fonseca y personas de los Estados Unidos verá la luz pública? ¿Hubo alguna?

Asignarle al embrollo el nombre de "Panama Papers”, en vez de "Mossack-Fonseca Papers" me luce malintencionado, dirigido ex-profeso a denigrar a nuestro país, y/o para desacreditar al presente gobierno. Eso debe estar claro.
A la vez, espero que se realicen  investigaciones objetivas que pongan al descubierto quién o quiénes hackearon los archivos de la firma legal acreditada en nuestro suelo, y con que propósito.

Que se expongan las tramas y a los tramposos, pero sin insultar a mi país en el proceso.
Este asunto no es responsabilidad de mi pueblo. Respeten a Panamá.
Finalmente, esta situación es mas seria de lo que aparentemente percibe nuestro gobierno.
El daño potencial es enorme y requiere acciones inteligentes, y no beligerantes. No fue una buena idea enviar a cuatro abogados que poseen conexiones con la creación de este tipo de empresas, a responder por Panamá.

El gobierno debió haber respondido directamente, a través de una cadena nacional, planteando los argumentos necesarios y explicando a nuestra nación y al mundo por qué es injusta la acusación dirigida contra nuestro país.
Recomiendo emplear inmediatamente a la mejor firma internacional capaz de examinar la situación, asesorar y determinar cómo, y a quién responder y bajo qué condiciones. Esto, como lo de la Zona Libre, se hincha.


Rubén Blades | Panamá, 4 de abril, 2016

Thursday
Mar312016

¨Latinos¨

Hace poco me preguntaron por las declaraciones de Trump sobre "latinos" en general.
Indiqué la diferencia entre un "latino" y alguien que NACE en los estados Unidos.
Indiqué claramente que las personas nacidas en Estados Unidos de padres latinoamericanos, o descendiente de latinoamericanos son ciudadanos por ley y gozan de los mismos privilegios y protecciones legales que se otorgan a los que nacen en Estados Unidos de padres norteamericanos.
Bajo esa perspectiva, no se puede calificar de "latinos" a Jennifer López, o a Marc Anthony, porque lo que se pretendería es desconocer sus derechos por nacimiento, equiparándolos a personas que, como yo, no somos ciudadanos de Estados Unidos.
El periódico El Nuevo Día de Puerto Rico, publicó: RUBEN BLADES DESCARTA A JENNIFER LOPEZ Y MARC ANTHONY COMO LATINOS.  
Con ese encabezado, a todas luces sensacionalista y equivocado en su forma,
pareciera que los estoy insultando, o que desconozco y no aprecio sus raíces culturales.
Eso simplemente no es cierto.
Lo que expresé, algo que el periódico si se encarga de aclarar en el articulo, es lo siguiente:
Jennifer y Marc, por haber nacido en los Estados Unidos, tienen LOS MISMOS DERECHOS y deben recibir LAS MISMAS CONSIDERACIONES que recibe alguien como Donald Trump por ser ciudadano La etiqueta de "latino" no es algo que describe su realidad legal. Mi caso es distinto: poseo una tarjeta de residente, algo que es posible revocar. Desde esa perspectiva,  soy "latino", por no ser ciudadano. Y aun así, pago  impuestos, contribuyo positivamente y también merezco respeto y recibo la protección de la ley, aunque no sea nacido allá. 
Jennifer y Marc son ciudadanos y por ende, gozan de todos los derechos que los racistas intentan ignorar, simplemente porque ambos poseen raíces latinoamericanas. Cada ciudadano norteamericano tiene garantizados  esos derechos. Jennifer y Marc, son artistas y amigos que aprecio y defiendo frente a los ignorantes, o racistas que utilizan el término "latino" para desconocer a cualquiera persona por la manera en que luce físicamente, o por el acento que tenemos al hablar, incluso si han nacido en Estados Unidos. Por esa ignorancia atacaron a Marc cuando canto el himno de los Estados Unidos en un evento deportivo y por esa ignorancia le agregan la etiqueta de "latina" a Jennifer, una actriz excepcional.
Eso es una disfrazada discriminación, culturalmente originada y una adición completamente innecesaria para definir a un profesional. Ese fue el punto que expliqué y que el encabezado de "El Nuevo Dia", periódico de Puerto Rico, sensacionaliza creando una primera impresión negativa de lo que expliqué. Solo siento afecto y respeto por Jennifer y Marc y me enorgullece el que los tres tengamos raíces latinoamericanas.
Gracias por su atención.


Rubén Blades | Panamá, 31 de marzo 2016

 

Wednesday
Mar232016

Obama en Cuba


Otro evento que muchos consideraron imposible ha ocurrido.

Un presidente norteamericano oficialmente visita la isla de Cuba, (el último en hacerlo hace mas de ochenta años fue Calvin Coolidge, un político tan parco en su hablar y movimientos que cuando anunciaron su fallecimiento algunos preguntaron que cómo se había notado la diferencia). 

Y como ocurre en estos casos, se alza un tsunami de comentarios, algunos apoyados por el anonimato cibernético, opiniones oscilando entre la iluminación espiritual y la más profunda oscuridad racional.

Independientemente de si se expresan la razón o el odio, la visita es importante.

Claro que nada va a cambiar inmediatamente. La dictadura  comenzó a meter gente presa tan pronto el avión de Obama alzó vuelo y nadie es tan iluso como para creer que la arrogancia y soberbia de imponer un régimen represivo por cinco décadas va a desaparecer por la simple llegada del que hasta ayer era considerado un incorregible apologista del imperialismo yanqui. Tampoco es de esperar que la política exterior gringa aclare sus contradicciones y decida súbitamente aplicar realmente la moral que predica.

Seguro continuaran los apoyos a lo censurable, cuando así lo determinen sus intereses, reales o percibidos, ("national interest"), y la utilización de eufemismos para justificar lo injustificable, ("enhanced interrogation techniques", en vez de tortura). 

Una de las transformaciones más obvias en este episodio fue el gradual descenso en la intensidad del usual y estridente discurso de barricada y el uso de eslóganes anti-yanquis por parte del apparatchik.  

Imagino la dificultad de reconciliar su habitual discurso de hostilidad constante para adaptarlo a la nueva realidad que plantea la postura conciliatoria de Obama hacia el anciano régimen cubano, que luce aparentemente dispuesto a reconocer lo inevitable de su mortalidad.

Leyendo los numerosos comentarios producidos por este singular viaje, encontré un escrito describiendo a Fidel como el "padre de Cuba" y explicando su actitud represiva por décadas como la de un progenitor que solo procura defender a su progenie de la mala acción de otros, en este caso, la del "Imperio".

De aceptarse esta aseveración, un examen básico sugiere una imagen nada edificante.

Fidel Castro encerró a su hija, Cuba, por más de cincuenta años en un cuarto de su casa, afirmando que él, y solo él, por ser su creador, determinaría unilateralmente cuando le resultaría seguro a ella salir a la vida y experimentar la realidad existencial, fuera de los muros ideológicos por él creados con el solo propósito de garantizarle un futuro. Y aunque algunos pretendan justificar la tiranía de los padres en general, y la de Fidel en particular, argumentando que se producen por un noble deseo de protección, avalado por un amor incondicional, nada puede explicar satisfactoriamente el reprimir la natural necesidad y el derecho del ser humano a expresar su voluntad y decidir su propio destino. Ninguna ideología puede excusar el daño causado por usurpar una vida, menos la de todo un pueblo.

Cuba es quizás el país mejor educado de América y, paradójicamente, el más impedido para ejercitar el propósito primordial del proceso educativo: el uso y aplicación de la razón.

Sin contenido critico o posibilidad de discusión libre de condiciones y dogmas, la educación pasa a ser un proceso de adoctrinamiento, ni más ni menos.

El viaje del presidente Obama tiene por eso un profundo efecto simbólico. Representa entre otras cosas el fin de la perenne invocación del cuco imperialista por parte del gobierno cubano para justificar su represión al futuro de la razón popular. Al aceptar Castro la visita de su más formidable rival ideológico, se debilita ese argumento de la hostilidad imperialista como justificación para evitar que el pueblo cubano defina, por su albedrío, la dirección que desea asumir por el resto de sus días. Creo que ocurrirá, cualquier día de estos.

Cuba puede, continúa y continuará produciendo optimismos, a pesar de los tiempos perdidos y las oportunidades ignoradas. A pesar de las arremetidas de izquierdas y derechas, sigue adelante, resolviendo.

La experiencia de su  pueblo informa a la esperanza mundial que aún existe la posibilidad de reparar en parte lo que no hemos hecho, o lo mal hecho, si invertimos en el amor como proyecto de vida. Nos dice que el futuro es algo posible. No solo para Cuba: para todos.

Una vez escribí que el pasado no perdona, y aún lo creo cierto. Pero también expresé que nunca es demasiado tarde para ser feliz. Por eso considero que el viaje de Obama es positivo y que rendirá efectos a corto, mediano y largo plazo. Creo que habrá Cuba para rato, con o sin Obama, o Fidel.

Por esa posibilidad existencial, me quedo con Camus y no con Sartre.


Rubén Blades | New York, 21 de marzo 2016

Foto EFE